domingo, 14 de septiembre de 2014

Punto para empezar

Real Garcilaso 0 - Alianza Lima 0

Siempre es bueno empezar un torneo ganando, dicen, pero cuando se trata de una localía tan difícil como la cusqueña, y un equipo que generalmente se hace muy fuerte en su feudo, un empate no es mal negocio. Y no, no lo es. Más aún porque este Alianza venía azotado por problemas internos de alto calibre, por decir lo menos: supuestos acuerdos de silencio bajo pena de multa, entre otras cosas. Pensar antes del partido que este podía acabar en baile "saca-técnico" no era nada descabellado. Porque, de hecho, en Alianza suelen pasar estas cosas desde tiempos inmemoriales. Pero, ya sea porque los "métodos" correctivos de Sanguinetti ─¿o Cuba?─ funcionaron, o porque de verdad el plantel está comprometido con los objetivos deportivos que quedan de este año, Alianza hoy jugó un partido actitudinal y tácticamente aceptable. Por momentos mareó a un Garcilaso que tiene un libreto harto conocido. Y tuvo además varias oportunidades de gol que bien le pudieron valer el triunfo. Aunque, valgan verdades, el cuadro local pudo lograrlo también. Esto pasó en Cusco, en la segunda fecha del Torneo Clausura, que para nuestro equipo significó el debut en esta nueva etapa de la temporada.

Otro día más sin verte: Guevgeozián sigue en mala racha.
Primer tiempo

Alianza Lima salió al campo con Forsyth en el arco, Ibáñez y Araujo en la zaga central, Trujillo y Guizasola como laterales, Atoche y Albarracín en la contención, Costa y Aguirre en la volante ofensiva, Cueva como enganche y Guevgeozián en el ataque. Cabe mencionar que este partido significó el debut oficial tanto de Christian Cueva como de Miguel Araujo con camiseta íntima. Las acciones iniciaron con dominio compartido y no tan claro de parte de ambas escuadras. Dos equipos parecidos tácticamente que intentaban llegar por los lados y centrar al área para que sus puntas concreten. Por el lado cusqueño estuvo el debut de un conocido nuestro: José Carlos Fernández, quien fue bien controlado por la defensa. Para la blanquiazul, el 'armenio' Guevgeozián que en el primer tiempo erró cuanto pase dio. El árbitro central fue el muchas veces cuestionado Víctor Hugo Carrillo, y siempre habrá razones para cuestionarlo, pues a los 15' pasó por alto una agresión clara de parte de Lojas hacia Cueva, tres golpes en la espalda que no fueron sancionados ni con falta. Bue... Alianza siguió remando y tuvo en los pies de Aguirre la que sería la más clara de los primeros 45', esto a poco de finalizar el período inicial. Una contra iniciada por Cueva quien cedió a Guevgeozián. El uruguayo ejecutó su único pase acertado hacia el 'zorrito', quien solo frente al portero local se demoró una eternidad para definir. Un central celeste apagó el incendio y el partido seguía 0 a 0. Por su parte, Garcilaso tuvo una clara a través de un tiro libre que pasó a escasos centímetros del palo derecho del 'blanco' Forsyth. Así terminaría el primer tiempo.

¿Sin crédito?: Wilmer Aguirre falló dos claras en Cusco y sintió el rechazo de la hinchada.
Segundo tiempo

Sin variantes, el cuadro de Sanguinetti salió con todo a obtener la ventaja, pero se encontró con la eficacia de la defensa sureña. Ramúa casi puso el primero de la tarde con un gran tiro libre directo pero el travesaño salvó a los victorianos. A los 58' Trujillo realiza un buen desborde por la banda izquierda, cede a Guevgeozián, quien a un metro del arco y sin arquero la mandó al cielo. No se podía creer. Alianza había tenido las dos más claras del partido, pero el marcador seguía sin variar. Garcilaso respondió minutos después con un cabezazo de Ferreyra que Forsyth barajó muy bien, y luego fue el turno del equipo limeño que a través de Aguirre, en una jugada individual, sacó un zurdazo que se fue cerca. Sanguinetti ejecutó su primera variante. Salió Costa, y entró a la cancha Víctor Cedrón. El dominio de Garcilaso se acentuó y Forsyth se iba convirtiendo en figura; Alianza experimentó una nueva variante al ingresar Mauricio Montes por Christian Cueva, de aceptable debut ─al igual que Araujo─. Llegó otra chance clara aliancista en los pies ─nuevamente─ de Wilmer Aguirre. El 'zorrito', como en sus mejores tiempos, descontó a varios rivales en base a habilidad, se vio favorecido por un error defensivo, y llegó al área contraria para enfrentarse mano a mano con Carranza. Su definición se fue por un lado ante la incredulidad de todo el pueblo grone presente en el Garcilaso de la Vega. Todo esto al minuto 83. Ahí se nos fue el triunfo. Sanguinetti respondió en seguida a los yerros del otrora héroe del 4 a 1 a Estudiantes de la Plata. Ingresó el juvenil Gonzalo Guadalupe y el '15' íntimo salió del campo pifiado por la multitud. Tal parece que el crédito con la hinchada se le terminó. Los locales siguieron intentando pero la defensa y Forsyth estuvieron a la altura. El marcador no se movió. Primer punto de Alianza Lima en el Clausura.

Figura: George Forsyth fue determinante para mantener el cero en valla íntima.
Apreciaciones finales

Un punto que vale plata. No oro, porque el rival no nos metió en un arco, porque pudimos haber sacado algo más, pero también lo pudimos perder de no ser por algunas acciones acertadísimas de Forsyth, quien terminó siendo la gran figura blanquiazul del encuentro. Alianza venía con mucha carga emocional encima. A mí personalmente me sorprendió de manera grata que los jugadores estén tan concentrados y entregados. Es lo único que me ilusiona de cara al futuro. Porque del equipo, salvo algunos chispazos de Cueva, seguimos viendo más de lo mismo. La misma predictibilidad, la misma lentitud. Se redujeron los pelotazos y se intentó tocar en el medio, sí, pero sin profundidad, y así no sirve de nada. Esta vez los laterales hicieron un recorrido correcto. Atoche y Albarracín cumplieron con su labor de forma silenciosa, aunque siguen en deuda en cuanto a generación o al menos tránsito de defensa a ataque, algo que los volantes defensivos modernos deben manejar también.

Buen pie: Christian Cueva y Miguel Araujo debutaron con Alianza, y no lo hicieron mal.
Aceptable debut de los refuerzos. Cueva se mostró participativo y tuvo algunas jugadas interesantes. Es un jugador hábil y le va a aportar al equipo. Araujo estuvo sólido y se mostró como un buen acompañante del 'colo'. Podría significar un reto mayor para Koichi Aparicio, quien tendrá que demostrar semana a semana que puede superar su trabajo. Llama la atención el juego de Guevgeozián. Demasiado errático, por momentos apagado, y ahora hasta falla las que hace unos meses metía sin problemas. Podría ser la oportunidad para un delantero que viene más entonado y que técnicamente me parece similar: Mauricio Montes. Gonzáles Vigil también espera una oportunidad. Y ahora a la lista se suma Gonzalo Guadalupe, que el poco tiempo que estuvo en el campo se mostró peligroso y desequilibrante. Lo de Aguirre no llama tanto la atención. Conocidas son sus falencias al definir. Su trabajo táctico sigue siendo impecable, pero eso no le da crédito a fallarse goles "cantados" en partidos tan complicados y cerrados. Lamentablemente en su caso ya no podemos hablar de "falta de práctica". Con todo esto, me parece un empate rescatable. Pero no servirá de nada robar puntos en plazas difíciles si de locales no aseguramos todos los puntos.

Próxima cita

Este miércoles a las 7:00 pm en el estadio Alejandro Villanueva se jugará el partido correspondiente a la primera fecha del Torneo Clausura, recordemos que este partido se debió jugar la semana pasada, pero la directiva aliancista solicitó su postergación alegando tener elementos importantes en la selección peruana, que jugó un par de partidos amistosos por esas fechas. El rival será el siempre difícil Inti Gas de Ayacucho. No olvidemos que las tribunas populares están inhabilitadas, de modo que debemos hacer la fiesta sea en oriente y occidente. Se mantienen los abonos anunciados por la fanpage oficial del club. Nos vemos en Matute.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: La República,De Chalaca, El Bocón.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Sueños cortos, nuevos comienzos

Sin chances en el Torneo Apertura, Alianza se jugó todas sus fichas en la Copa Sudamericana. El resultado ya lo sabemos todos. El equipo regresó de Guayaquil goleado, fue a Cajamarca y se limpió un poco la cara ─corroborando una vez más la diferencia de nivel entre el fútbol peruano y el ecuatoriano, por si hacía falta─; el partido de vuelta ante Barcelona se jugó en un Matute ardiente y tenso donde la gente cumplió con acompañar ─y algunos con empañar─. Ni el DT ni los jugadores encontraron respuestas en la cancha. O algunos de ellos no tuvieron la actitud para buscarlas. Cerramos la primera mitad de la temporada en La Victoria empatando a un gol con Melgar, en un partido por de más tibio, mientras, en Chiclayo, un Juan Aurich muy convincente daba la vuelta frente a Universitario. Este es el resumen de lo que fue la primera mitad del año, dejando de lado el Torneo del Inca, donde más allá de gustos por el estilo ─entonces─ novedoso de Sanguinetti, se obtuvo un campeonato con justicia terminado en una final infartante. Lo cierto es que en el Apertura hubo un "crack" que hasta ahora nadie se explica con suficiente argumento, "crack" que nos ha valido volver a ser un equipo mediocre en resultados, y sumar un nuevo fracaso en el plano internacional.

UN PUEBLO: La hinchada blanquiazul presente en el Estadio Monumental Isidro Romero de Guayaquil.
Copa Total... que no la vimos

Esta será una crónica distinta a las demás, pues quien escribe fue testigo de la corta aventura copera de Alianza Lima en la Sudamericana, tanto en Guayaquil como en Lima. Empezaremos, entonces, con lo ocurrido en tierras ecuatorianas cuando, prácticamente, se cerró la llave entre ambos rivales.

Lo que Guayaquil nos dejó

Luego de un viaje tan extenuante como hermoso por todo el norte peruano, llegamos a Ecuador, específicamente a Guayaquil. ¿El objetivo?, estar presentes en el partido de ida que afrontaría Alianza Lima ante el Barcelona Sporting Club. Por órdenes de la policía ecuatoriana debíamos ingresar al Estadio Monumental Isidro Romero Carbo varias horas antes del cotejo, así lo hicimos. Las previas de la barra en los pasillos del Monumental estuvieron a la orden del día. Cánticos, gritos de aliento, ¡mucha alegría por haber venido a ver a Alianza en otro país! Un sentimiento distinto e indescriptible, algo que infla el pecho de orgullo. Salimos a la tribuna con la idea de dejar en alto el nombre de la hinchada grone, y esperando que los jugadores hagan lo propio con los colores que defienden. Las cosas no salieron como hubiésemos querido...

Los once del vamos.
Primer tiempo

El dominio territorial del partido fue compartido por ambas escucadras, pero de rato en rato se notaban las brutales diferencias físicas que favorecían a los ecuatorianos. Y esto sobre todo cuando alguno de sus volantes laterales se animaba a trepar hasta la última línea, teniendo sólo que superar ya sea a Luis Trujillo o a Roberto Guizasola ─quien tuvo, quizás, el peor partido de su carrera─; ambos quedaron muy mal parados cada vez que tuvieron que ir al choque, o superar en potencia a sus rivales. Precisamente un desborde barcelonista por el sector derecho blanquiazul que no pudo parar la zaga central ─el cual llegó luego de un grave error técnico de Jorge Molina en el medio campo─ devino en el primer tanto amarillo a través de Christian Suárez, esto a los 32 minutos de iniciado el choque. Más allá de dominios y oportunidades, Barcelona SC demostraba así su contundencia y dejaba herido a un Alianza que aguantó como pudo el resto del primer tiempo, y que en el segundo estaría obligado a reaccionar. La reacción nunca llegó.

Segundo tiempo

Lejos de buscar una mejora ofensiva, Sanguinetti parece haber preferido aguantar el resultado, quizás, por considerarlo manejable con visión al partido de vuelta. Esta postura podría parecer sensata viendo el trámite del partido: cuando nos arriesgábamos a salir, los contragolpes locales NOS MATABAN. Aguantar en defensa era, entonces, una medida relativamente inteligente, pero eso siempre y cuando la concentración en la marca sea al 100%, y es que, tal vez, sea eso lo que aún no se nos mete en la cabeza: a lo mejor para el torneo local nos basta con una concentración de 50% o 60% en partidos ante rivales accesibles, pero un torneo internacional la concentración mínma es de 100%. Esto puede sonar algo muy obvio, pero a la luz de los hechos no lo fue para el equipo. Errores muy puntuales nos costaron los siguientes dos goles ecuatorianos. El segundo tanto del partido llegó a los 67' con una jugada muy básica de Pedro Velazco, quien sólo tuvo que acelerar un poco para sacarse la marca de Trujillo y Albarracín, para luego enfrentarse a la pésima barricada que conformaban los centrales; sacó un remate seco al primer palo y listo, a celebrar. A partir de este tanto el dominio territorial fue único y exclusivamente de los dueños de casa. La barra aliancista no dejaba de alentar, pero la actitud no se contagiaba en el campo de juego. Aún con todo ello, Alianza sostenía el 2 a 0, un mal resultado pero no algo inalcanzable en la vuelta ─suponiendo con vaga esperanza de que este partido se jugaría de modo diferente─, pero el golpe mortal llegó a los 92 minutos, sí, cuando prácticamente el partido estaba finalizado. Un tiro libre desde la izquierda ¿sorprendió? a la defensa íntima, que dejó solo al argentino Ismael Blanco ─quien debutaba en el club guayaquileño─. Sólo tuvo que meter la cabeza para vencer a Forsyth, mientras que Ibáñez, Aparicio y el resto de los que debieron impedir que esto pasara sólo lo observaron como espectadores de lujo. Listo, 3 a 0, llave cerrada. La hinchada siguió alentando aún con lágrimas en los ojos. Los locales y sus hinchas celebraban el seguir avanzando. Nosotros debíamos volver a Perú aferrados de un milagro.

Sin nada que hacer: Alianza fue superado físicamente por su rival, y con diferencia.
¿Qué rescatar de Guayaquil?

El trabajo de Míguez, las salvadas de Forsyth, las ganas de Costa y el atrevimiento de Landauri, lo poco rescatable de este pésimo partido en tierras norteñas. Los demás estuvieron en un nivel lamentable que ni siquiera vale la pena desarrollar temáticamente.

Por el milagro

El partido de vuelta en Lima estuvo enmarcado por un clima tenso, un aliento incansable pero a la vez hostil. La intención de ganar como barra a toda costa se percibía en el oxígeno. A diferencia de la hinchada aliancista que llegó hasta tierras ecuatorianas, la barra del Barcelona apenas y se hizo sentir, sin poder copar tan siquiera la pequeña capacidad de la "perrera": enrejado entre las tribunas de oriente y norte en el Alejandro Villanueva.

¿El partido?

Más de lo mismo, con la diferencia de que el Barcelona le entregó la pelota a Alianza la mayor parte del choque, preocupándose sólo por su sector defensivo, por recuperar rápido la pelota y jugar al contragolpe. A pesar de esta teórica repartición de protagonismo, la visita fue el equipo que tuvo más y mejores oportunidades de gol, oportunidades que, de no ser por Forsyth, habrían terminado en un resultado global aún más catastrófico. Por su parte, Alianza casi no generó ninguna clara. Guevgeozián fue puro empuje, lo mismo que Costa y Landauri. Del medio hacia atrás mucho nervio y desorden. Daba la sensación de que Barcelona sólo tuvo que haber puesto el pie en el acelerador para hacernos tres goles más. No hubo mucho más que rescatar. Jugadores que deambulaban en la cancha cual fantasmas. Sin actitud ni ganas. El protagonismo del partido se lo había llevado ─y de lejos─ la bulliciosa barra aliancista. Y todo estuvo bien ─más que bien, ¡estupendo!─ hasta que la frustración se apoderó de algunos, y aquellas bengalas que tan bien quedan en una tribuna a horas nocturas, volaron hacia el campo, provocando la preocupación de los que estaban en la cancha ─mal o bien─ haciendo su trabajo. 

Sin ideas: En el partido de vuelta, Alianza no pudo cambiar el rumbo de la historia.
El infierno que costó

Ya en la previa el ambiente se había calentado. Desde Guayaquil hubo altercados con facciones de la barra amarilla que habrían acuchillado a una mujer aliancista, incumpliendo con los llamados "códigos de barras". Facciones del Comando Svr esperaban en Lima para darles "el vuelto", y empezaron en el aeropuerto, tratando de atormentar o asustar a los miembros de la plantilla oficial guayaquileña. En este altercado los ánimos se habrían caldeado más aún por los insultos del preparador físico barcelonista, lo que conllevó a las acciones violentas conocidas por todos. En el estadio todo esto se llevó al aliento y la provocación. La lamentable actuación del equipo agravó aún más las cosas. Antes de finalizar el primer tiempo la barra ecuatoriana lanzó la primera bengala hacia el grupo de hinchas aliancistas de norte. Luego de esto, las tribunas blanquiazules se "armaron" de bengalas, dando un show de luces espectacular y que luego se convirtió en una peligrosa expresión de hartazgo y rechazo. La bengala que pasó a tres centímetros de la cabeza de Víctor Cedrón fue la gota que rebalsó el vaso. A segundos de terminar el tiempo reglamentario, el partido fue suspendido y todo hacía indicar que las sanciones lloverían tanto de organismos internos como de la Conmebol. Y así fue: Al día siguiente, el Ministerio del Interior prohibió indefinidamente la participación de público espectador en Matute. Horas después, la Conmebol oficializó la suspensión indefinida del estadio para torneos internacionales y una multa de diez mil dólares para el club Alianza Lima. Todo esto mientras en las redes sociales las opiniones estaban bastante divididas.

Punto crítico: la imponente barra blanquiazul y la irresponsabilidad de algunos. El infierno que nos costó.
¿QUÉ LOGRAMOS? 

Nuestra postura sobre estos hechos. Texto escrito la noche del 27 de agosto.
«Separemos las cosas:

PRIMERO, lo futbolístico. Pésimo rendimiento del equipo. Planteamiento predecible de Sanguinetti. Sin variantes tácticas, sin replanteos, sin dinámica, en fin, todos lo vimos en la cancha. Jugadores sin huevos, sin rebeldía, sin vergüenza deportiva. Muchos cayeron en la impotencia, lo cual es distinto a ser rebelde. El rebelde intenta, se pone el equipo al hombro, marca, corre, grita y putea. El impotente sólo quiere que acabe la pesadilla o romperle la pierna al rival. Felizmente esto último no ocurrió pero la intención estuvo. Conclusión: derrota justa de Alianza ante un Barcelona que nos pasó por encima en el plano físico, y que gracias a nuestros propios errores aseguró la llave en el partido de ida. Irrefutable eliminación.

SEGUNDO, la hinchada. Se sintió la localía. SVR cantó todo el partido, Oriente estuvo a la altura, Norte también. Ese aliento redujo por completo a los intentos de bulla de la pequeña barra rival que se alojó entre oriente y norte, en ese espacio que algunos llaman "la perrera". ESA es la función de las barras en un partido y lo hicieron excelente, de principio a fin.

TERCERO, los desadaptados que nunca faltan. Sucede que hay gente, felizmente unos pocos considerando la inmensidad de la hinchada blanquiazul, que parece ser más hincha de su grupo que del club. ¿No se supone que somos hinchas de Alianza Lima?, pues bien, las bengalas pueden ser parte del espectáculo y sirvieron, por ejemplo, para el gran ambiental de la presentación del equipo a inicios de año. Pero una cosa es usarlas para armar la fiesta y otra muy distinta es hacerlo para estropearla. Lanzar bengalas al campo de juego no atenta sólo contra los jugadores o contra el partido ─partido que, dicho sea de paso, necesitábamos ganar─, atenta contra el mismo club. Es probable que en los próximos días EL CLUB ─y no esos hinchas que con tanta ligereza lanzaron las bengalas─ reciba una sanción económica, también es probable que no podamos jugar más partidos internacionales en el Alejandro Villanueva durante un tiempo indefinido.

Algunos creen que sacamos algo positivo con portarnos así, nos preguntamos ¿qué? Para los que quieren que se vaya Sanguinetti, él no se va a ir por sus bengalas en la cancha. Para los que quieren que se vayan algunos jugadores, ellos no van a renunciar por sus bengalas en la cancha. Para los que quieren que se vaya Susana Cuba, ella no se va a ir por sus bengalas en la cancha.

Para los que quieren ver a un Alianza campeón de un torneo internacional, ESO NO SE VA A LOGRAR CON SUS BENGALAS EN LA CANCHA.

Todos estamos de acuerdo en que necesitamos una reforma, pero evidentemente ese no es el camino correcto. Ayer pudo haber acabado incluso peor. Por centímetros Cedrón se salvó de recibir una bengala en la cabeza, sólo por dar un ejemplo; pero las bengalas ya las estaban lanzando desde mucho antes. Y sí pues, quizás esos hinchas de su grupo lograron su objetivo de intimidar a los jugadores (de ambos equipos) y a la barra rival (que ahora festeja la justa clasificación de su equipo mientras nosotros nos quedamos en el camino y además nos vamos a comer una sanción), pero nos seguimos preguntando, ¿qué más logramos con eso?

Y aquí no se trata de "moralismo" y "radicalismo"; hechos concretos: evitemos hacer cosas que perjudiquen a nuestro club. Dejémonos de egoísmos y tonterías, actuemos unidos y con criterio. Somos hinchas de Alianza Lima, y por eso Alianza Lima estará siempre por encima de todo».

¿El goleador?: Gabriel Costa terminó el Apertura como el máximo anotador blanquiazul con 4 dianas.
Cerrando el Apertura, sin novedad

Otra llama de controversia se encendió en la última fecha del Torneo Apertura. En la tabla teníamos a Juan Aurich como líder absoluto, y debajo a Universitario y FBC Melgar empatados en puntos, a tres del puntero ─¿y Alianza?, sin comentarios─. La 'U' se jugaba la vida en Chiclayo mientras que el 'dominó' visitaba un Matute desértico por la suspensión del público. La primera opción era la del 'ciclón del norte', los arequipeños la tenían mucho más complicada. Por su parte, los cremas no tenían forma de asegurar el Apertura en Chiclayo, lo máximo que podían hacer era forzar un partido extra, algo que sólo se iba a lograr si le ganaban al Aurich y Alianza vencía a Melgar. En otras palabras, una victoria blanquiazul podía "dar una manito" a los estudiantiles. No obstante, si Alianza perdía con Melgar, Universitario perdería toda opción a ganar el Apertura. Esto generó que algunos hinchas ─no muchos, al menos los que lo dijeron─ no vieran con malos ojos una eventual derrota aliancista. Nosotros siempre sostuvimos que Alianza Lima debía ganar y que la 'U' debía ver lo suyo por su lado. Se entiende la rivalidad, pero al menos en nuestro caso esto no llega a niveles tan altos. Lo que deseamos como hinchas de Alianza es que Alianza siempre gane, y punto. Lo demás nos resulta secundario. Más allá de esta polémica, ninguno de estos resultados se dio. La 'U' perdió en Chiclayo y vio al Aurich dar la vuelta, mientras que Alianza y Melgar se repartieron puntos en el Villanueva, en un partido dominado mayormente por los characatos. El gol de la visita ─un golazo─ fue de Minzum Quina, mientras que para Alianza empató la cuenta Gabriel Costa, quien cerró esta parte del año como el máximo anotador victoriano, con cuatro tantos.

Torneo Clausura, una nueva oportunidad

Con sus cuestionados refuerzos ─hasta ahora Christian Cueva, Fischer Guevara, Miguel Araujo y Daniel Prieto─, algunos prestados que dejaron el equipo ─Julio Uribe e Israel Kahn─ y una interna bastante movida por dimes y diretes entre Susana Cuba y Guilermo Cuéllar ─representante de Roberto y Guillermo Guizasola, Diego Minaya, Jorge Molina, Julio Landauri, Mauricio Montes y Víctor Cedrón─, el primer equipo de Alianza sigue entrenando con miras al campeonato Clausura, donde depositará ahora todas sus esperanzas para lograr el objetivo primordial de salir campeones nacionales. Por tener elementos en la selección, la directiva aliancista pidió la postergación del partido correspondiente a la primera fecha ─ante Inti Gas en Matute─, razón por la que jugará primero en Cusco ante Real Garcilaso, y luego el miércoles 17 en Lima cumpliendo con su partido postergado. Ya se confirmó, precisamente, que este partido en el Alejandro Villanueva será a puertas abiertas a las 7:00 pm.

¡ARRIBA ALIANZA LIMA! 

Fotos: Revista Blanquiazul, Comando Svr, La Crónica.

domingo, 24 de agosto de 2014

Un leve despertar

UTC 0 - Alianza Lima 2

El partido en Cajamarca se presentaba como una gran oportunidad de levantar cabeza y decir que aún estamos vivos en el torneo nacional. Además, una chance de lavarnos un poco la cara luego del desastroso resultado en Ecuador por la Copa Sudamericana. La hinchada de Alianza, tan fiel como dolida por estos malos momentos, acompañó al equipo en esta hermosa ciudad del interior, donde sería testigo de una gran victoria ante un desordenado cuadro crema que hasta hoy tenía calidad de invicto en propio feudo. Alianza Lima venció 2 a 0 a la Universidad Técnica de Cajamarca en el estadio Héroes de San Ramón, y así lo vivimos.

Nota: Antes que nada debemos aclarar que, debido a las "grandes ideas" de las televisoras locales que se encargan de transmitir los partidos del campeonato (dos de ellas transmitieron un mismo partido, para resumir), no pudimos ver el encuentro en directo por TV, de modo que tuvimos que recurrir a otros medios un poco más rebuscados. Radio Osías de Cajamarca fue el que elegimos para seguir minuto a minuto este choque en el que al final salimos victoriosos. A ellos nuestro más cordial agradecimiento. 
Bella postal: Alianza  Lima saliendo al campo del Héroes de San Ramón.
Primer tiempo

Algunas novedades en la alineación titular de Alianza. No estuvo Guevgeozián, ni Aparicio, ni Costa, ni Míguez, presumiblemente Sanguinetti les dio descanso con miras al choque de vuelta de la Sudamericana, y de paso sumar minutos para la bolsa. Estos fueron los once del "vamos": George Forsyth; Roberto Guizasola, José Cánova, Walter Ibañez, Luis Trujillo; Jorge Molina, Ángelo Llanos, Víctor Cedrón, Julio Landauri; Wilmer Aguirre y Mauricio Montes. La blanquiazul salió con todo ante un UTC que desde el inicio se mostró lento y desordenado. Tan sólo a los 12' se vio el resultado de esta agresividad ofensiva aliancista, pues Montes anotaría el primero de la tarde aprovechando un error defensivo del rival. Luego del tanto, Alianza controló las acciones del cotejo y siguió generando ocasiones. El propio 'Thor' estuvo cerca de anotar el segundo, pero su remate fue directo al poste de Ferreyra. Por su parte, los locales no tenían reacción, algo que criticaban duramente los relatores de Osías, resaltando a su vez que Alianza lucía sólido y ordenado (dos palabras que extrañaba mucho como calificación a mi equipo, valgan verdades). Los últimos minutos del primer tiempo fueron de dominio compartido y más neutralización que generación. Así se irían al descanso.

Segundo tiempo

Para el complemento Alianza repitió el plan que le dio buenos resultados en el primer período, y salió a avasallar al UTC. Cedrón y Landauri tomaron protagonismo en la creación, mientras que Aguirre y Montes causaban estragos con sus incursiones al área crema. Los locales intentaron contragolpear, pero la recuperación grone estuvo esta vez acertada. Los victorianos liquidarían el partido a los 21' con un golazo de Wilmer Aguirre, que volvió a anotar después de muchos meses de sequía y lesiones. El mismo 'zorrito' pudo haber sellado la goleada, pero un nuevo 'blooper' en su carrera lo impidió. Gonzáles Vigil entró poco después en su lugar, y aunque puso ganas no pudo anotar. Por el lado de UTC, Johan Sotil se mostró como el más desequilibrante, pero fue siempre controlado por la zaga blanquiazul. El resultado se mantendría hasta el pitazo final. Victoria aliancista en la siempre difícil Cajamarca, y tres puntos que sirven tanto para el acumulado final del Descentralizado como en lo anímico, considerando el pésimo momento que atravesaba el equipo en cuanto a resultados.

Grítalo 'Thor': Mauricio Montes abrió la cuenta en Cajamarca.
Apreciaciones finales

El de esta tarde fue un Alianza más atrevido y a la vez criterioso. Que tuvo al frente un rival que no supo despertar, y al que golpeó en los momentos justos. Cuando un equipo concreta la mayor parte de sus chances, es poco probable que luego haya lamentaciones. Hoy Alianza hizo algo que no pudo hacer en muchas otras oportunidades: "matar" al rival. Eso a lo que llaman "instinto asesino" (todo en sentido figurado, por ello las comillas), lo que sirve para cerrar partidos y asegurar puntos. Alianza es un equipo que no ha estado manejando resultados, hoy lo manejó y alargó su ventaja, ventaja que pudo haber sido incluso más abultada. Aguirre volvió al gol, lo cual desde aquí aplaudimos. No es secreto para nadie que falla mucho más de lo que concreta, pero su recorrido táctico es siempre impecable y el gol podría motivarlo para mejores actuaciones en el futuro (además que poco a poco va recuperando forma). Montes confirma que pide titularidad ante un 'armenio' con la mecha apagada. ¿Será su turno como único punta?, ¿seguirá relegado al banco o utilizado como segundo delantero? Veremos qué decide Sanguinetti.

Escala momentánea: Alianza trepó a la novena posición de la tabla, pero UTC y León tienen un partido menos.
Próxima cita

El miércoles 27, más que un partido importante, los aliancistas tenemos una cita con nuestra esencia. Esa esencia que dicta lealtad a prueba de todo. Luego del catastrófico resultado en Guayaquil (3 a 0), jugaremos la revancha ante el Barcelona SC en el Alejandro Villanueva por la Copa Sudamericana, y ¡todos! debemos estar presentes. Si bien la situación es complicada, de nosotros depende volver a hacer de Matute una caldera, intimidar al rival, y luego esperar que el equipo saque esa misma sangre con la que ganó el Torneo del Inca en aquella recordada final. Aquí nadie engaña ni se engaña, pero esto es fútbol, quedan noventa minutos, y todo puede suceder. 

Luego, Alianza cerrará el Apertura en La Victoria ante FBC Melgar, partido que TENEMOS QUE GANAR sin importar lo que ello implique para otros intereses. Porque la blanquiazul está por encima de todo y sólo nos sirven los tres puntos. Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA LIMA!

Imágenes: SoyAlianza, El Bocón, Ovación.

domingo, 17 de agosto de 2014

Dos puntos menos

Alianza Lima 2 - Unión Comercio 2

¿Qué pasó con la defensa del Torneo del Inca? ¿Qué pasó con el equipo más regular del torneo, sobre todo debido a su solidez defensiva? A veces sorprende la forma en que un equipo cambia de un momento a otro del año y este parece ser el caso de Alianza. No solo es la dupla Ibáñez-Aparicio, sino también los laterales quienes han desmejorado su producción y ocasionan que en partidos como este, que deberíamos tener asegurados en Matute, no aseguremos los tres puntos.

Alianza salía a la cancha con varios cambios, tanto por suspensiones como por presencias necesarias para completar la bolsa de minutos sub-20. El equipo titular fue con Valladares, David Torres, Aparicio, Ibáñez, Guizasola, Míguez, Albarracín, Cedrón, Aguirre, Montes y Guevgeozián.

Primer tiempo

Desde el primer tiempo, Unión Comercio empezaba a ejercer una fuerte presión sobre las salidas de Alianza. Los rivales tenían en Christian Bogado y su rapidez al principal ejecutor de esa acción. El delantero del cuadro moyobambino presionaba e intentaba llegar por las bandas y de media distancia directo al arco. Alianza intentaba con Guevgeozián, Aguirre y Montes pero sin mucho éxito. Quién diría que el primer gol vendría desde los pies de Pablo Míguez quien definió tras bajar y controlar un pase de Aguirre a espaldas de la defensa y definir cruzado.

Fue reconfortante abrir el marcador, aunque lo pareció más para el equipo blanquiazul pues, de alguna forma, desaceleraron el juego. En el primer tiempo, fueron más las ocasiones de Unión Comercio (algunas veces conseguidas por desinteligencias defensivas de Aparicio o Ibáñez) que los ataques de Alianza lo que evidenciaba que no se buscaba cerrar el partido atacando más sino buscar el contragolpe, aprovechando que Comercio adelantaba sus líneas. No obstante, los contragolpes eran lentos, el principal conductor, Victor Cedrón, estuvo poco fino durante el primer tiempo y no hubo mayores ocasiones de gol.

Segundo tiempo

La ventaja de los íntimos no duraría mucho. Una incursión del cuadro moyobambino por el flanco derecho de la defensa blanquiazul lograría que Chávez llegue hasta la línea final de la cancha y sirva al medio para que Medina, en dos tiempos, defina a la mano derecha de Valladares y ponga el empate. Este gol, de alguna forma, despertaría a Alianza quienes se pondrían rápidamente de nuevo en ventaja: un balón bien ganado y conducido por Cedrón por la banda izquierda que se convierte en un centro a la cabeza de Guevgeozián, el armenio hizo lo que mejor sabe hacer: cabecear fuerte y colocado. El primer cabezazo fue al poste, logró tomar bien el rebote y cabeceó nuevamente, esta vez el disparo fue despejado por Ruiz. La pelota venía elevada y le cayó justo a Montes quien resolvió de manera impecable con una mini chalaca para mandarla adentro. Un buen gol del 9 blanquiazul que nos ponía en ventaja.

Tras la anulación de un gol suyo la semana anterior, Montes se desquitó con este golazo


Al contrario del primer tiempo, Alianza esta vez sí empujó para aumentar el marcador. Cedrón y Guevgeozián tuvieron ocasiones claras para anotar pero el control y la puntería no estuvieron del lado de los grones, similar a lo que sucedió ante Los Caimanes a mitad de semana con las ocasiones desperdiciadas. Además, Mauricio Montes sería cambiado por Molina, en un intento por controlar más la pelota y reducir el poderío ofensivo. Esto terminaría pasando factura a falta de 6 minutos para el final a través de una pelota parada: Un centro en un tiro libre encuentra la cabeza de Meza Cuadra (claramente apoyándose ilícitamente en Koichi Aparicio) y conecta para poner el empate. Esto sí terminó por sepultar el ánimo de los blanquiazules y lo que quedó de partido no se pudo crear mayores ocasiones de gol. Dos puntos perdidos en Matute.


Nuestro goleador del Torneo del Inca tiene la pólvora mojada este Apertura.

Apreciaciones finales

Uno de los temas más urgentes para resolver es el desperdicio de oportunidades. Tan solo con haber metido una de las que tuvimos luego del 2 a 1 transitorio, no estaríamos hablando de empate sino, casi seguramente de una victoria aliancista. La falta de gol, al igual que el partido anterior, es un tema que preocupa, sobre todo recordando la sequía de Guevgeozián en partidos oficiales. Otro tema es el de la bolsa de minutos. Si bien era necesario alinear a jugadores Sub-20 en este partido y considero importante hacerlo regularmente, es justamente esa falta de regularidad de alinearlos en el pasado que obliga a alinearlos en el presente para completar la bolsa de minutos. En los goles, Valladares tuvo poco que hacer, no fueron errores suyos. Sin embargo, es en esas ocasiones en que un arquerazo hubiera podido estirarse o reaccionar felinamente para evitar un gol cantado, tal como George Forsyth lo hizo la semana anterior ante Cristal o Manuel Heredia en otras ocasiones también. Eso le falta a Valladares y tiene que ir desarrollándolo conforme crece profesionalmente. Desde esta tribuna se le apoyará tanto en aplausos como en crítica constructiva.

Próxima cita

El siguiente partido de Alianza es algo que hemos estado esperando hace tiempo: el retorno de nuestro club a las esferas internacionales. El jueves 21, Alianza Lima debuta en la Copa Sudamericana 2014 ante el Barcelona de Guayaquil, en Ecuador. Se conoce que una gran cantidad de hinchas grones está yendo hacia dicha ciudad para unirse a los aliancistas radicando allá y formar una gran voz de aliento en este cotejo. La ilusión empieza y el pueblo grone estará presente porque, como reza el Comando Svr, “vayas donde vayas, yo te seguiré”.


¡ARRIBA ALIANZA LIMA!

Foto: Club Alianza Lima - Facebook

miércoles, 13 de agosto de 2014

No fue para nadie

Los Caimanes 0 - Alianza Lima 0

Era el partido para certificar la mejoría en el plano de los resultados. El rival se mostraba asequible: Los Caimanes de Puerto Eten, serio candidato al descenso y que ahora recibía en el Elías Aguirre de Chiclayo a un, en teoría, entonado cuadro íntimo que venía de sacar de carrera a Sporting Cristal. Pero el fútbol es así, y aunque lluevan opiniones diversas siempre se medirá por goles y resultados. Hoy Alianza hizo de todo menos meterla. Y eso ha costado dejar pasar dos puntos que a la larga podrían ser importantes en nuestras aspiraciones a fin de año. 

Guillermo Sanguinetti se vio obligado a cambiar el once por la expulsión de Luis Trujillo ante Cristal y la acumulación de la quinta amarilla de Mauro Guevgeozián. Los Caimanes, por su lado, habían logrado dos victorias consecutivas (fecha 9 y 10), perdiendo la fecha anterior (fecha 11) de visita ante León de Huánuco por 1-0.

Primer tiempo

Los que salieron a la cancha fueron: Forsyth; Ibáñez, Aparicio, G. Guizasola, R. Guizasola; Atoche, Míguez, Costa, Landauri, Cedrón y Montes.

Los primeros 45' mostraron a un Alianza con paciencia y dominio de balón, que intentó, lejos de lo que siempre se le critica (y aquí podemos seguir apuntando mejorías), tocar por abajo y asociarse mediante sus volantes de mejor pie, sin lanzar tantos pelotazos. Cedrón y Landauri hicieron su trabajo desbaratando a un medio campo débil y generando algunas tibias ocasiones de gol. Costa también tuvo algunas buenas incursiones en el área rival. Sin embargo fue el local el que tuvo la más clara a través del 'malingas' Jiménez, quien casi la manda a guardar con un cabezazo que se fue cerca. Los blanquiazules, por su parte, probaron con la fórmula conocida (centros), desbordes, remates de larga distancia y algunas pelotas detenidas, pero el portero Martinuzzi estuvo atento y mantuvo en blanco su valla.

Va a todas: Míguez choca con Martinuzzi. El 'cotorra' tuvo un buen partido.
Segundo tiempo

Alianza ratificó su dominio y generó varias ocasiones de gol. En su intento de irse al ataque descuidó su retaguardia y por ello Los Caimanes estuvieron cerca también de abrir el marcador con al menos tres claras oportunidades. Fuera de esos sustos, la blanquiazul generó todo tipo de jugadas de ataque que por errores puntuales de los delanteros no terminaban dentro del arco chiclayano. Claro protagonista de estos yerros fue el 'zorrito' Wilmer Aguirre, quien entró a inicios del complemento por Atoche a fin de ir recuperando forma física después de estar varias semanas en para por lesión. Pero, al parecer, más allá del físico, sus conocidas deficiencias al momento de culminar jugadas se siguen manteniendo (o se hicieron más agudas). Para colmo de males, el juez de línea anuló por offside un legítimo gol de Mauricio Montes, quien estaba totalmente habilitado, tal y como muestran las repeticiones. Kahn también entró al campo (por Cedrón), pero no fue solución. A los 93’ acabó el partido con un empate que nos deja con el hígado revuelto tanto por el mal arbitraje como también por la falta de eficiencia de nuestros jugadores.

Agarra confianza: Cedrón tuvo un nuevo partido con buenos momentos.
Apreciaciones finales

Se mejoró en juego, en elaboración, y en toques al ras del suelo; aunque se demostró una vez más que somos vulnerables cuando tratamos de protagonizar un partido (y ante un rival que sobre el papel tiene poco que ofrecer). Lo que es aún más preocupante: no la metemos. No podemos culpar al árbitro por el empate que debió ser triunfo (y holgado), pues Alianza desperdició muchísimas oportunidades. Lo que muchos temíamos parece hacerse realidad: Alianza no tiene gol, una vez más. Algo que creíamos haber superado con la inclusión del 'armenio' Guevgeozián, quien, dicho sea de paso, hace buen rato que no 'moja' en partidos oficiales. Mientras que Montes y Gonzáles Vigil hacen lo que pueden por tratar de convertirse en los goleadores que necesita el equipo, el primero con más oportunidades que el segundo, valgan verdades. Jugadores de la reserva suenan para reforzar la delantera, pero ninguno parece ser capaz de asumir tal responsabilidad (más aún si miramos el desempeño del equipo de Jaime Duarte, que hoy volvió a caer derrotado).

Piña: Montes anotó un golazo de taco, pero fue anulado por un offside que no existió.
Próxima cita

Continuando con la seguidilla de partidos, Alianza Lima recibirá este sábado en el Alejandro Villanueva al Unión Comercio de Moyobamba, por el marco de la decimosexta fecha del Torneo Apertura 2014. El choque será a las 4:00 pm y las entradas ya están a la venta en los puntos conocidos por todos. Nuestro compromiso como hinchas es seguir alentando, más aún porque, recordemos, debemos quedar entre los ocho primeros de la tabla acumulada (Apertura más Clausura) para tentar el título nacional a fin de año.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Info Blanquiazul

domingo, 10 de agosto de 2014

Atisbos del Inca

Alianza Lima 2 - Sporting Cristal 1

A lo largo del Apertura, especialmente tras las derrotas sufridas por el alicaído Alianza de este torneo, se ha escuchado mucho por parte de algunos periodistas frases como "qué lejos está este rendimiento al del Alianza del primer torneo", "Alianza necesita retomar el camino del Torneo del Inca para volver a ser protagonista del Descentralizado", que según la opinión de quien escribe terminan, de forma indirecta, idealizando de más al pundonoroso equipo blanquiazul que ganó el primer torneo del año. Sin embargo, sostengo que sí es cierto, Alianza tiene que volver a ser el del Torneo del Inca. ¿Cómo es eso?. Bueno, pienso que a estas alturas del año, y del campeonato, es imposible esperar un giro radical en el sistema de Sanguinetti y que tenga éxito, ya sobre la marcha del torneo. Hay que retomar la solidez defensiva, la disciplina táctica y el dominio de los tiempos para atacar para, una vez hecho eso, ajustar en la mayor medida posible los defectos de la primera mitad del año: la falta de elaboración y de gol. El equipo debería apostar por esto, quizá para la siguiente temporada -de seguir Sanguinetti- podríamos hablar de un replanteamiento general por parte del técnico para este cuadro blanquiazul cuyo juego ha desencantado a muchos. 

Pues bien, Alianza tuvo en este partido ante Cristal algunos chispazos de su primera versión del año, gracias a los cuales pudo derrotar a un cuadro cervecero que -una vez más, como en el primer torneo- partía como favorito para dar el golpe, esta vez en Matute.

La postal que siempre debe repetirse en casa.
Primer tiempo

La consigna de Sanguinetti era presentar el equipo más ofensivo posible. De las dos opciones que manejaba para ello optó por usar un único punta (Guevgueozián) y un elaborador detrás de él (Cedrón), mientras que por los costados -y con opciones de apoyar por el medio- estaban los de siempre: Landauri y Costa; así, dejaba de lado la propuesta de utilizar dos puntas. Por su lado, Cristal planteó su conocido juego con mejor trato al balón, teniendo a Chávez, Núñez y a Lobatón (como diez) para alimentar a Irven Ávila en punta. 

El juego fuerte predominó durante el primer tiempo.
Los celestes arrancaron mejor en elaboración ofensiva, aprovechando principalmente el lado izquierdo por el cual Chávez contó con cierta complicidad de un tibio Luis Trujillo. Tuvo con la ocasión más clara del primer tiempo tras mandar un remate muy cerca del palo derecho de Forsyth, la única clara, en realidad. Dentro del accidentado transcurso del juego, Cedrón (por fin apareció) intentó guiar el ataque aliancista, tirando algunas buenas pelotas y asociándose bien con Landauri, aunque sin mayor prosperidad. A partir del minuto '20 el partido se tornó bastante trabado, lleno de faltas y tarjetas amarillas. Esto fue favorable para Alianza, que logró equilibrar el trámite. Ambos equipos contaron con varias pelotas paradas de las que no sacaron gran provecho. Así, con una primera mitad muy friccionada, nos iríamos al descanso.

Segundo tiempo

Cristal salió a intentar jugar como en los primeros minutos, buscando entrar otra vez por la banda de Trujillo y generando más peligro. Con algo de desorden, Alianza logró aguantar hasta que, por el minuto 55', se acopló mucho mejor atrás para aprovechar mejor los contragolpes. El equipo se agrandó, Costa y Landauri mostraron mucho más atrevimiento y comenzaron a preocupar a los cerveceros en el tránsito de defensa a ataque, respaldados por el muy buen trabajo defensivo que tuvo Atoche detrás de ellos. Guevgueozián no lograba acomodarse bien arriba pero colaboraba con la presión, ESE fue el píncipal mérito aliancista durante ese tramo. Míguez y Atoche en el medio, Landauri y Costa por los lados, y el 'Armenio' corriendo de un lado para otro, comenzaron a incomodar a Cristal, a recuperar pelotas y pasar rápidamente al área celeste para generar peligro. Los del Rímac urgían de un triunfo y el tiempo seguía corriendo, por lo que al irse al ataque dejaban bastantes licencias en sus primeras líneas.

El 'Colo' Ibáñez celebrando el primer tanto aliancista.
Hasta que llegó la jugada del partido: Durante una contra Costa intenta entrar desde el sector derecho, hace la pausa, la cuida, se da la vuelta y, cuando intenta entrar nuevamente al área, fabrica un penal que el buen Walter Ibáñez convierte en gol para ponernos en ventaja. Cristal se desordenó aún más. Alianza esperaba paciente en su campo, cubriendo todos los sectores y preocupando a los celestes con sus hombres de arriba. Así fue como llegó el segundo gol blanquiazul, tras una pelota recuperada y una espectacular carrera de Trujillo que terminó en un autogol de Luis Advíncula. No se emuló a la perfección pero durante varios tramos de la segunda mitad supimos volver a ser el cuadro ordenado, inteligente y contundente del primer torneo.

Cristal mostró poca rebeldía e ideas. Los aliancistas controlaron el partido hasta la tonta expulsión que se ganó Trujillo cerca del final, lo que provocó que el equipo recibiera el descuento y sufriera hasta la última jugada del partido en la que Leguizamón, felizmente, no concretó. Tres puntos más que importantes.

Apreciaciones finales

Aunque no de forma sostenida, Alianza demuestra que puede retomar la solidez de antes. El Apertura está casi perdido, lo dijimos un par de fechas atrás, pero el equipo debe seguir ganando para sumar en lo anímico y amoldarse en lo futbolístico, además de irse afinando para el importantísimo partido ante Barcelona de Guayaquil por la Copa Sudamericana. Aguirre debe retomar el ritmo lo más rápido que pueda, pues es importante para el equipo (debería, además, bajar algunos kilos).

Próxima cita

Alianza se enfrentará a Los Caimanes el miércoles 13 de agosto, en el Elías Aguirre de Chiclayo. Guevgueozián y Trujillo serán bajas importantes para Sanguinetti.

Otro punto muy positivo de esta fecha fue la asistencia en masa de la hinchada, la fiesta en las tribunas y el sentir de la barra a lo largo de los noventa minutos. Matute tiene que ser el escenario para este y todos los clásicos en los que seamos locales (si nos lee, Señora Susana...). En este momento tan crucial el hincha no puede dejar el aliento. Todos a Matute el próximo fin de semana.

¡ARRIBA ALIANZA!


Fotos: Club Alianza Lima

jueves, 7 de agosto de 2014

Un 'feliz cumpleaños' a nuestro estilo (sin pica pica)

Estas son las mañanitas...

Ellos hablan de nosotros todo el año. Hoy, por ser un día especial, nos dedicaremos a ellos un rato. Ojalá no se la crean no más.

Se cumplen en estos días -no sabemos el día exacto de su fundación, y creo que ellos tampoco- nueve décadas desde que inició la variopinta historia del club Universitario de Deportes. Un transcurso bastante sinuoso y con un poco de todo es el que nos presenta el eterno antagonista desde 1924 hasta nuestros tiempos. Pasemos, pues, a repasar los aspectos más saltantes de este parchado personaje que, nos guste o no, es la 'U' en el fútbol nacional. Esta es, desde luego, la historia que jamás te contará tu viejo si es hincha crema, ni tu amigo 'rompetecla', ni mucho menos aquel que gusta de ir a norte -si va al estadio con asiduidad, lo que lo convertiría en un hincha crema atípico-, así que presta atención, entérate si no estás enterado, y ríete un poco con nosotros cuando haya que hacerlo (y serán varios pasajes cómicos, lo aseguramos).

Un verdadero clásico.
¿Fundación o aparición?

Iniciamos este recorrido por la historia de la 'U' presentándola como una institución señorial que buscaba, a lo mejor, cierta representatividad de la clase media-alta-progresista en algo tan popular como el deporte en general. Esta institución no se llamaba, como la conocemos ahora, Universitario de Deportes, sino Federación Universitaria (FU), que era una especie de entidad que representaba a todas las universidades del Perú. Como sabrán, en aquellos tiempos las universidades no eran lo que son hoy. En las primeras décadas del siglo XX estaban reservadas sólo para personas cuyas familias eran de apellido honorable y, por supuesto, de condiciones económicas por encima del promedio. Y así como hubo estudiantes de leyes, humanidades y ciencias, también hubo deportistas -en realidad, atletas- que desarrollaban sus carreras en estos lares. En este contexto nace la FU como club deportivo destinado a abarcar varios deportes, incluyendo, claro está, a uno que cada vez ganaba más popularidad: el fútbol. 

A propósito del tema... del blog de Jaime Pulgar Vidal.
Es así que en 1924 la FU empieza a armar equipos de fútbol con los que realiza competiciones internas. Pero no es sino hasta 1928 que el primer equipo es invitado por la Federación Peruana de Fútbol (FPF) a participar en el campeonato de primera división del fútbol peruano. Y resaltamos la palabra "invitado" pues esto va a marcar mucho el "camino fácil" por el que siempre ha surcado este club -como probaremos con diversos sucesos relacionados que narraremos en este artículo-. No tuvo que ir escalando divisiones como cualquier otra institución respetable -incluyendo, por supuesto, a Alianza Lima-, no señor. A la FU la invitaron directamente a participar en la primera división, por lo que habría sido normal que muchos aficionados de aquella época no hayan sabido explicarse de dónde salió este equipo que, a diferencia de otros, no tenía detrás una historia ascendente conocida sino simplemente una espontánea, sorpresiva y casi fantasmal APARICIÓN.

Los primeros marketeros deportivos del país

Habíamos esbozado la idea de que la FU apareció con la consigna de generar representatividad en un sector económico clasemediero 'progre', usando como plataforma al fútbol, un deporte con exponencial crecimiento de aficionados. Pues bien, eso sólo podía ser posible si se "colgaba" -es decir, si se vendía a sí misma como una "nueva alternativa" o "propuesta" contra algo ya consagrado o posicionado, ¿les suena a marketing?, bien, porque eso es justamente lo que queremos decir- de un club con, digamos, mucho más arraigo y representatividad, en otras palabras, un club con una identidad fuerte y definida. Si bien los marketeros -dirigentes ellos, lo más probable- de la FU pudieron hacerlo con el Atlético Chalaco, este tenía la mayor parte de su representatividad en el primer puerto, de modo que no les habría bastado -porque eso sí, hay que reconocer el alto grado de sus pretensiones, lo que hoy, lamentablemente para ellos, se puede definir como simple soberbia o alucinantes delirios de grandeza-. Una probable rivalidad con el Lawn Tennis de la Exposición hubiese significado sólo un duelo de 'pituquitos' sin mayor importancia para el resto de la afición. Y ni hablar de los demás clubes, la mayoría de ellos emergentes en cuanto a popularidad. Alianza Lima era, de hecho, el rival a vencer. No sólo gozaba de una bien ganada hegemonía popular, la cual incluso traspasaba las fronteras de la capital, sino que además era el equipo que mejor fútbol practicaba en todas las canchas, brindando mucho espectáculo y atrayendo cada vez más y más seguidores. Sus jugadores eran obreros y empleados de diversos oficios, lo cual facilitaba la plena identificación con las clases populares. Alianza tenía carisma en el pueblo y calidad futbolística, ¡qué mejor rival que este!, habrían pensado los marketeros de la FU en ese entonces que, de hecho, no tenían idea de que se estaban adelantando a su época con esas técnicas de marketing. Misteriosamente la prensa empezó a condimentar este "choque de identidades" con titulares alusivos antes del primer clásico de la historia, que en realidad no sería tanto así, porque la FU estaba justamente en búsqueda de identidad ante un Alianza ya completamente forjado en ese aspecto. Este primer enfrentamiento entre Alianza y la FU demarcaría mucho de lo que sería la historia de los estudiantiles; no tanto la de Alianza, claro está.

Cuando el Marketing da resultados...
Primer clásico: victoria y objetivo cumplido

Hubiese sido un sueño para los estudiantes blanquitos de las universidades el ganarle a los negros quimbosos de la calle, y el sueño se les hizo realidad. En 1928, en el primer clásico de la historia Alianza llegó sobrado, valgan verdades, pensando que se daría un banquete con la FU. Pero no fue así. Los cremas, que insisto, a diferencia de los 'grones' eran atletas disciplinados, se la pusieron difícil, a tal punto de lograr ganar el partido por 1 a 0 y de esa forma empezar, por fin, a sonar en todo el país. Más aún porque el partido fue algo friccionado y porque el final se empañó debido al factor que caracterizaría en adelante a la hinchada universitaria: el racismo. Los simpatizantes de la FU insultaron a los jugadores aliancistas, estos reaccionaron, lo cual es entendible -no justificable- desde todo punto de vista, y empezó la bronca. Los aficionados cremas, nuevamente, dando esas primeras señas de lo que vemos ahora, atacaron y se defendieron usando sus bastones como armas, mientras que los jugadores blanquiazules, molestos por la derrota -naturalmente- y por los insultos racistas, fueron con todo para "solucionar" el problema a puño limpio. La policía tuvo que intervenir mientras que afuera del estadio muchos hinchas aliancistas esperaban la salida de los rivales, quienes al final se fueron por otra puerta directo al centro de Lima a protestar por lo que ellos consideraban "falta de seguridad" en los estadios -¿los hinchas de Alianza debieron protestar por el racismo en los estadios?-. Así nació esta rivalidad, forzada, un poco confabulada, pero rivalidad al fin. 

(¿Por Alianza?) Hay una separación en la FU, nace la 'U' y llega 'Lolo'

Si bien la FU ganó el primer clásico, lo que les ha de generar muchísimo orgullo, luego de este partido los universitarios "no la vieron" ante Alianza durante varios años, perdiendo mucho, empatando regular y ganando muy poco. Ese mismo año del primer clásico, llamado también el "clásico de los bastonazos" por las broncas narradas anteriormente, la FU logró llegar a la gran final ante Alianza, que se consagró campeón 'bautizando' a los 'merengues' en estas instancias. En 1929 los cremas obtienen su primer título, ¡ajá!, ¿pudieron con Alianza?, no: Alianza Lima no jugó aquel torneo por suspensión de la FPF debido a que la institución blanquiazul se negó a ceder jugadores a la selección nacional, alegando motivos económicos, lo que conllevó al surgimiento de los 'íntimos de La Victoria', quienes jugaron todo ese año de manera extraoficial, dicen, llenando más estadios que los propios equipos del torneo -pero esa ya es la historia neta de Alianza, hoy toca enfocarnos en el 'compadre'-. En 1930 Alianza volvió a los torneos oficiales y lo hizo como protagonista del torneo junto con el Atlético Chalaco y la FU, siendo el equipo del puerto el que al final dio la vuelta olímpica. Aquí es donde, según la teoría del historiador crema Jaime Pulgar Vidal, surgió un choque de intereses entre los dirigentes universitarios el cual se atribuiría nada menos que a la innegable paternidad de Alianza Lima sobre los cremas partido a partido. Este conflicto se resume en dos ideas claras y contrapuestas: seguir recurriendo a deportistas calificados de las universidades para conformar los equipos de primera división y reservas o empezar a reclutar jugadores de las calles, como hacían Alianza Lima y el propio Chalaco -con evidente éxito-. Esto generó una división que terminaría formando un nuevo ente institucional, un desprendimiento de la Federación Universitaria cuyo nombre sería Club Universitario de Deportes.

La FU sigue funcionando hasta hoy con el nombre de Federación Deportiva Universitaria del Perú.
Esto es, en realidad, muy interesante. La FU, ente independiente, todavía sigue existiendo, mientras que la 'U' se formó recién en 1930. Esto quiere decir que, si bien una se desprende de la otra, son dos instituciones distintas -y, de hecho, con ideologías distintas-, por lo que sostenemos de forma personal que el verdadero surgimiento de la 'U' se dio en ese instante de la división, y no precisamente en 1924, cuando no se fundó la 'U', sino la FU. Esto, por supuesto, sería aceptado por todos los hinchas cremas en la actualidad si no implicara algo que para ellos sería muy delicado: la reducción de un campeonato, el de 1929, por lo que su actual palmarés ya no sería de 25 títulos, sino de 24 -además hoy no celebrarían 90 años-. Idea que, claro está, no les agradaría en absoluto -aquí debemos marcar diferencias con lo sucedido con Sport Alianza y su conversión a Alianza Lima, pues esto se trató de un simple cambio de nombre, mas no de un desprendimiento institucional-. Ya con este nuevo formato de reclusión de jugadores -de la calle-, Universitario le daría cabida a talentos futbolísticos de Lima y provincias. Gracias a esto llegó al club el gran delantero Teodoro 'Lolo' Fernández, que a la postre se convertiría en uno de los máximos goleadores del fútbol peruano, y en el gran ídolo crema. Todo esto, entre otras cosas, ¿gracias a la supremacia aliancista y, en cierta medida, del Chalaco?, saquen sus conclusiones.

La paternidad continúa, los Walk Over, 'Lolo' empieza a brillar y empiezan los títulos

Universitario no sabrá lo que es una copa hasta 1934, cuando obtiene una suerte de premio consuelo al ganar el título de Primeros Equipos bajo un formato donde el título principal era el de Primera División -o Campeón de Clubes-, el cual fue obtenido por Alianza Lima de manera consecutiva desde 1931 -año del debut de 'Lolo' y del primer Walk Over crema ante Alianza, lo que le valió a los estudiantiles el apelativo de "gallina"- consagrándose así tetracampeón. Sin embargo, a pesar de estas derrotas que de seguro les habrían generado más de un malestar, se había logrado ser un club considerado grande. La 'U' ya peleaba títulos ante Alianza, y aunque había salido trisubcampeón ante el clásico rival -1932, 1933 y 1934-, 'Lolo' solía ser el goleador de cada torneo. En 1935, aunque ambos equipos cumplieron una campaña mediocre, Universitario volvió a registrar un Walk Over ante Alianza Lima, argumentando esta vez que el club debía cumplir en esa fecha con actividades eclesiásticas (?). El equipo 'merengue' saborearía la gloria recién en 1939, vale decir, diez años después de su primera vuelta olímpica -un año antes, Alianza Lima se había ido a segunda división tras una pésima campaña, y volvería en 1940-. Luego llegaron los títulos cremas de 1941, 1945 y 1946, logrando aquí su primer bicampeonato de su historia, 27 años después de haberlo logrado Alianza Lima. Entonces llegaría su primera gran crisis deportiva pero, las rodilleras volvieron al ruedo...

Recorte periodístico revelador. La prensa habría influido para que se anulara el descenso en 1947.
1947: La FPF salva a la 'U'

Al año siguiente del bicampeonato, Universitario cumplió su peor campaña de la historia y quedó ÚLTIMO en el torneo nacional, alcanzando una magra marca que ninguno de los otros clubes llamados "grandes del fútbol peruano" ha cumplido, pues ni Alianza Lima ni Sporting Cristal -ni cuando era Sporting Tabaco- habían tenido campañas tan malas como para acabar en el último lugar de la tabla final. Bueno, la 'U' lo hizo, y fue justamente el Tabaco el equipo que quedó penúltimo. Las bases de aquel año indicaban que sólo podía descender un equipo. Como la 'U' y el ST empataron en puntos diferenciándose sólo por goles, debieron jugar un partido extra para definir al que iría a la segunda división

Este partido aún lo seguimos esperando... 

Luego de diversas publicaciones de la prensa donde se trataba de presionar mediáticamente para que Universitario no descienda, y movidas dirigenciales algo turbias, la FPF, a través de la Asociación no Amateur (ANA) encargada de la organización de los campeonatos, decretó ese año ANULAR EL DESCENSO, haciendo efectivo -¡qué oportuno!- un viejo proyecto de cancelación de la baja, permitiendo que Universitario y Sporting Tabaco continúen en la máxima división. Algunas preguntas. ¿Qué habría pasado si la 'U' descendía?, hay quienes sostienen que hubiese significado el final del club como institución, pues una marca ideológica vital habría tocado fondo, generando probabilidades de cambios sustanciales de identidad que habrían terminado muy mal. Tampoco podemos asegurar que la 'U' iría a descender, pues debía jugar un partido y bien pudo ser el Tabaco el que baje -en ese caso habría que preguntarnos cuánto hubiese influido esto en el posterior nacimiento del Sporting Cristal-. Lo cierto es que la decisión de la FPF en 1947 es una de las más polémicas de la historia del fútbol peruano, y una marca imborrable que ambos clubes deberán llevar consigo por el resto de su existencia.

Con la 'U' a salvo, llegaron más títulos

En 1949, año donde se comieron la goleada más dolorosa de su historia ante Alianza Lima -el 9 a 1-, Universitario volvió a gritar "campeón". En 1955 volvió a perder una final nacional con Alianza Lima. En 1959, así es, tras diez años de sequía, el club crema volvió a dar la vuelta olímpica. La siguiente llegó en 1964 y el nuevo bicampeonato de 1966 y 1967. Luego, en 1969 volvieron a celebrar. Lo mismo en 1971 y 1974. A partir de aquí tendrían que esperar hasta 1982 para volver a ser campeones nacionales. 

La gran hazaña: un subcampeonato continental

Párrafo aparte para esto. Luego de varias campañas mediocres, en 1972 Universitario jugó la final más importante de su historia, partido que perdió ante Independiente de Avellaneda en el marco de la gran final de la Copa Libertadores de ese año. Esta es, de lejos, la llamada "máxima hazaña" del club crema. Así es, su máxima hazaña es haber quedado segundos en una Copa Libertadores. Aquí debemos indicar que el formato de la Libertadores en aquellos tiempos dista mucho del que se usa ahora. De hecho, el de ahora, que se usa a partir de los años 90's -y por ello el que rigió al Sporting Cristal subcampeón de 1997-, es mucho más competitivo. Pero no quitemos méritos a lo logrado por la 'U' -o deberíamos decir "casi logrado"-, más aún considerando que aquella final la jugó con varios jugadores suplentes que de seguro muchos hinchas cremas no conocen a profundidad -les dejamos de tarea averiguar de quiénes se trata-. Eso sí, por haber participado tantas veces en este torneo, Universitario es el equipo peruano que más puntos acumula en la -inútil- tabla de histórica de puntos de la Libertadores, una razón que usan a menudo sus hinchas para sentirse grandes y superiores. Pero si revisamos todas sus campañas, a excepción de la del '72 y un par más donde no hicieron el ridículo, veremos que no son más que el equipo menos malo del Perú en participaciones en Libertadores. Lo dejamos ahí -para que se entretengan con el link-.

Más títulos, y la era 'gordo' González

La 'U' siguió acumulando estrellas y empezaba a consolidarse como el equipo más exitoso de la era descentralizada. Siguieron los títulos de 1985 y 1987, venciendo a un Alianza Lima azotado por la tragedia por primera vez en una gran final por el título nacional y además, finalmente, empatando en la cantidad de títulos de primera -es decir, seis décadas tuvieron que esperar para decir que son los más campeones junto a los victorianos; confieso que me da curiosidad saber de qué hubiesen alardeado antes de ello los hinchas cremas, considerando que ahora sólo repiten cual disco rayado que son de la 'U' por ser "el más campeón", bueno, ya vemos que no siempre lo fue. Es más, Alianza lo ha sido más tiempo-. Luego los de 1992 y 1993. En 1995 llegó a Universitario el presidente que, quizás, mejor se acomode con el perfil tradicional del hincha crema. Hablamos de Alfredo el 'gordo' González. González no sólo armó un equipo caro y competitivo para el medio que logró obtener su primer y hasta ahora único tricampeonato (1998, 1999, venciendo a Alianza Lima en una nueva final y "dando la vuelta" en Matute -las comillas atienden a lo conocido por todos: si bien la 'U' logró salir campeón en el estadio Alejandro Villanueva tras vencer 3 a 1 en el acumulado de los play off, no pudieron en la práctica dar la vuelta en este estadio, debido a que esto hubiera sido poco seguro para jugadores e hinchas, así que los cremas festejaron sólo en norte su merecido título-, y 2000), también "enriqueció" a la hinchada tribunera, contribuyendo a la "evolución" -favor de interpretar bien las comillas, gracias- de la Trinchera Norte, máxima barra organizada de la 'U' que si bien había sido fundada en 1988, no tenía una popularidad tan demarcada.

Neonazis en norte, ¿qué esperaban?
González, como es sabido, recorrió los distritos más populosos y alejados de la capital en búsqueda de hinchas que quieran sumarse a la Trinchera, regalando entradas y repartiendo volantes con intenciones pseudo ideológicas sobre el valor diferenciador de ser hincha crema versus el ser hincha de otros equipos: "si eres hincha crema, serás un triunfador, empezará a irte bien en todo, serás superior; si eres hincha de Alianza, serás un fracasado, por siempre un ser un inferior", básicamente. Este pensamiento calzó perfecto con la idea inicial relacionada con el racismo y clasismo que aún se conservaba desde la formación de la Federación Universitaria, generando una identidad radicalmente excluyente, y de fácil adaptación con pensamientos de la misma naturaleza, como el nazismo. Todo esto, sumado a la pobre formación y nulos valores de estos nuevos "reclutas" de la barra, muchos de ellos personas no adaptadas a la sociedad, hizo de la Trinchera Norte un nido de violencia y absurdas animadversiones, pero que cumplía con su función de dar espectáculo y aliento al equipo para las cámaras -volvemos al marketing-, vendiéndose a sí misma como la barra más grande y espectacular del país, y, gracias a eso, reclutando más simpatizantes. 

El presidente crema perfecto, Alfredo González.
Alfredo González es también responsable de la culminación del Estadio Monumental, un recinto colosal a la medida de la soberbia crema -no necesariamente de su grandeza- y que, como vemos semana a semana, no hace más que quedarle grande a su hinchada. Sin embargo este estadio, si bien en teoría es de Universitario, le pertenece en la praxis a la constructora Gremco, organización que fue estafada por González ya que no se cumplió el acuerdo de pago establecido durante su gestión, ni en gestiones posteriores. Universitario, hasta ahora, no ha podido pagar la totalidad del Estadio Monumental. Al parecer sólo el cariño de los socios de Gremco, los Levy, también socios e hinchas de la 'U', mantienen al equipo ligado al mencionado recinto.

1997: La 'U' vuelve a salvarse

En 1996 se registró el primer caso de soborno en la historia de la primera división del fútbol peruano, cuando Universitario, cuyo presidente era González y su jefe de equipo José Mallqui -¡qué tremenda dupla!-, a través de un emisario, intentó sobornar a tres jugadores del Atlético Torino de Talara para que se "echen" -es decir, se dejen vencer- en el partido correspondiente al torneo de ese entonces. Máximo Alfaro, uno de los jugadores implicados, denunció este hecho e inmediatamente el caso llegó a las altas esferas de la FPF. Como fue un escándalo mediático, estos dirigentes no tuvieron más opción que iniciar investigaciones, las cuales fueron supervisadas por la FIFA. Al año siguiente la FPF ordenó la suspensión de Mallqui de toda actividad relacionada con el deporte durante un período de cuatro años. La FIFA, por su parte, pidió una investigación exhaustiva y profunda sobre el manejo del club Universitario de Deportes, lo que hubiese puesto al descubierto todas las malandrinadas que se estaban haciendo en la institución y, muy probablemente -a juzgar por otros decretos a clubes de Europa, incluyendo a gigantes-, hubiese significado su suspensión indefinida y descenso automático. La FPF intercedió alegando que González iba a ser investigado y suspendido de actividades deportivas, lo cual se ejecutó, aunque varios años después. El tema fue archivado y no se volvió a tocar en la FIFA, mucho menos en la FPF. La 'U' volvió a nacer, una vez más.

Nuevo milenio, nueva sequía y nueva final victoriosa frente al 'compadre'

La 'U' tuvo que esperar nueve años para volver a salir campeón. Tras ver a su clásico rival dar la vuelta en 2001 -año del centenario aliancista-, 2003, 2004 y 2006 -año en el que, dicho sea de paso, perdieron la final del Clausura con Cienciano-, los estudiantiles volvieron a armar un buen equipo en 2009, de la mano de Juan Reynoso y su estilo ultradefensivo y eficaz. Universitario llegó a la gran final luego de una liguilla bastante tranquila en la que se situó -por las maravillosas ideas de nuestros dirigentes federales- con muchos puntos de ventaja sobre su máximo perseguidor, dedicándose solo a sostener su primer lugar. Mientras que en la otra liguilla Alianza Lima tuvo que disputar su pase a la final con un Aurich renovado -y adinerado- por su nueva administración societaria. La blanquiazul logró su objetivo de llegar adelante desde atrás, y fue a la final con la 'U'. El resultado: la tercera final que se pintó de crema, confirmando que en las últimas finales hay una innegable superioridad 'merengue'. 

2011: Otra vez salvados, y campeones de la Copa Movistar Libertadores Sub-20

Un nuevo renacer tuvo Universitario en 2011. A inicios de ese año, su entonces presidente, Julio Pacheco -el mismo que declaró que haría de la 'U' un club semejante al Barcelona de España (?)-, contrató a jugadores caros y con cierto retumbe internacional con la idea de hacer campañones tanto en el torneo local como en la Copa Sudamericana. Sin embargo, el bajo rendimiento del equipo sumado a problemas en el pago de estos futbolistas -repito, eran caros- hizo que más bien terminaran peleando el descenso. Si vemos la tabla final nos encontramos con Universitario en la decimoquinta ubicación, sólo un punto por encima de los que ese año partieron a la segunda. Pero aquí debemos puntalizar lo siguiente: Universitario tuvo entonces varios partidos anulados por falta de pagos e inconformidad en las planillas. Este tipo de anulaciones, es decir, partidos que no debieron jugarse, tienen un nombre particular: Walk Over. Según las bases de aquel campeonato, todo equipo que acumulara dos Walk Over DESCENDERÍA AUTOMÁTICAMENTE a segunda división. Sin embargo, a pesar de que la 'U' tuvo más de tres partidos anulados, las reglas, una vez más, se modificaron sobre la marcha y a su favor. Para más información sobre este caso les dejamos un video bastante didáctico, un informe realizado por el programa de investigación periodística 'Sin medias tintas'. En este video podemos apreciar a Julio Álvarez, entonces dirigente crema, reconociendo que hay una persona a la que los hinchas de la 'U' deben agradecer siempre por no permitir el descenso del club: Lucho de Souza Ferreyra, presidente de la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional -y, por cierto, hincha y socio del club Alianza Lima, como coronando la ironía de la vida-.

A esto debemos adherir lo ocurrido con Walter Oyarce, un asesinato que pudo haber tenido consecuencias catastróficas para los de Ate y cuyas circunstancias todavían no han sido del todo resueltas -¿cuánto de este lamentable suceso fue responsabilidad del club?-, más allá de que los culpables directos ya hayan sido sentenciados.

Tabla final del Descentralizado 2011 (Wikipedia).
Pero no todo fue tan malo en ese año. A mitad del mismo, la versión sub-20 de la 'U' obtuvo el título de la ya extinta Copa Movistar Libertadores Sub-20, torneo organizado en Lima y que tuvo equipos invitados de varios países de la región. Alianza Lima también participó en ese campeonato siendo derrotado justamente por la 'U' en semifinales, vía penales. Los cremas chocaron con Boca en la final y vencieron también por penales, alzando así la copa. Se jugó otra edición en 2012, también en Lima, pero los 'compadres' poco pudieron hacer. Desde entonces ya no se volvió a organizar este torneo, dejando entrever que, aunque hubo mérito de parte de los campeones en sus dos ediciones, cómo no, el formato fue más que otra cosa un experimento comercial que no repitió el éxito de su primera edición.

Último título

En 2013 Universitario volvió a ganar una final y a obtener un título, su último galardón hasta hoy. El rival de turno fue Real Garcilaso que, tras imponerse 3 a 2 en la ida -en Cusco-, cayó 3 a 0 en la vuelta -Monumental Gremco-, pasándose a jugar un tercer partido -sí, otra idea genial de nuestros dirigentes, que en las finales ya no valga la diferencia de gol- en Huancayo, en el que la 'U' venció por penales y obtuvo su estrella 25.

Jugadores más importantes

La historia de Universitario ostenta un palmarés local muy nutrido, sobre todo en la 'era profesional' y es plausible que sea hoy en día el club más exitoso dentro del país. Pero no todo en la historia de un club puede reducirse al factor títulos, así que buscamos un poco más y nos encontramos con sus jugadores más importantes, entre ellos, valgan verdades, sólo algunos pocos han logrado tener cierto reconocimiento internacional, pero para fines de destacar en lo local sirvieron y mucho -sin contar la importancia de algunos en la selección nacional, por supuesto-:
  • Teodoro 'Lolo' Fernández, goleador de indudable calidad.
  • Nicolás Fuentes, gran puntero zurdo.
  • Héctor Chumpitaz, considerado el mejor back central de su generación.
  • Roberto Challe, un volante creativo con mucha técnica y atrevimiento.
  • José Luis Carranza, volante defensivo cuyo mayor mérito, además de su entrega, es haber jugado siempre por la 'U'. Nunca emigró ni cambió de club.
  • José Guillermo del Solar, uno de los pocos jugadores cremas que lograron emigrar y hacer una carrera relativamente exitosa en el exterior.
  • Roberto Martínez, tuvo grandes momentos como goleador y fue importante en la década de los 90's.
  • Leo Rojas, otro gran puntero, pero derecho. 
Podemos mencionar a otros como Germán Leguía y Jorge Amado Nunes, aunque este último haya sido extranjero. Juan Manuel Vargas es actualmente el único representate crema con relativo éxito en ligas del primer mundo. ¿Ampuero?, hmmm... Creo que paramos de contar.

En conclusión

La 'U' es un club respetable -como cualquier otro- cuya historia es una amalgama de los siguientes ingredientes: una aparición gratuita y calma -sin necesidades de escalar-, una formación de identidad casi totalmente dependiente de Alianza Lima -en teoría su máximo rival, pero en la práctica el espejo en el que se miran siempre de reojo-, logros justamente obtenidos, con equipos muy bien conformados, un inflamiento brutal de ciertos aspectos -exageración de hechos que en realidad no son tan importantes ni siquiera para nuestro mediocre fútbol, lo que conlleva irremediablemente a mentiras y estas a mitos-, ayudas dirigenciales notorias y escandalosas, jugadores que brillaron sólo aquí pero que no llegaron a cumplir con estándares internacionales -lo que explicaría también la razón por la que Universitario ha sabido mantener planteles, obteniendo por ello más títulos nacionales que cualquier otro club peruano, aunque sacrificando reconocimiento mundial, que se logra en gran medida con jugadores embajadores o representativos de los clubes en otras latitudes-, y acompañado de una hinchada de ideología distorsionada debido a los factores ya mencionados, parte de ella aún creyendo que ser hincha crema implica una añadidura de superioridad, creencia que no se desarrolla en otra cosa que no sea una falsa -y en muchos casos peligrosa- sobrestima.

Se vale la joda y los debates. Pero el aliento debe ir sin violencia, por siempre.
Y para finalizar:

Este ha sido un resumen de su historia a nuestro modo. No negaremos que hay uno que otro condimento propio del folklore del fútbol -al final nosotros también somos hinchas-. No obstante, respetamos a la 'U', muy al margen de muchos de sus "hinchas" cuya pseudo desbocada pasión, mal maquillada por un radicalismo bamba, y matizada con ciertas tonalidades discriminatorias, nos aleja de compartir con ellos ese mismo respeto. Pues nuestra visión como hinchas aliancistas es más de cohesión e identificación espontánea y natural, nada que ver con la más absurda auto-diferenciación ni otras animadversiones. Aún con ello, insisto, respetamos a la 'U'; casi siempre un gran rival en la cancha, y un club que es parte, guste o no, de la historia del fútbol peruano.

Felicidades, eso sí, a los amigos cremas que no necesitaron tanto del falso bombo para querer a su equipo, para los que no necesitan odiar para "amar", y que, mejor aún, se las ingenian para acompañarlo en buenas y malas. Para ellos, y para la 'U', feliz aniversario.