martes, 5 de mayo de 2015

Maneras de perder: La terquedad en contra de tus propios aciertos

Se puede perder por un mal partido, de esos que pueden darse en el fútbol por el factor de impredictibilidad. Se puede perder porque el rival fue superior, y así se haya hecho el máximo esfuerzo y cumplido con las indicaciones del DT, la justicia del resultado no la cambia nadie. Pero, ¿qué pasa cuando se pierde por mera obstinación?

Sanguinetti está poniendo a prueba nuestra paciencia como hinchas con una inusual característica que, personalmente, nunca antes había visto en algún otro DT: la terquedad, aún en contra de sus propios aciertos. Y si se pensaba que la lección había quedado aprendida con la derrota ante Vallejo, perder ante Aurich probó que no es así. Pero para qué hablar de un partido tan pésimo y que solo fue un calco de lo visto en la última final... Mejor vayamos a lo que realmente interesa.

Sanguinetti tiene que dar un paso al costado.

¿Por qué?, aquí vamos de nuevo.


Por: Alejandro de Cotabambas

Funcionamientos e irregularidad

Haciendo un recuento de los momentos de Alianza al mando de Sanguinetti, y enfocándonos por ahora, más que en los resultados, en el funcionamiento del equipo, tenemos lo siguiente:

Torneo del Inca 2014: En poco tiempo Sanguinetti logró implantar en Alianza un estilo defensivo pocas veces famoso en Matute. Los jugadores corrían, presionaban y recuperaban la pelota en emocionantes despliegues físicos; no obstante al momento de atacar las opciones se limitaban a tirar el balón arriba ─tanto en paradas como en movimiento─ para que cabecee y anote un entonces novedoso Mauro Guevgeozián. Alianza jugaba feo, pero la idea estaba, y con ello alcanzó para obtener aquel campeonato de verano.

Torneo Apertura 2014: Aquel estilo de presión y marca se desvaneció por completo, quedando al desnudo nuestra nulidad ofensiva. Se le atribuyó esto al factor "relajamiento típico de un equipo peruano después de festejar un logro", pero lo cierto es que Sanguinetti no pudo sostener la dinámica que él mismo había implantado meses antes, y prácticamente con los mismos jugadores.

Copa Sudamericana 2014: El pésimo Alianza del Apertura salió a competir fuera del país, siendo goleado en Ecuador con total claridad. En Lima nada se pudo hacer para la vuelta. Más análisis que este no podemos hacer en apenas dos partidos.

Torneo Clausura 2014: Christian Cueva había llegado para reforzar la volante y dio un toque creativo distinto al equipo, toque que se notó desde su debut con la blanquiazul. A la par, Gabriel Costa mejoraba su rendimiento y se erigía como el goleador que ya no era el 'armenio'. Parte del adecuado desempeño defensivo mostrado en el Torneo del Inca regresó con la llegada de Miguel Araujo, que hizo dupla con Ibáñez ante el tremendo bajón de Aparicio. Con estas mejorías, que como es evidente más tenían que ver con lo individual que con lo colectivo, Alianza pudo llegar a la final del Clausura ante un Sporting Cristal con un libreto mucho mejor aprendido.

Copa Libertadores - Primera Fase 2015

Hubo otra vez pretemporada en España. Llegaron jugadores que para el medio despertaban ilusión: Mimbela, Deza, Canales, Li, Norohna, Preciado, entre otros; además Sanguinetti ya cumplía un año al mando ─lo que implicaba que ya debía haber encontrado esa bendita fórmula─, y parecía que Alianza podía iniciar un mejor año desde el saque, porque enfrentaba a Huracán, equipo argentino, sí, pero no era Boca ni River, así que si bien habia respeto no había ningún temor. El primer partido fue una vergüenza desde toda óptica: estadio vetado por los incidentes del año pasado ante Barcelona de Guayaquil, equipo sin ideas, pésimo en defensa ─con bloopers incluidos─, pésimo en ataque, y con varios jugadores mostrando una actitud de cero rebeldía ante la adversidad, como si no supieran qué camiseta están defendiendo y a cuántos hinchas están representando. Para el partido de vuelta no creo que se haya mejorado, es simplemente que nada pudo ser peor que lo ocurrido en Lima, así que allá se firmó un simple trámite.

Torneo del Inca 2015

Hasta que al fin. Luego de tensos momentos entre el equipo y la hinchada, y dos partidos acorde con esos momentos, Alianza reaccionó y cambió, acaso mágicamente, su libreto. Parecía que Sanguinetti había encontrado al fin la fórmula del desempeño colectivo fluido y el resultado a favor. ¿El truco?, simple, con Guevgeozián y Guizasola lesionados, el 'topo' echó mano de Norohna y Li para que ocupen sus respectivas posiciones. Además insertó a Canales, que le dio otro aire a la volante, y hasta se mandó con un gol en aquella primera victoria oficial del año. A partir de ahí, Alianza empezó a mostrar momentos interesantes de fútbol que fue consolidando con resultados importantes tanto de local como de visita. Guevgeozián y Guizasola se recuperaron de sus lesiones pero no se movían de la banca; Cueva, Costa, Landauri y Noronha seguían triangulando, Alianza seguía ganando, y hasta estaba gustando. ¿Una luz de esperanza parecía encenderse en el DT uruguayo? Llegó la final, volvieron Mauro y Roberto, y supimos que no. Además de ello, Alianza en general jugó su peor partido del torneo.

¿"Respetar el proceso"?, ¡¿QUÉ PROCESO?!

Ahora hablemos de resultados, no sin antes recurrir al viejo pregón que algunos hinchas repiten y repiten: "respeten el proceso".

¿Proceso?, creo que debemos considerar que un proceso se respeta siempre y cuando se vea un trabajo tanto a nivel de funcionamiento como a nivel de resultados. Y no hay ni uno ni otro. 

Un proceso respetable se gana esa calidad con la capacidad del DT en función del equipo y su mejora continua; capacidad que debe ser incuestionable. Lamentablemente Sanguinetti nos ha demostrado muchas veces que le ha faltado capacidad. 

¿Y entonces por qué no lo despiden? Es un secreto a voces que la única razón por la que el club no rescinde su contrato es para no pagar la cláusula de rescisión ─que se calcula estaría por encima de los doscientos mil dólares─, no porque la directiva confíe totalmente en su trabajo, o "respete el proceso".
 
TUVO TIEMPO. Este es el segundo año de Sanguinetti al mando del equipo y todavía no es del todo claro lo que intenta hacer en la cancha; quizás lo más elocuente fue lo del Torneo del Inca del año pasado, donde se notó una intención de marca y presión superlativa en comparación al resto de equipos. Alianza jugaba feo, al pelotazo, pero era eficaz ─con Guevgeozián en su momento más inspirado─ y arrollaba a los rivales con esa presión. Creo que el factor sorpresa influyó mucho en la obtención del torneo, nadie marcaba como Alianza, y nadie fue tan eficaz como Alianza ─sino que lo diga Cristal─, y en la gran final el equipo tuvo coraje para levantarse del resultado en contra, algo que se volvió a ver pocas veces. Luego todo esto desapareció, o acaso simplemente se hizo predecible para los rivales.

Sin más, hagamos un recuento de los torneos oficiales que ha disputado el "proceso" de Sanguinetti hasta ahora, y sus resultados:

- Torneo del Inca 2014: lo ganó en la recordada final ante San Martín, vía penales.
- Torneo Apertura 2014: lo perdió, quedando en el décimo lugar.
- Copa Sudamericana 2014: lo perdió en primera rueda ante Barcelona de Ecuador, con un global de 3 a 0.
- Torneo Clausura 2014: lo perdió en la final contra Sporting Cristal, y con esto perdió toda opción al título nacional.
- Copa Libertadores 2015, primera fase: Huracán 4 - Alianza Lima 0 en Matute, creo que no hace falta decir más...
- Torneo del Inca 2015: lo perdió en la final ante Vallejo.

Más allá del tiempo en función de meses ─y ojo que una temporada completa más dos torneos no es poco─, ¿de verdad creen que no se ha respetado el proceso de un DT que ha afrontado la nada despreciable suma de seis torneos, ganando solo uno, y en realidad el menos importante? 

Se tiene que ir, y punto

Pedir la salida de Sanguinetti no es una solicitud gratuita o escupir bilis: es simplemente lo que dicta la lógica. Alianza Lima es un club grande cuyo equipo debe refrendar con éxitos la enormidad de su historia, identidad y tradición. En otras palabras, Alianza Lima está OBLIGADO a cosechar logros y éxitos; no solo a llegar a finales, no solo a hacer campañas decentes, no solo a no ser coleros ─como leí en algún comentario─, no, esas son exigencias para clubes chicos o de media tabla, con el respeto que estos se merecen. Alianza Lima está obligado a salir campeón nacional año tras año, y apuntar concienzudamente a coronar su importancia en el fútbol peruano con un torneo internacional. Se puede lograr o no, pero conseguirlo tiene que ser la consigna no solo del equipo, sino de TODA su hinchada. Conformarse con el casi, decir y defender que Sanguinetti "cumplió" con llevar al equipo a una definición y, finalmente, apoyar un "proceso" que, a la luz de las evidencias, no tiene pies ni cabeza, todo esto cabe dentro de una sola palabra: mediocridad. 

Ahora, respondiendo sus preguntas:

¿Por qué se le agarran con el DT y no con los jugadores?

Aquí no se trata de "agarrársela" con nadie, se trata de evaluar y en base a ello dar una opinión ─opinión que no necesariamente será del gusto de todos, y bienvenido el debate si es educado─; ¿hay jugadores que también deberían en estar en observación?, por supuesto, para mí: Guizasola, Trujillo, Forsyth (sobre todo por su gusto de tapar lesionado), Araujo, Albarracín, el mismo Guevgeozián, pero incluso todo eso es función del DT: utilizar otros juagdores (plantel hay), tomar acciones correctivas o, en casos extremos, informar la falta de compromiso a sus superiores; Sanguinetti no lo está cumpliendo, ni siquiera eso está haciendo. Es un entrenador que no se corrige a sí mismo ni a su propio equipo, y así no se puede avanzar. Si una pieza no me funciona, la cambio; si ya está malograda, la dejo de lado. He ahí su responsabilidad.

¿A quién proponen para ocupar el puesto del DT?

En el Perú hay varios DT's que aceptarían encantados el reto de entrenar en Alianza, así tengan contratos vigentes, o no tengan trabajo actualmente. No sería muy difícil encontrar uno con el nivel y proyección adecuados, más allá de que ahora mismo no se me ocurra un nombre (no quiero decir Uribe pero la idea no me disgusta del todo). Y si hay que mirar al extranjero, me encantaría que sea Diego Umaña o Jorge Luis Pinto. ¿Mucha plata?, el 'compadre' está más endeudado que nosotros y se ha traído a un DT mundialista, ya pues, cuando se quiere se puede.

¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: Epensa.

domingo, 19 de abril de 2015

Grones del Callao

Alianza Lima 3 - San Martín 3

Qué les puedo decir... "Partidazo" es una palabra que hasta puede quedar corta. Y es que cuando uno es hincha no solo el gusto por el buen fútbol influye en la experiencia de vivir el juego, sino también las emociones alborotadas y destinadas a un solo fin. Y con Alianza, aunque me cueste admitirlo, el fin suele llegar después de muchísimo sufrimiento. Así fue que un partido que parecíamos tener en el bolsillo (luego de que el rival también lo tuviera en el suyo, valgan verdades) tras una gran remontada, volvió a pintarse de colores, escabulléndose entre nervios y errores infantiles. Y aunque no se pudo redondear la fiesta con las tribunas llenas (debido al antialiancismo de algunos), felizmente (y valga la redundancia) el final fue esta vez feliz. Como el año pasado, Alianza Lima es finalista del Torneo del Inca 2015.

Escribe: Alejandro de Cotabambas (@adecotabambas)
Representando a un pueblo: El Comando Svr dijo presente por los miles de hinchas que no pudieron asistir al Grau.
Primer tiempo

Tal y como fue en Matute, ambos equipos salieron a proponer juego ofensivo y vertiginoso en una velocidad poco usual para el fútbol peruano. La blanquiazul, que salió a la cancha con Forsyth, Miers, Aparicio, Trujillo, Guizasola, Míguez, Albarracín, Costa, Landauri, Cueva y Noronha, intentó adueñarse del choque en el medio campo, pero el equipo 'santo' no se dejaba, intentando atacar rápido para conseguir el tanto que les dé la tranquilidad (y una posible clasificación) sabiendo que tenían el plus del gol de visita en Matute. En este contexto se hizo grande otra vez la figura de Joel Sánchez, exjugador íntimo que en estas semifinales fue un tremendo dolor de cabeza para la defensa aliancista. Maná y Freire también se insinuaban peligrosos, y en el área merodeaba Hohberg, un delantero bastante interesante. No obstante, las mejores oportunidades las tuvo Alianza. A mediados de la primera mitad, Gabriel Costa casi anota un golazo al picar el balón sobre todos los defensores estudiantiles. Este dio en el vértice ante la incredulidad de 'Gabi'. Luego Noronha hizo uso de su gran habilidad con el balón para sacarse a su marcador y quedar mano a mano con el portero Farro. Su remate cruzado salió desviado. Algunos remates más e insinuaciones de pelota parada hicieron de Alianza algo más que su rival, pero la eficacia estaría del otro lado. 

Poco antes de acabar el primer período, Sánchez desbarató por completo a la defensa blanquiazul, Desbordó y envió un centro al área chica. Hohberg controló al lado de la pasividad de Guizasola, y anotó el primero del encuentro con remate cruzado. Buen gol de la San Martín, y con este resultado Alianza quedaba fuera de la final. Pitazo de Diego Haro, y al descanso.

Un dolor de cabeza llamado Joel Sánchez.
Segundo tiempo

Alianza salió con todo pero desordenado, lo cual le dio a la San Martín más posibilidades de ampliar diferencias. Al minuto 53 vendría una jugada de esas que los expertos llaman "bisagra". Maná quedó en mano a mano con Forsyth tras sacarse de encima a Aparicio. Estaba solo y con el arco desguarnecido, pero al rematar el balón se fue un metro por arriba del travesaño (esto me hizo recordar un poco a nuestro querido 'zorrito', un abrazo para él). Increíble, pero esta jugada marcó el renacer de Alianza. Sanguinetti movió sus fichas y sacó a Noronha para poner a Guevgeozián. Esto mientras Míguez se hacía vital en la media cancha, recuperando y asistiendo. Precisamente un pase largo del 'cotorra' fue pivotado por el 'armenio', esto al minuto 73. El balón le quedó servido a Guizasola que frente a Farro no falló el remate cruzado de derecha. Gol de Alianza y el grito contenido del 'cucurucho' no se hizo esperar. Pero habría mucho más: pocos minutos después, y ya cuando Sanguinetti había puesto a Deza por Landauri (que tuvo un partido flojo en ataque, pero destacado en lo táctico), Cueva recibe otro balón largo de Míguez. Haciendo caso de los comentarios de muchos de sus seguidores en las redes sociales, 'aladino' soltó rápido la pelota y sirvió del otro lado a Gabriel Costa. 'Gabi' no perdonó, y golazo. 

Se lo gritó a sus críticos: Guizasola anotó el importantísimo gol del empate.
Era el 2 a 1 a favor de Alianza y todo parecía definido... PERO, si es Alianza, hay que sufrir un poco. Costa se fue expulsado tras su celebración fuera del campo (qué medida para más inteligente de nuestras autoridades, mis sinceras felicitaciones, cada día se superan más (?)), por lo que Alianza quedaba con diez. Metidos en su cancha, los aliancistas soportaban como podían las lógicas arremetidas albas. Dos pelotas paradas en menos de cinco minutos voltearon el partido nuevamente a su favor, primero Freire y luego Hohberg. Estábamos en el minuto 90 y la cosa se hacía cada vez más tenebrosa. San Martín, que necesitaba un gol más para definir la serie a su favor, se venía con todo y Alianza parecía un conjunto de diez manojos de nervios moviéndose sin cabeza por todo el campo. Pero apareció la claridad de Deza, quien con su velocidad llevó el balón hacia campo contrario, provocando estragos. En una de esas jugadas, minuto 93 para ser exactos, aparecería el recién ingresado Josimar Atoche, quien recibió la pelota al borde del área, y de forma poco ortodoxa se disfrazó de Yaya Touré y nos regaló el mejor gol de lo que va del torneo. Colocó, de manera exquisita, la pelota en el palo más lejano de Farro. Su volada no hizo más que darle mayor espectacularidad al gol. Era el 3 a 3, y se acabó el partido. EL PARTIDO, con todas sus letras. Alianza pasa a la gran final del Torneo del Inca. Chau San Martín, chau Álvaro Barco.

La figura


Por lo que metió en un partido caliente (lo que parece ser su especialidad), y lo importante que fue para remontar y finalmente empatar el partido, Pablo Míguez me pareció lo mejor de la oncena victoriana. Un ejemplo de que plantándose bien en el campo no hay limitación técnica que aleje a un jugador de ser un elemento sumamente útil para su equipo.

Apreciaciones finales

A mí también me llega (y no hace falta señalar dónde) esa frase que reza "no eres de Alianza si no sufres" pero, díganme ustedes, ¿existe una frase tan corta y fácil de interiorizar que goce de mayor exactitud para definir esa parte de nuestra idiosincrasia?, el viejo cruce entre lo que uno anhela y lo que en realidad se vive. Así es, aunque no nos guste, puede que parte de la identidad, digamos, genética de Alianza sea el sufrimiento y el castigo previo al placer de obtener lo que se desea. Esa lucha constante que se hace tan especial sobre todo cuando se tiene todo en contra. Si pudiéramos cambiar esa parte de nuestra esencia créanme que estaría en primera fila, pero me temo que el asunto lo tenemos ya en la sangre. No puede ser blanquiazul aquel que no sufra antes de gozar.

Álvaro 'sotana' 'tiro por la culata' Barco, gerente deportivo de la USMP.
¿Y sobre San Martín?, un gran equipo, lástima que tenga una cabeza tan poco capaz de separar sus apasionamientos y antipatías de sus funciones como gerente deportivo. Esas tribunas estuvieron vacías por culpa suya (y de paso su club recibió menos dinero también por culpa suya), y que esto no se ponga jamás en tela de juicio. Ojalá, eso sí, que este capítulo sea un apartado en la historia de nuestro balompié, y otros gerentes deportivos (incluyendo al nuestro) no intenten emular ese tipo de artimañas. Lo que sí debo agradecerle al señor Barco es que sus trabas hicieron de esta clasificación algo mucho más rico. Como para gritárselo en la cara, y no solo los hinchas de Alianza. Por culpa suya, San Martín no solo perdió su pase a la final, perdió también prestigio como institución, algo que se ha ganado a pulso durante todos estos años. Es el precio de una niñería de tal calibre.

¿Y sobre Alianza?, no estamos descubriendo América al decir que tenemos evidentes falencias defensivas (hablar de nuestras virtudes en ataque es caer en lo mismo: muchachos, en ataque estamos bien, lo que preocupa es lo de atrás). Ya es muy tarde (hablando solo del Torneo del Inca) para exigir más trabajo de Sanguinetti, en una semana no se pueden ajustar tantas cosas. Solo queda pedirle a nuestros jugadores defensivos que den aún más de lo que están dando. Las limitaciones técnicas pueden suplirse con actitud y concentración absoluta.

Próxima cita (la cita final), y ya sabemos quién viene

Hoy se definió al otro finalista. Se trata de la Universidad César Vallejo. Quien escribe no ha seguido mucho al equipo trujillano en el torneo, pero sí pudo ver la semifinal que disputó esta tarde con Real Garcilaso. No es un equipo arrollador (y definitivamente no es más que San Martín), es más bien un cuadro que trata de ordenarse bien y atacar utilizando el buen pie de sus volantes y la presencia de sus delanteros. El dato que a mí me preocupa particularmente es la cantidad de exaliancistas que podemos encontrar en la plantilla 'poeta'. Libman, Ciucci, Cruzado, José Carlos Fernández, Guillermo Guizasola, Montes, Viza y Cedrón, casi medio equipo titular de Navarro ha vestido las sedas íntimas, y algunos de ellos han salido del club "por la puerta falsa". La misma sed de revancha que vimos en Corzo y Joel Sánchez, seguramente la veremos en varios de estos jugadores que ahora tendrán la oportunidad de demostrar "el error" de Alianza al dejarlos ir o no tomarlos en cuenta. Mucho cuidado con eso. Fuera de ello, y no tengo reparos en decirlo, Alianza es más equipo que Vallejo, y la lógica dicta que esta final será nuestra. Pero en el fútbol, ya saben, la lógica no tiene camisetas, y mucho menos juega partidos.

El domingo a las 18:00 en el nuevo Estadio Nacional, vamos todos a dejarlo todo en la tribuna, ¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Epensa

domingo, 12 de abril de 2015

Emoción de principio a fin (y aún no termina)

Alianza Lima 2 – Universidad San Martín 1

Un partido que sonaba a revancha de la final del Torneo del Inca 2014 logró ser más que solo un partido: se trató de, probablemente, uno de los mejores partidos del presente torneo. Tuvo goles, ocasiones y emociones para ambos equipos. Alianza Lima salió mostrando los dientes, acompañado de una hinchada que rugía y haciendo gala de su sistema de juego reciente de toques rápidos. La San Martín, un equipo también rápido, tardó pero logró ponerse a la altura de esta semifinal. Ambos equipos nos regalaron un gran partido y la (bastante sufrida) victoria se quedó en casa. Como debe ser.

Escribe: El Chiquillo

Así alinearon:

Alianza Lima: Forsyth / Li, Miers, Araujo, Trujillo / Albarracín, Míguez, Costa, Cueva, Landauri / Norohna. Se trataba del mismo once que alineó frente a Sport Huancayo.

Universidad San Martín: Farro / Corzo, Álvarez, Cánova, Fernández / Cartagena, Freire, Sánchez, Hohberg / Maná, Velasco. Un once que variaría a los pocos minutos de empezado el encuentro.

Primer tiempo: Del vendavAL al desorden

Alianza salió a la cancha a dejarlo todo. Literalmente, todo. Salió con toda la velocidad, con toda la inteligencia, con toda la creatividad que pareciera que se había estado guardando durante todo el año. Desde el primer minuto, el equipo grone fue bastante agresivo en ataque. A los dos minutos de empezado el partido, Farro, el portero santo, ya había detenido dos disparos que iban al arco blanco: uno de Landauri y otro, más débil, de Albarracín. No pasó ni un minuto después de eso y Alianza volvía a generar peligro, esta vez por un contragolpe realizado a través de rápidos toques que terminaron buscando a Noronha. El delantero selvático ya se iba frente al arco cuando Carlos Fernández, en su intento por deternerlo, comete una fuerte falta por la que es justamente expulsado. Este hecho obliga al técnico de San Martín a hacer cambios en su esquema: Sale Hohberg, entra Molina a tomar la banda derecha. Aldo Corzo pasa de la banda derecha a la izquierda del jugador expulsado.

A los once minutos, un corner a favor de Alianza, aparentemente inofensivo a comparación de las arremetidas previas que se realizaron, encontró a Marcos Miers sin marca (Cánova lo dejó solo, previo resbalón) y el paraguayo solo tiene que impactar el balón de zurda para cruzarlo lejos del alcance de Farro. Primer gol de la tarde y estallaba Matute; los gritos de gol contenidos por fin pudieron ser liberados. Bien, Miers, al momento de liberarse de la marca. Luego del gol, Alianza seguía siendo dominador claro del partido. San Martín no llegaba a acostumbrarse a la inferioridad numérica y se encontraba mareado tras esos golpes que fueron la expulsión y el gol. Alianza tuvo para liquidar a su rival y no lo hizo. Tuvo varias opciones en las que llegaba con peligro a campo rival y hacía una de más, se equivocaban en el último pase, las paredes no se concretaban.

El defensa paraguayo celebrando "a lo Bebeto"
De a pocos, el rival se iba parando mejor en el campo y a ganar en toques y rapidez a la vez que Alianza perdía eso que hizo que saliera tan agresivamente los primeros minutos, dando paso al desorden en el medio campo, donde las pelotas las perdía rápidamente y lo sufría la defensa. El desorden era tal que muchos esperaban que terminara el primer tiempo para que el equipo pudiera ir al descanso con la ventaja del gol y así poder replantear el partido. Esto no fue así dado que, al minuto 46, Aldo Corzo empataba el partido luego de un prolijo y bien dirigido cabezazo que venció a Forsyth. Un ex Alianza nos anotó ese gol que nunca debimos recibir en una serie de dos partidos. Así terminaba la primera parte.

Segundo tiempo: Dos sistemas, un partido

Algo que había caracterizado a Alianza estas últimas fechas (luego del fracaso en la pre-Libertadores y el mal inicio del presente torneo) era una “vuelta a sus raíces” en la que el juego bonito y a ras de campo volvía a ser prioridad en el esquema de juego grone, dejando atrás un poco la fórmula que había traído resultados el año pasado: pelotazo y que el delantero resuelva. Sanguinetti quiso continuar con su esquema de juego a ras de campo e hizo ingresar a Deza por Albarracín, de flojo partido y quien perdió la marca de Corzo en el empate. La fórmula que funcionó en el partido anterior ante Sport Huancayo, no funcionó ante un equipo puntero de su grupo como la San Martín. Durante los primeros veinte minutos del segundo tiempo, las llegadas más claras de Alianza se quedaban en los últimos tres cuartos de cancha; ahí fallaban las paredes, el pase habilitador, el disparo al arco, se hacía una de más. Por otro lado, la USMP iba ganando más confianza y tuvo diez minutos de generar ocasiones que fácilmente pudieron haber concretado de no haber sido por mala puntería o por excelentes intervenciones de Forsyth. Joel Sánchez, ex jugador blanquiazul, era la pesadilla de la defensa grone. Tanto como generador de jugadas como de habilitador, el menudo jugador santo nos los puso de corbata las veces que se aproximaba a área blanquiazul, en complicidad con la pasividad de la defensa. Sanguinetti, en este momento, leyó el partido y mandó a la cancha a Guevgeozián para que convivan en el mismo partido los dos sistemas de juego principales que maneja: el toque a ras de campo y la búsqueda constante del 9. Alguno tenía que funcionar.

Mauro Guevgeozián ya nos había dado aire antes frente al mismo rival y por el mismo torneo, en un partido gratamente recordado. La falta de resultados, la impaciencia del hincha al ver que solo se jugaba al pelotazo y al centro y la implantación de un nuevo esquema de juego lo relegaron a la banca. Pero el hincha no lo olvidó en ningún momento, si no vean los vítores del público cuando se anunció su entrada al campo de juego. Puede que el uruguayo no sea un crack distribuyendo balones pero él entró a meter goles. Y eso hizo. Cuando parecía que no encontrábamos la fórmula para obtener ventaja, se recurrió a la fórmula del 2014: centro de Landauri y cabezazo de Mauro. Y él, vivísmo, se zafó de la marca y conectó el centro de Landauri con un cabezazo fortísimo que venció a Ferro. Buen y gritadísimo gol en Matute. Como hace casi un año, Mauro nos volvía a dar vida.
El gol que hizo estallar Matute


El partido seguiría de ida y vuelta los últimos minutos. De la mano de Joel Sánchez, la San Martín lograba crear peligro, incluyendo un sombrero que casi sorprende a Forsyth pero que logró desviar luego de una espectacular estirada. Alianza intentaba con contragolpes, aprovechando el cansancio del rival, pero no llegaba a concretar. El marcador no se movería y Alianza ganaba los primeros 90 minutos de esta serie de 180.

La figura del partido fue…



Para Alianza Lima fue determinante tener a un arquero seguro para detener los avances del equipo Santo en un momento en el que parecía que había igualdad numérica en ambos equipos. La figura grone de este partido fue George Forsyth.


Apreciaciones finales

No hemos enfrentado a cualquier equipo. Se trata de uno de los equipos que mejor venía jugando en el Torneo del Inca y hemos logrado ganar. Si alguna lección debe dejarnos este partido es que debe liquidarse al rival cuando se tiene oportunidad, sin sobrarse. Alianza perdonó durante los minutos de gran ofensiva que tuvo y se vio sufriendo durante tramos del partido, aún con superioridad numérica. Asimismo, es bueno saber que se cuenta con un delantero efectivo en la banca en caso el esquema de juego actual se encuentre trabado. Mauro entró para hacer el gol y cumplió, ese es un acierto técnico y hay que resaltarlo también.

Próxima cita

No se pudo terminar con el marcador en cero y eso puede influenciar. Hubiera sido preferible terminar 1 a 0 a este 2 a 1, debido a la regla del gol de visita. De todas maneras, Alianza Lima tiene que salir a conseguir una victoria al Miguel Grau del Callao este sábado a las 3:00 pm cuando enfrente al mismo rival de hoy en el partido de vuelta. Creo que todos estamos de acuerdo en que será a estadio lleno y con abrumadora mayoría blanquiazul así que la hinchada también jugará su propio partido apoyando al equipo. Todos juntos buscando la final.


¡¡ARRIBA ALIANZA!!

Fotos: Ovación Digital, Andina

domingo, 5 de abril de 2015

Con algo más que corazón

Alianza Lima 2 - Sport Huancayo 0

Los giros que da el fútbol. Hoy recordé aquella última fecha en simultáneo del Clausura 2014, fecha en la cual, con casi nada de fútbol pero con muchísimo corazón y gracias -también- al peso de la camiseta y la hinchada, Alianza se impuso por 2 a 3 a un complicadísimo Melgar (en Arequipa) para forzar un partido extra de definición en dicho certamen. Repito el balance: Camiseta, coraje y empuje del hincha, mucho más que juego. En el fútbol de hoy, esas dosis de cada ingrediente no pueden ser de ningún modo la receta para el éxito. Así es posible sacar adelante partidos, pero no campañas enteras, y fue por eso que no pudo ganarse la definición del Clausura ante un rival futbolísticamente superior. 

Hoy, Alianza tuvo una presentación en la que -según quien escribe- utilizó sus armas en la medida justa: fútbol como prioridad con la pelota al piso, disciplina táctica para presionar las salidas huancaínas y hacer el retorno, mucha actitud para ir al frente y cumplir con la tarea sin pensar tanto en lo que pasara en Pucallpa; y ya como un plus, un envión extra por el aliento de la gente y la conciencia acerca del escudo que se llevaba en el pecho. 

Alianza cumplió con lo suyo mientras el resultado de otro partido terminó dándole el pase a las semifinales.
Escribe: El Mago del Arco (@elmagodelarco)

Si bien me remití a partidos del año pasado como ejemplos, tan solo el miércoles Alianza había exhibido nuevamente esa mezquindad para con el juego, apelando al ya conocido "guerrazo" o "pelotazo" que hace mucho tiempo ya es marca de Sanguinetti. El triunfo de hoy fue simbólico, y definitivamente tiene que haberle marcado la pauta al entrenador sobre lo que debe presentar el equipo cada vez que pise la cancha, sea cual sea.

Así alinearon:


  • Cambios en Alianza Lima: Guevgueozián por Noronha; Deza por Albarracín; Atoche por Costa
  • Cambios en Sport Huancayo: J. Chumpitaz por 
  • Expulsados en Alianza Lima: Ninguno.
  • Expulsados en Sport Huancayo: J. Chumpitaz (67'), Gonzáles (91')
Primer tiempo

Alianza entró a atacar sin rodeos. Como ya está estimado cada vez que el punta es Noronha, los 'grones' movieron mucho la pelota a través de sus volantes ofensivos (Costa, Cueva y Landauri), con paciencia y la justa prudencia para buscar los momentos justos en los cuales golpear. Lo que falló fue el criterio para las decisiones finales. Sobre todo Costa y Cueva se excedieron en individualidades, quedando indecisos en el último toque sobre si pegarle, asistir o buscar el penal (de hecho, Costa lo consiguió una vez, pero no se lo cobraron). Entre tanto, Huancayo, quedó totalmente sofocado con la presión aliancista, parando en ocasiones a su oncena entera dentro de su campo y casi renunciando al ataque. El tanto blanquiazul no llegaba, pero quedaba la sensación de que no se iba a hacer esperar demasiado.

Segundo tiempo

Al ver Sanguinetti que Huancayo no mostraba ninguna intención de abrir su candado (el empate le convenía), acertadamente hizo ingresar a Jean Deza por Paulo Albarracín, puesto que no era necesario mantener a dos contenciones y más bien se buscaba -aún- más volumen ofensivo (al fin un atisbo de visión de juego de buen entrenador). Deza hizo quizá su mejor entrada en el torneo y aportó muchísimo al equipo con sus desbordes por la banda derecha. Precisamente en una de sus primeras incursiones, cuando recién nos acomodábamos para ver el segundo tiempo, previo autopase la dejó servida para que Christian Cueva defina con frialdad hacia el rincón derecho del arco de Pinto. Se obtuvo así la apertura del marcador que nos era merecida desde el primer tiempo. Catorce minutos después, Noronha generó un penal para que -nuevamente- Cueva anote, poniendo así el marcador definitivo.

Cueva fue una de las figuras con sus dos tantos en la victoria blanquiazul.
Posteriormente Huancayo buscaría el descuento, teniendo un par de oportunidades claras que encontraron muy bien parado a Forsyth (y un remate al palo), asustándonos un par de veces con el 2-1 que nos hiciera pasar (para variar) un final aún más dramático. Pero felizmente no se dio. Cuando cumplíamos los 86', todo el estadio estalló al conocerse el resultado final del partido entre Sport Loreto y Unión Comercio, cuyo empate cerraba nuestra clasificación a las semifinales del Torneo del Inca.

La figura del partido fue...


Jean Deza. El número 9 entró a aportar claridad a un equipo que ya andaba claro arriba, y al que solo le faltaba una dosis de inspiración más para redondear una muy buena tarde en general. Se comió la banda derecha, llegó muy bien en cada contra aliancista, generó una expulsión huancaína y apeló inteligentemente a un lujo para asistir a Cueva en el primer tanto.

Apreciaciones finales

Alianza ya sabe a qué tiene que jugar. Su juego aún no es el ideal, hay cosas que ajustar como la inseguridad aérea cuando se asume el rol defensivo, entre otros pequeños detalles, pero la idea del juego parece estar clara en los jugadores. Lo que sí me preocupa es que termine de quedar clara en Sanguinetti. Lo sé, es raro tener esta preocupación tras la evidente mejor producción que tenemos con este esquema, pero es que el empecinamiento sanguinettista por el juego 'a la uruguaya' cuando jugamos de visita o con el marcador en contra ya tiene muchos antecedentes. 

Realmente espero que el dueño del buzo blanquiazul encuentre la madurez y la conciencia necesarias para decidir bien en otro tipo de escenarios. No puedo dejar de pensar en que Sanguinetti se encontró con este funcionamiento a partir de razones circunstanciales (lesión de Guevgueozián) y quizá no tanto por una disposición propia. Esperemos que tenga mucha inteligencia para la llave que se viene.

Próxima cita

Mañana al mediodía se realizará en la ADFP el sorteo entre los cuatro semifinalistas del Torneo del Inca (Alianza Lima, San Martín, César Vallejo y Real Garcilaso). No existe ningún tipo de condicionamiento (Vallejo incluso podría jugar contra Garcilaso pese a ser ambos del mismo grupo), por lo que el próximo domingo podríamos estar jugando en Lima, en Trujillo o en Cusco. Lo importante es que, donde sea, seremos locales.

Aún no hemos ganado nada y cualquiera de esos tres rivales será muy complicado, así que aún queda mucho por remar. La hinchada será fundamental sin importar el escenario, y estoy seguro de que estará a la altura. Juntos debemos conseguir este primer objetivo.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Epensa, De Chalaca.

viernes, 3 de abril de 2015

Mal negocio

Unión Comercio 3 - Alianza Lima 2

¿Demasiado bello para ser verdad? La racha (y el buen juego) nos duró tres partidos. En Moyobamba, donde debimos hacer el mejor de todos, volvimos a lo de antes: Alianza se mostró como un equipo demasiado largo y sin ideas de asociación. Por momentos hasta se vio poca entrega de parte de algunos jugadores. Quizás cansancio, o quién sabe. Lo cierto es que este Alianza más se pareció al de inicios de año. Al que no ataba ni desataba ante el sparring de la Noche Blanquiazul, y al que terminó sucumbiendo en la Libertadores. Este Alianza se pareció más al que Sanguinetti no puede controlar de ninguna forma, como la creación que supera (para mal) a su propio creador. Derrota ante Unión Comercio y ahora el Torneo del Inca 2015 no se ve tan cerca.

Primer tiempo

Alianza alineó con Forsyth en el arco, Miers y Aparicio en la zaga central, Trujillo y Li como laterales. Atoche y Albarracín en la primera línea de volantes, Costa, Landauri y Mimbela como creativos; volvió al titularato Mauro Guevgeozián como único atacante. Ajá...

Desde el primer minuto Comercio salió con todo a demostrar que su imbatibilidad en casa no es ningún mito. Alianza intentó esperar pero sin inteligencia, desbaratando por sí mismo su propio orden ante los intentos locales. Los selváticos fueron más durante casi todo el primer período. Dominaron territorialmente y dispusieron de las mejores ocasiones, todo esto ante los nulos intentos de Alianza tanto en defensa como en ataque. La recompensa a este esfuerzo llegó al minuto 38. Mario Velarde hizo añicos la marca de Koichi Aparicio y con remate cruzado venció a Forsyth. Pero cuando todo hacía pensar que Comercio se iría al descanso con el merecido score a favor, Gabriel Costa (junto a Forsyth, de lo poco rescatable del partido) aprovecha una serie de rebotes en el área rival para colocar un buen remate que venció finalmente a Ruíz. Esto en las postrimerías del primer tiempo. Sanguinetti tenía la oportunidad de corregir errores y salir a la segunda parte con paridad en el marcador.

Tras perder en Moyobamba, Alianza persigue el Torneo del Inca como Koichi a Pajoy.
Segundo tiempo

La única modificación de Sanguinetti fue sacar a Mimbela para poner a Preciado con la idea, quizás, de tener más desborde por las bandas. En poco tiempo nos dimos cuenta de que el plan no iba a funcionar, pues el colombiano más se dedicaba a intentar marcar ante la poca eficacia defensiva que había en el medio. En cuanto a la elaboración aliancista, se mantuvo el tenor del primer tiempo: dos toques y pase largo arriba, o lo también llamado "pelotazo". ¿Casualidad que se juegue así solo cuando está Guevgeozián arriba? El caso es que con ese sistema de juego Alianza se hizo más que predecible para Unión Comercio, que sí visualizó posibilidades al ras del campo, posibilidades que concretaría con buen juego colectivo. 

Al minuto 52, un conocido nuestro, 'Wally' Sánchez aprovecha los espacios regalados por la defensa victoriana para derrotar a Forsyth con un tiro colocado. Era el 2 a 1 y habría más, porque 10 minutos más tarde, el lateral Miguel Trauco sacó un remate potente que traspasó la línea de gol. El 3 a 1 no dejaba dudas de que había un solo equipo en la cancha. Sin embargo, la ambición de Unión Comercio no se detenía y sus ataques continuaron. Oportunas reacciones defensivas y Forsyth evitaron el marcador de escándalo. Pero esto es fútbol, y Comercio sufriría un poco más para consolidar su victoria, pues nuevamente el uruguayo Gabriel Costa anotaría para Alianza, esto al minuto 83. El golazo del 'chato' le dio a Alianza ese último aire cuyo impulso casi le da el empate a la blanquiazul hasta en dos oportunidades, pero esto hubiera sido demasiado premio para uno y castigo para el otro. La victoria moyobambina fue irrefutable, y Alianza, nuevamente, se empieza a complicar en las instancias finales de un torneo.

El buen ánimo no conllevó esta vez al buen juego.
¿Cualquiera menos el 'guevo'?

Mención aparte para Sanguinetti y su obsesión con el armenio. A pesar de que era el llamado a salir pues estaba teniendo un partido intrascendente (más allá de que antes haya tenido partidos así donde al final es él quien anote los goles, cosa que cualquier otro jugador puede hacer con solo aprovechar sus oportunidades, sin desmerecerlo...), nunca se movió de su sitio. Mimbela, que dentro de todo intentaba algo distinto, salió del campo antes de iniciar el segundo tiempo para permitir el ingreso de Preciado, que hizo poco. Atoche salió para que entre Noronha, que hizo un poquito más, aunque esto conllevó a que se perdiera la de por sí poca marca que había en la mitad del campo. Canales entró por Landauri en una decisión más que cuestionable, pero, ¿y Guevgeozián?, cansa tener que decir eso: Alianza juega de una forma (efectiva, olvidémonos de la palabra "bonito") sin Guevgeozián, y de otra forma (predecible, olvidémonos de la palabra "feo") con Guevgeozián. Sin importar gustos, fijémonos en lo que le conviene al equipo. El armenio es hoy una pieza de recambio, o debería serlo en todo caso.

Apreciaciones finales

Alianza se complica (y esto ya hasta suena familiar). Se complica a sí mismo, y aunque Sport Huancayo no se aseguró arriba, algunos otros partidos nos obligan a ganar sí o sí y además esperar otros resultados para seguir en camino. Y es que con la victoria de Real Garcilaso sobre la 'U' en el Monumental prácticamente debemos olvidarnos del tema de los mejores segundos. Es quedar primeros o nada, lo que implicará vencer a Huancayo en Matute y esperar a que Sport Loreto haga lo propio, o que al menos empate, con Unión Comercio, que viene embalado. Si nos metemos de lleno al tema de las matemáticas vamos a acabar con más preguntas que respuestas, mejor verlo así: a ganarle a Sport Huancayo, y a esperar lo que pase con Sport Loreto frente a Comercio. Puede suceder de todo el domingo, pero lo que más me preocupa es que Alianza haya vuelto definitivamente a la fórmula anterior, la misma que ya no da resultados y que nos mandará derechito a un nuevo fracaso, en lugar de continuar con lo que se estaba haciendo (bien) en las últimas fechas.

Sanguinetti, no nos des más motivos para seguir pidiendo tu salida. De verdad queremos que nos tapes la boca, porque eso también será por el bien de Alianza.

Marco Miers también hizo vista gran parte del partido.
Próxima cita

Domingo (esperemos que de resurrección) a las 3:30 pm, en el coloso Alejandro Villanueva, se jugará la última fecha regular del Torneo del Inca 2015. Alianza tendrá que volver a la senda del triunfo ante un cuadro huancaíno que también se jugará su final. Como dije líneas arriba, es el todo o nada, solo ganar sirve, y lamentablemente ganar y esperar el pitazo final de otros partidos. Ahí estaremos, pues, ¡ARRIBA ALIANZA!

Por Alejandro de Cotabambas
Fotos: DeChalaca.com 

lunes, 30 de marzo de 2015

Se fue Susana Cuba, y ahora, ¿quién viene?

Sobre el fin de una era y los (poco esperanzadores) nuevos comienzos

Como ya es de conocimiento general, la administración actual del club Alianza Lima, liderada por Susana Cuba, dio "un paso al costado", oficializando su renuncia el pasado 23 de marzo mediante una carta que se propagó rápido por las redes sociales. Esta medida sorprendió a propios y extraños (sobre todo porque Cuba siempre se mostró impermeable a las críticas de hinchas y socios), pero tendría razones bastante agudas que tienen que ver sobre todo con el sentir de la llamada 'dama de hierro grone'. 

Con esta carta Susana Cuba puso fin a su paso por Alianza Lima.
Tras indagar en fuentes internas del club, pudimos enterarnos de estas razones: en primer lugar, la relación entre Susana y los jugadores se hacía cada vez más tensa, esto sobre todo porque deportistas referenciales del plantel actual expresaron abiertamente su desacuerdo con ella en su "manera de manejar los asuntos del club", suponemos que esto tiene que ver mucho con la rigurosidad y, a menudo, poco tino que demostraba en sus decretos y declaraciones sobre los diversos temas que competen a Alianza Lima (entre ellos las satanizadas sanciones y lineamientos de conducta). En segundo lugar, los socios del club, quienes, desde que se designaron administraciones concursales para clubes en quiebra, no dejan de cuestionar sus acciones a tal punto de, en algunos casos, tratar de descalificar a sus administradores con injurias o calumnias de grueso calibre. Y en tercer lugar, la propia SUNAT, que a través de su actual jefa, Tania Quispe, expresó públicamente que está evaluando la gestión de ALBA Consult al mando del club, por diversos informes que contenían "malas referencias" con respecto a la gestión. Esto básicamente por el último atraso de sueldos que se hizo público días atrás.

Sin embargo, la gota que habría rebalsado el vaso fue una nota de un diario deportivo local que acusaba a Cuba de tener al club en "desfalco", y que esa sería la razón por la que la SUNAT estaría pensando en  posibles reemplazos. 

Al ver que no tenía respaldo de ningún frente, Susana Cuba decidió poner fin a su etapa como administradora del club Alianza Lima a través de la ya mencionada carta.

Con aciertos y falencias, Cuba deja a Alianza Lima en un interesante camino financiero.
¿Qué opinamos sobre la gestión de Susana Cuba en Alianza?

Pues básicamente lo que siempre hemos expuesto a través de nuestros medios, y lo que, además, opinan muchos hinchas blanquiazules: que en lo estrictamente administrativo, la gestión aprueba con buena nota: se implementaron departamentos de prensa, operaciones y marketing; se ordenaron los pagos, se mantuvo casi siempre al día a los trabajadores del club (incluyendo jugadores), se sinceraron los salarios, se empezaron a pagar deudas antiguas, se llevó un control transparente de las cuentas del club ante los socios, se realizaron convenios importantes, etcétera. No obstante, en el otro aspecto importante del club, el deportivo, hablamos de tres años sin logros relevantes, y además sin tener un esquema de trabajo eficaz que abarque no solo al primer equipo, sino también a la reserva y las divisiones menores. No dudamos que esto se intentó, pero, como en toda evaluación, lo que importa es el resultado final, y este ha sido deficiente.

¿Que Alianza Lima hace mucho no obtiene logros relevantes, lo que incluye a presidentes anteriores?, no lo negamos, ni lo ponemos en tela de juicio, pero eso no viene al caso ahora que se está evaluando a una gestión en particular. Lo objetivo es que con Susana Cuba solo obtuvimos el Torneo del Inca 2014 (lo cual nos significó una clasificación a la primera fase de la Copa Libertadores 2015 de la que nos fuimos vapuleados por Huracán), ¿y en los demás retos?, bueno, no hay mucho más que decir al respecto.

Y solo para cerrar la idea, más allá de las innegables deficiencias de esta gestión, creemos que este camino de la reestructuración administrativa es el mejor para nuestro club, habiendo, eso sí, que mejorar el planeamiento deportivo, pero teniendo siempre en cuenta que el primer peldaño para obtener los objetivos deportivos es precisamente la institucionalidad, algo que habíamos perdido con la era en que los socios del club eran los que manejaban el poder. Por lo tanto, independientemente de los planes que tengan los socios para el futuro (que pueden ser buenos o malos), creemos que Alianza necesita un manejo gerencial que sincere, obtenga y optimice los recursos para cumplir sus metas. Esto no implica necesariamente que el club siempre tenga que estar en manos de personas no socias, pero sí que el manejo debe seguir priorizando lo administrativo con la idea de tener una base sólida para cumplir lo netamente deportivo. Dicho esto, continuemos.

Y ahora, ¿quién viene?

Con Susana Cuba, aprobada o no, fuera del juego, se comienzan a barajar nombres para su posible reemplazo, y he aquí el problema: los nombres no generan mucha confianza. Pasemos a mencionarlos y describirlos un poco.

El candidato de fuerza sería Christian Bustos, exgerente de Frecuencia Latina y productos Paraíso. Abogado de profesión, Bustos tiene mucha experiencia en cargos gerenciales (aunque nos confirman que lleva ya dos años sin ejercer alguno), pero, ¿qué tiene de "malo" Bustos?, pues aparentemente estaría relacionado con Mario Manzur, cuestionado socio de Alianza Lima que, según nuestras fuentes, tendría más de un interés personal en participar de la administración del club. En otras palabras, detrás de Bustos está Manzur, y Manzur, junto con otros cuestionados socios a lo largo del tiempo, fueron los que llevaron al club a la quiebra que hoy conocemos. Se trata de continuismo puro y duro, lo cual en definitiva no iría a favor de la renovación administrativa que el club debe seguir experimentando para alcanzar los tan ansiados brillos que su historia merece. Además de todo esto, Bustos estaría relacionado con Giancarlo Polastri, exgerente de Marketing del club Alianza Lima, despedido por Susana Cuba hace unos meses por la presión de la barra al enterarse de que es hincha de Universitario de Deportes. En otras palabras, es probable que, de llegar Bustos al poder, Polastri vuelva a tener alguna posición en el club.

Manzur y Bustos en una interesante tertulia.
El segundo candidato es Marco La Jara, empresario de quien conocemos muy poco, salvo que tiene vínculos con Francesco Manassero (de hecho, sabemos de buena fuente que el hermano de Manassero y De la Jara llevan una empresa juntos), presidente de la Agremiación de Futbolistas Profesionales del Perú (SAFAP), y cuestionado por su, digamos, personalizado manejo de las deudas que los clubes mantienen con los jugadores. Manassero, como sabemos, es un feroz crítico de las actuales administraciones concursales, pues estas prescinden de sus lineamientos para el pago de deudas, centrándose en el trato directo con el jugador (esto quiere decir que no hay comisiones para él, porque el trato se hace entre el club y jugador sin intermediarios). Es decir, Manassero ansía volver al sistema anterior de administración societaria, el mismo sistema que desfalcó a los clubes más queridos del país, y que además terminó por hundir aún más el fútbol peruano. 

Y el tercer candidato es Alberto Siles, hasta donde sabemos, el único que no tiene extraños contactos con socios del club o agremiados. Siles trabajó durante muchos años en la Federación Peruana de Fútbol (FPF) donde participó directamente en diversos eventos deportivos como el Mundial Sub-17 y la inauguración del nuevo Estadio Nacional, entre otros. Se autodenomina "experto en gestión deportiva y uso del deporte como herramienta de responsabilidad social", y hasta ahí todo bien. Lamentablemente fuentes cercanas nos confirman que Siles estuvo "demasiado pegado" al inefable Manuel Burga durante su gestión (lo que hace dudar de su honestidad) y que, además, al igual que el mencionado expresidente de la FPF, es simpatizante del 'compadre'. Esto nos lleva a una pregunta que pocos pueden responder sin encender las vísceras:

¿Es tan importante que un presidente de Alianza Lima sea hincha de Alianza Lima?

Para mí, sí. Tan importante como que un presidente de la República tenga en su corazón un mínimo de cariño por su patria. 

Estuvimos en un momento crítico para la institución en el que se necesitó de una mano dura y una mente ordenada para reparar el daño que hicieron gestiones anteriores (cuyos representantes afirmaban amar al club, dicho sea de paso), en ese contexto el hinchaje del presidente pasó a un segundo plano. Pero ahora que el camino parece trazado y que lo ideal sería seguirlo, creo que un presidente que, además de las competencias necesarias para ejercer un cargo administrativo tan importante, sea hincha del club que va a presidir, sería lo óptimo. 

Y es que un club deportivo no es solo una institución. Al tener tantos millones de apasionados seguidores implica también un manejo emocional importante en el que Susana Cuba no estuvo a la altura (sea porque no es hincha de Alianza, porque no le interesa particularmente el fútbol, o porque las voces que la señalaban como hincha de la 'U' tenían razón). Tener un presidente hincha implica, además, de vez en cuando dar ese pequeño plus de esfuerzo en situaciones donde otros ya dieron todo por perdido. Aunque es cierto que esto también tiene mucho que ver con la personalidad.

¿Puede que un presidente, así no sea hincha de Alianza, lo dé todo para sacar al club adelante?, sí, si tiene la personalidad y el profesionalismo para hacerlo. Pero si estamos en búsqueda del candidato perfecto, creo que debería cumplir con todos los requisitos competentes, y además tener un corazón blanquiazul. Y aunque esto suene utópico o demasiado pasional, no podemos ocultar nuestro deseo de, finalmente, tener un administrador que no solo vele por los intereses financieros y deportivos del club, sino que además nos represente en cuestiones de pasión y amor por los colores.

La pregunta es, ¿alguno de los candidatos propuestos cumple con ese perfil?, al parecer estamos, como ya es costumbre, ante una situación donde debemos optar por el mal menor. Aunque, a diferencia de las elecciones presidenciales o municipales, aquí ni hinchas ni socios tenemos derecho a voto.

Lerner y ocho socios más componen Promotora Blanquiazul, ¿será solo amor lo que los mueve?
Promotora Blanquiazul, ¿la carta bajo la manga?

El grupo de socios Promotora Blanquiazul es la otra alternativa. Salomón Lerner y su equipo vienen trabajando en una propuesta de financiamiento con la que el club podría sanear gran parte de sus deudas (sobre todo con la SUNAT) en menos tiempo. La primera propuesta fue hecha el año pasado pero la SUNAT la desechó. Promotora Blanquiazul insiste en ser la solución a los problemas de Alianza Lima y vuelve al ataque con una propuesta mejorada que la Intendencia ve ahora como materia de evaluación. De aceptarse la moción, Promotora Blanquiazul sería el nuevo máximo acreedor del club. Dentro de su plan estaría contar con un gerente deportivo y un administrador financiero. En otras palabras, ya no sería la SUNAT quien defina el rumbo del club, sino este grupo de socios. 

Preocupa algo: ¿qué intereses hay detrás de esto?; ¿será puro amor lo que mueve a Promotora Blanquiazul?, ¿cómo pretende recuperar lo invertido si llegase al poder?, ¿o acaso son tan hinchas que van a regalar esa plata?, es lo que tenemos pendiente averiguar. No obstante, al parecer, las posibilidades de Lerner siguen siendo escasas, pues es una obviedad que a la larga lo más conveniente para la SUNAT es que Alianza pague la mayor cantidad de dinero, así le tome más tiempo hacerlo (con el financiamiento actual, Alianza tardaría quince años en pagar la totalidad de su deuda, mientras que, con la propuesta de Lerner, serían diez años; haciendo sumas y restas con intereses, Alianza en quince años pagaría un 30% más de lo que pagaría en diez).

¿Qué alternativa sería la mejor?

O acaso deberíamos preguntar, ¿qué alternativa sería la menos mala para el club?

Actualmente no nos inclinamos por alguna en particular, pero sí sabemos qué no queremos: no queremos gente que obstaculice la buena senda que hemos iniciado con la administración saliente en lo financiero. No queremos gente que intente hacer del club su propia chacra, como ha pasado antes. No queremos gente que prometa mucho y que luego se dedique a no cumplir. No queremos gente que anteponga sus propios intereses sobre los de la institución. No queremos gente que nos engañe comprando jugadores estrella para ilusionar, y que luego serán impagos. No queremos continuismo de gestiones anteriores, pero sí queremos que los cambios positivos continúen. Que se corrija lo que ha de corregirse. Que vuelva la preocupación constante por nuestros potrillos, porque ellos son el futuro no solo de Alianza, sino del fútbol nacional. En resumen, que se respete el actual proceso de orden y limpieza que está sufriendo el club, pero implementando mejoras en lo que ha estado cojeando. ¿Es tan difícil elegir y contar con un gerente deportivo competitivo?, ¿es tan difícil ser transparente y ordenarse en favor de objetivos bien trazados?, en Alianza no hay quien descubra el fuego, ni hay que hacer aparecer cosas: tenemos un potencial de desarrollo enorme a partir del arraigo popular que despierta el club y el valor de su marca. Cualquier profesional competente podría explotar estos recursos y convertirnos en una institución a la altura de su historia y tradición. Pero primero lo primero, seguir saliendo del hueco donde nos metieron algunos que hoy quieren volver.

Más allá de la postura de esta página, los invitamos a sacar y exponer con total libertad sus propias conclusiones.

¡ARRIBA ALIANZA!

Por Alejandro de Cotabambas.
Fotos: Epensa y archivo de EBI.

lunes, 23 de marzo de 2015

C4L0r Grone

Alianza Lima 4 – Sport Loreto 0

Tarde calurosa en matute pero eso no impidió que la fiel hinchada se haga presente presagiando una tarde de buen fútbol y así fue, Los dirigidos por Sanguinetti salieron a la cancha a presionar y apoderarse de la pelota tocándola con diligencia y haciéndose dueño del partido. Tres puntos valiosos que nos dejan como mejores segundos y con la posibilidad de seguir escalando en la tabla.

A estadio lleno. Alianza se reencontró con su hinchada.
Así formaron:

Alianza Lima:


Forsyth; Miers, Aparicio, Li, Trujillo; Atoche, Albarracín, Landauri, Costa, Cueva y Noronha.
Sport Loreto:


Matamoros; Cárdenas, Velja, Rosell, Reina, Rivas, Neyra, González, Cruzado, Villalba y Mayora.


Estadio: Alejandro Villanueva (Matute)
Arbitro: M. Garay (Regular)


Primer tiempo:
El equipo de Sanguinetti sumó 13 puntos y es segundo del Grupo C. El partido inicio con un rápido dominador local quien impuso una marca agresiva y procuró jugar el balón al piso, fiel al estilo tradicional del equipo del pueblo. El primer tanto lo anotó el mediocampista Christian Cueva de penal. En una jugada discutida le comenten penal a Costa y Garay cobró sin dudar, Aladino, quien marcó un doblete en el encuentro, puso el primero y le dio la tranquilidad al cuadro íntimo.

Alianza empezó abriendo la cancha ya con el marcador a favor pero encontró a un Loreto que incomodó en el juego aéreo, Forsyth tuvo que intervenir en un par de ocasiones para evitar que se diera la paridad en el encuentro.

El segundo tanto llegó gracias defensor Koichi Aparicio. El zaguero marcó de cabeza tras un centro por la derecha de Costa a los 25 minutos del primer periodo. Alianza ya dominaba el encuentro presionando al rival permitiendo la recuperación de la pelota facilitando a Cueva hilvanar jugadas tocando en primera junto a Costa, Noronha y Landauri.

Nos iríamos al descanso con el marcador 2 – 0.
Celebra Alianza. Landauri es pieza fundamental en el equipo de Sanguinetti.
Segundo tiempo:

Se inicia la segunda parte del encuentro con la misma tónica, Alianza recuperando pelota y buscando abrir la cancha y generando espacios, minutos después, en la que consideramos la mejor jugada del partido, Li se proyecta por derecha superando a su marcador y juega en corto a Costa quien hace la pared y ante la proyección del lateral hace un cambio a la izquierda donde llega Landauri al área rival y sacándose al defensa la mete con el borde externo al arco de Matamorros. ¡Golazo de Alianza!

Sport Loreto bajaría los brazos y a los 56’ tras una jugada colectiva pelota al piso, Landauri centra el balón y aparece desde atrás Cueva para poner el 4to para Alianza, las tribunas celebran y el partido continuaría su trámite sin mover el marcador hasta el final.
¡Grítalo Alianza!
El mejor:

C. Cueva viene demostrando que cuando se dedica a jugar puede ser el 10 que Alianza necesita, su doblete, las combinaciones con Landauri y Costa además de las asistencias lo hacen el mejor del partido.
Celebra con la hinchada, Cueva fue el mejor
Apreciaciones finales:

Buen partido de Alianza Lima ante un equipo modesto como Sport Loreto, se nota que en el cuadro grone hay un planteamiento alternativo al pelotazo y creemos que esta es la ruta para paso a paso alcanzar objetivos en este 2015 donde el aficionado (que respondió en asistencia) espera que el equipo sea protagonista. Vemos que fecha a fecha se consolida el buen trato del balón y la hinchada siente que se va recuperando el buen juego al que muchos dábamos por perdido, podemos mirar a la banca de suplentes y encontrar alternativas al equipo titular, una vez más la fe del pueblo está ahí, esperemos con mucha expectativa las siguientes fechas donde podremos ver el real nivel del cuadro de Sanguinetti ante rivales que exijan más.
Próxima cita:

Ahora se viene lo bueno para Alianza Lima que en las últimas fechas enfrentará a sus rivales directos: Unión Comercio (visita) y Sport Huancayo (local). Sumando los 6 puntos tomarán la punta del grupo ‘C’ y llegaremos entonados a las instancias finales. Seguimos como mejores segundos pero debemos pensar en ganarlo todo.
¡ARRIBA ALIANZA!

Por: Quintín.
Fotos: Club Alianza Lima, Epensa