domingo, 13 de abril de 2014

Vientos de cambio

Juan Aurich 1 - Alianza Lima 3

Con indumentaria alterna pero con el mismo pueblo viajero acompañando siempre, Alianza llegaba a Chiclayo a una cancha que ha sido, en los últimos años, escenario de reñidas batallas con el equipo de dicha ciudad y esta vez no sería la excepción. Estando, al inicio de la fecha, Juan Aurich primero y Alianza segundo en el grupo de la Torneo del Inca, había motivos para indicar que este era el partido de la fecha en el actual torneo.

El viento, fuerte como de costumbre en Chiclayo, empujaba directo hacia el arco al que atacaba Alianza Lima. Desde el inicio del partido, los jugadores grones buscaban aprovechar esto al momento de lanzar pases al vacío buscando que los compañeros corran. En una de esas, al minuto 4, Albarracín la recibo en tres cuartos de cancha, por el flanco derecho. Luego de eludir la marca de dos defensas, entra al área y saca un potente y colocado disparo que fue, finalmente, desviado por Goyoneche. Avisaba Alianza.

La respuesta del cuadro chiclayano no se hizo esperar. Una incursión del ex-Alianza Roberto Ovelar por derecha y en la cual saca un centro-pase al medio del área. La pelota la encuentra Pacheco que remata al arco y Forsyth hace un gran esfuerzo para llegar y rechazar el balón fuera de su arco. El duelo entre Pacheco y el portero grone no terminaría ahí. Una falta, minutos más tarde, al borde del área se perfilaba como peligrosa debido a la calidad en ejecución del delantero del Aurich. Dicho y hecho, Pacheco ejecutó magistralmente pero mejor fue la tremenda volada de Forsyth, sacando el balón y mandándolo al corner. ATAJADÓN con todas sus letras. Gran maniobra el 1 grone que permitía mantener la paridad en el marcador.

Mauro Guevgeozián ha completado, con la faena de hoy, cuatro goles en el año. Los cuatro de cabeza.

El partido se iba emparejando, ambos equipos buscaban desequilibrar para romper el empate en el marcador. Tenía que hacerse algo de forma distinta y eso entendió Guillermo Guizasola. Dejó el lado derecho para encarar y subir hasta el borde del área, desde donde lanzó un centro que ningún defensa chiclayano alcanzó pero que encontró en el aire, bien ubicado a Mauro Guevgeozián quien, con un gran gesto técnico, cabecea el balón y la pone en un sitio imposible para Goyoneche quien solo atina a observar como ingresa la pelota. Buen gol del delantero blanquiazul, se le hacía extrañar luego de tanta suspensión que ha venido recibiendo. Luego del gol, el encuentro volvió a su ritmo previo, se convirtió en reñido y jugado más al centro del campo, más lejos de las áreas. El primer tiempo terminaría sin más acción clave, salvo dos tarjetas amarillas a Míguez y Albarracín, punto por corregir aún.

Los chiclayanos salieron del descanso para poner toda la carne en el asador en busca del empate. A los pocos minutos, Germán Pacheco tuvo una nueva oportunidad de pelota parada y fue, otra vez, un disparo fortísimo. Y tampoco fue gol pues, por suerte, el disparo golpeó el travesaño de Forsyth, quien tenía poco que hacer ante semejante disparo. Minutos después, hubo una falta fuerte del "cachetón" Albarracín contra Junior Viza. De haber sido un poco más fuerte dicha falta, el volante debió haber visto la segunda amarilla y, por ende, la tarjeta roja. Es por eso que ambos volantes de contención deben tener más cuidado al momento de verse amonestados desde tan temprano en el partido. A partir de dicho momento, el dominio grone fue yendo de menos a más. En el lapso de cinco minutos tuvimos varias opciones claras: un cabezazo al piso de Guevgeozián, tapado por Goyoneche, y un disparo de Aguirre, desviado al cielo. Alianza seguía fuerte en defensa y apelaba al contragolpe como arma. Es así que llega el segundo gol, un contragolpe en el que la pelotea le llega a Aguirre quien encara y lanza un pase (aunque no sabemos si quiso rematar al arco) que alcanza los pies de Kahn (que acompañó muy bien la jugada) y define pegado al palo izquierdo. Segundo gol de Alianza con gran jugada colectiva de contragolpe. Se iban asentando los cimientos de la victoria en Chiclayo.

Salvo el gol del descuento en los minutos finales, Ovelar anduvo bien marcado todo el partido. Por otro lado, enorme el "1" blanquiazul cuando fue requerido.

Casi no tuvimos tiempo para respirar y volver a recibir aire luego de gritar el gol de Kahn. El mismo volante ejecutó un tiro libre desde derecha y, luego de dar bote, llegó, como debe llegar un centro delantero, Mauro Guevgeozián para poner, de cabeza, el tercero en el marcador. La goleada se iba firmando, la hinchada se ponía cada veza más alegre y se veía en la cancha un planteamiento que estaba dando resultados. Por otro lado, el Juan Aurich iba perdiendo el control del partido en cada jugada: durante los diez minutos posteriores al gol, recibieron dos tarjetas amarillas por juego brusco. Intentaron de lejos y, nuevamente, respondió bien George Forsyth. Estuvo en una muy buena tarde el golero blanquiazul. Sin embargo, a cinco minutos del final del partido, no pudo evitar recibir un gol luego de un muy buen cabezazo de Roberto Ovelar, como en sus mejores épocas de jugador grone. El cabezazo golpeó primero el travesaño, dio bote dentro del arco y salió; lo suficiente para que sea un gol totalmente válido que no quita nada de mérito al desempeño de Forsyth. El resto del partido sería de mero trámite y, luego de algunos "oles" por parte de la hinchada, terminaría el partido con la esperada victoria grone.

Trepamos, con esta victoria, a la punta de la tabla de posiciones. ¡Arriba Alianza!

Y fue una gran victoria. Ganamos, con contundencia, al equipo más goleador y que estaba líder del grupo. Personalmente, pienso que el partido de hoy se jugó con bastante inteligencia. Primero, se supo aprovechar el viento, tanto a favor como en contra, en las jugadas de los goles. Segundo, se sabía que se iba a enfrentar al equipo que más goles ha anotado en el Torneo y se planteó una buena defensa para, luego, matar de contragolpe. Es el partido que mejor se le ha acomodado al planteamiento de Sanguinetti en este Alianza 2014. Fue prolijo en defensa y demoledor en las que tuvo en ataque. El problema y la gran deuda es trasladar esa efectividad en Matute donde, a diferencia de cuando jugamos de visita, los equipos van a replegarse y a proponer poco o nada. En un escenario así, si bien el equipo se hace fuerte de local, es más difícil abrir el marcador o jugar al contragolpe. Es algo que tiene que variar en el planteamiento al momento de enfrentar a dichos equipos y veremos si podemos lograrlo en el partido del siguiente domingo: en el "Alejandro Villanueva" ante San Simón a las 5:45 pm. En el papel, Alianza es el gran favorito pero, como mencionamos, solo depende de la claridad de jugadas de ataque que tengamos y la efectividad para concretarlas.

Vamos avanzando en este Torneo del Inca. Hemos ganado un partido difícil y tenemos derecho a celebrar, pero aún falta para largo trecho por recorrer para lograr el campeonato a fin de año. Vamos remando todos, hinchas y jugadores, con este equipo. Nos vemos el próximo domingo en Matute.

¡ARRIBA ALIANZA LIMA!

Fotos: Club Alianza Lima, DeChalaca.com

lunes, 7 de abril de 2014

León de a-cero

Alianza Lima 0 - León de Huánuco 0

Reeditando el resultado en tierras huanuqueñas a inicios del Torneo Inca, blanquiazules y cremas empataron a cero en Matute. El partido dejó sólo un punto en la tabla, pero varios puntos para tocar. ¿Qué le faltó a Alianza?, ¿qué tan convincente es esta propuesta de Sanguinetti?, ¿todos nuestros jugadores están para ser titulares?, ¿fue un espejismo el desastre defensivo de los primeros 45?, trataremos de responder todo esto y mucho más en la crónica de hoy.

Todos en Matute y alentando. Todos.
Sábado por la tarde en La Victoria. Como de costumbre el olor a anticucho y a combinado adornan las inmediaciones del Alejandro Villanueva, mientras la gente empieza a ocupar las tribunas. Esta vez no habría música por la irresponsabilidad de otros -no excluyo a la barra aliancista de caer en actos relacionados con la violencia, pero esta vez el castigo debió ser para otros, los culpables-, no obstante la fiesta de todas maneras se iba a dar pues el hincha tiene en el aliento el mejor instrumento de todos. Las palmas eran el bombo y los silbidos las trompetas. Y aunque "no es lo mismo", la fiesta continuó y eso es lo más importante. Lamentablemente el equipo fue de todo menos un acompañante ideal.

Tan antipático como peligroso: el 'narizón' Fano tuvo un par de claras que desperdició... Por suerte.
Inicio de terror

Durante casi todo el primer tiempo, León de Huánuco nos atacó e hizo mucho daño cada vez que quiso. Su pragmatismo y simplicidad para atacar encontraron una defensa muchas veces -y extrañamente, tratándose de la defensa menos batida del campeonato- mal parada. Fano y Preciado asustaron una y otra vez, mientras que Forsyth tuvo más trabajo que el que de seguro pensó tener durante la semana. Estuvo bien el 'gringo', contrariamente a Aparicio e Ibáñez, que empezaron flojos y se vieron comprometidos a aguantar ellos solos todas las arremetidas ante la inoperancia de Molina, quien tuvo un pésimo partido. Otros que no anduvieron muy bien fueron los laterales, sobre todo Guizasola, quien no desbordaba ni marcaba bien su zona. Trujillo bajó también su nivel de forma considerable. Albarracín intentaba ser el '10' que no podía ser Cedrón porque entró a la cancha dormido. El 'cachetón' tuvo buenos momentos y a pesar de no haber sido un figurón fue de lejos lo mejor de Alianza en el primer período. Sin embargo, dejar solo a Molina tapando el medio campo fue un grave error que casi pagamos caro. Costa fue uno de los que más intentó, pero es pura intención: salvo ese disparo en el travesaño el uruguayo estuvo muy lejos del gol y cada vez gana más críticos. Sigue careciendo de tranquilidad para moverse en el campo y creo que ya no podemos seguir esperando a que logre tenerla. Lo de Aguirre genial en el ida y vuelta, pero lamentable a la hora del remate final. Y Montes peleando con todos, con los defensores y con las redes. Así de mal lució Alianza en el primer tiempo. Un primer tiempo que personalmente me asustó, pues el equipo parecía haber perdido la dinámica y presión que sostenían la propuesta de Sanguinetti. 

No lo puede creer: Gabriel Costa estuvo a punto de anotar, pero sigue siendo muy cuestionado por la hinchada.
Segundo tiempo: el despertar

Alianza volvió a asemejarse al que veníamos viendo a lo largo del Torneo Inca cuando volvió a la cancha para disputar la segunda parte. Se ajustaron las marcas y se volvió a la presión. El equipo además empezó a intentar triangulaciones pocas veces vistas en el año, algunas salían, otras no, pero me gustó esa intención. Las oportunidades de cara al gol no se hicieron esperar, pero fue entonces cuando nos topamos con el que sería la figura del encuentro: el colombiano Jorge Rivera, portero del León y exarquero grone. Mostrando gran seguridad, Rivera tapó de todo. Remates desde fuera, cabezazos, centros, corners, etc. Sanguinetti, quien había hecho ingresar a Guillermo Guizasola por el lesionado Trujillo, tuvo que meter a Ponce y a Gonzáles Vigil para intentar superar esta muralla, pero nada pudo hacerlo. En las contras León hizo poco porque la defensa aliancista también se recompuso. La blanquiazul acabó el partido encima de los huanuqueños, pero el marcador nunca se movería. Un cero a cero justo, se podría decir "un tiempo para cada uno", pero dos puntos que dejamos escapar y que duelen, más aún si en esta fecha tanto Juan Aurich como Sporting Cristal perdieron sus respectivos partidos. Así es. Todos jugaron para Alianza, menos Alianza.

Maestro del ida y vuelta, pero sigue peleado con el gol. Wilmer Aguirre tampoco la vio el sábado.
¿Qué le faltó a Alianza?

Le viene faltando contundencia de cara al gol. Contundencia que no tiene ningún delantero de nuestra plantilla, más allá del empeño de Guevgeozián, de la entrega de Aguirre, del carisma de Gonzáles Vigil y de las luchas de Montes: ninguno de estos delanteros es garantía de gol. Suelen fallar en los "mano a mano", por decirlo de otra forma. Está claro que el titular indiscutible como '9' es el 'armenio', pero tiene que entrar en racha.

¿Es convincente esta propuesta de Sanguinetti?

La propuesta es convincente, sí, pero no su ejecución. Comienzo a convencerme de que arriba no tenemos los protagonistas necesarios para esta idea de juego. En defensa es otra cosa. En el medio está Míguez y abajo los centrales, los pilares de la propuesta, pero en ataque hay más que dudas, certezas de que vamos mal, que es todavía peor.

¿Todos nuestros jugadores están para ser titulares?

Claro que no. De los que arrancaron el sábado me queda muy claro que Costa no está para arrancar, quizás la banca le haga bien para que replantee su juego. Otro que debe seguir esperando es Molina. ¿Cedrón?, aún le doy el beneficio de la duda por haber estado sin hacer fútbol mucho tiempo, sin embargo su talento no deja ninguna duda. Algunos quieren a Aguirre de suplente, pero, ¿quién haría semejante trabajo por las bandas si no es él? Como definidor le podemos cuestionar todo, pero tácticamente es un jugador impecable. No por nada los entrenadores siempre lo ponen de titular.

Habemus figura: Jorge Rivera tapó de todo y fue el mejor de la cancha.
¿Fue un espejismo el desastre defensivo de los primeros 45'?

Esperemos que sí. Porque, si empezamos de esa forma en el próximo partido es un hecho que nos llenarán la canasta. De corazón, espero que sólo se haya tratado de un mal momento y el aspecto más notorio de la idea de Sanguinetti vuelva con todas sus luces ante Juan Aurich.

Próxima fecha

Partido de descarte, indudablemente, pero sólo para Alianza, pues aún saliendo airosa la blanquiazul del Elías Aguirre los norteños sólo verán la tabla empatada. En cambio, si Aurich nos gana nos podríamos ir despidiendo del Torneo Inca. Así de importante es este encuentro que se avecina en el rico Chiclayo. Alentando estaremos desde donde estemos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Peru21

lunes, 31 de marzo de 2014

Invicto hasta en las alturas

Inti Gas 1 - Alianza Lima 1

Haciendo un pequeño sondeo en nuestra fanpage de Facebook, notamos que la mayoría de gente vio negativo este empate en feudo ayacuchano. De alguna forma me permitiré defender que el empate fue positivo para Alianza, más allá de que lo ideal siempre será sumar de a tres, con mayor razón si los rivales cercanos sólo pudieron empatar. Esto fue, pues, lo que, según mi óptica, sucedió la tarde de ayer cuando Alianza Lima visitó al siempre complicado cuadro de Inti Gas.

Cada vez más claro

La propuesta de Sanguinetti es cada vez más diáfana. Presión para marcar y recuperar, traslado rápido y preferible por laterales y pretender que los delanteros marquen las que tengan. En este esquema no hay mucho lugar para el tradicional toque aliancista, esa fantasía que tanto nos caracterizó durante la historia. El choque con la realidad es duro, sobre todo para los hinchas que idealizan más este estilo y lo contrastan con apresurados conceptos como "fútbol a la uruguaya". Aquí debemos hacer una pausa. ¿Qué es "fútbol a la uruguaya"?, entiéndase por un fútbol de choque y que basa sus resultados en su solidez defensiva y en la eficacia de sus delanteros. Anoche en un programa de análisis deportivo dijeron muy sueltos de huesos que la selección uruguaya no juega a la uruguaya. Error. La selección uruguaya juega a la uruguaya (esto ya parece una obviedad), pero es que jugar a la uruguaya no significa necesariamente jugar feo. Si bien la celeste no es un show de malabares con el balón, cuenta con jugadores técnicos y con dosis certeras de inventiva como Forlán, Suárez o Cavani, por citar unos cuantos ejemplos. Por lo tanto, el "fútbol a la uruguaya" es un concepto que no deberíamos interpretar tan a la ligera, más aún si son los diarios locales los que han comenzado a deslizarlo con claras intenciones amarillistas (esto también es una obviedad).

Wilmer Aguirre, y su ida y vuelta, destacó en la tarde de ayer.
Si Alianza debe jugar "a la uruguaya" yo no me opongo. Pero aquí es cuando tenemos que recurrir a su majestad la precisión. Y volviendo a Ayacucho, otra vez faltó ese detalle: la precisión. Y cuando la hubo cantamos gol. Por lo demás, salvo el golazo de Amilton Prado (que nadie lo tenía en planes), la blanquiazul hizo gala de su solidez y simplicidad en defensa. Con un Guizasola cumplidor y un Trujillo que cada vez marca mejor. Aparicio e Ibáñez están ya muy rodados y compenetrados, lo que nos da esa seguridad que el año pasado habíamos perdido a pesar de que eran los mismos protagonistas. Forsyth muy bien también. 

El medio campo es lo que deja dudas

Uribe no está al ritmo de este Alianza. Ponce estuvo apagado. Albarracín parece haberse cansado rápido. Landauri no tuvo un buen partido ante su exequipo. Aguirre, cuando volanteó, fue lo mejor en ese sector. Cuando entró Costa demostró estar en un nivel muy inferior al de sus compañeros. Definitivamente no está para ser titular. ¿Cedrón?, no lo pusieron. Sanguinetti pudo haber preferido la verticalidad del uruguayo. No le resultó. Aislado de todo esto, Molina tuvo un partido regular y rescatable.

Preciso momento: el gol de Guevgeozián fue clave, pues puso el empate poco después del gol ayacuchano.
Montes y su re-debut

Arriba Guevgeozián sigue sumando goles, pero también sigue sumando expulsiones. Aunque esta vez el árbitro fue demasiado riguroso para mi gusto, enroscarse en una discusión acalorada con un rival no es algo que el delantero no haya hecho antes. Debe controlar más su carácter, pues estas cosas perjudican al equipo, que es lo principal. Peor aún pues al ser su segunda expulsión le tocaría doble suspensión y no estaría para el (decisivo) partido ante Juan Aurich en Chiclayo. La salida de Guevgeozián aceleró el re-debut (porque es de la casa) oficial de Mauricio Montes con la blanquiazul. "Thor" no lo hizo mal, pero el gol le fue esquivo.

Buen recambio: Mauricio Montes es un delantero incómodo para los rivales.
Conclusión

Alianza no jugó un buen partido, pero lo dominó la mayor parte del tiempo, aún teniendo actuaciones bajas en el medio sector. Fuera del gol en contra, Forsyth no se vio exigido, como sí lo fue el portero ayacuchano. Por eso el punto es positivo, porque jugando mal se sumó en una plaza difícil (por más que me digan que Cristal ganó allá, veo difícil que otro equipo vuelva a pasearse por ahí), y porque fuera de las deficiencias que se notaron a nivel individual, comienza a primar el colectivo. Es decir, si revisan esta crónica, critico a jugadores de manera individual, pero afirmó el hecho de que Alianza dominó gran parte del partido y dispuso de las mejores ocasiones de gol. Eso quiere decir que lo colectivo está sobreponiéndose a lo individual, y eso también me parece positivo. El pasar de los partidos nos dirá cuánto sirve este empate. Por ahora sólo queda desear que la precisión sea el tema del que más se hable en Matute durante la semana.

El próximo partido será el sábado a las 3:30 pm en el Alejandro Villanueva, contra León de Huánuco, en el inicio de la segunda ronda regular del Torneo Inca. Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Perú21 y Depor.pe

lunes, 24 de marzo de 2014

Otra sobre 1934: Respuesta a la web 'Pase Del Desprecio'

La verdad sobre el título de 1934 sigue debatiéndose intensamente en redes sociales. La evidencia a favor de los aliancistas es muy clara y contundente; sin embargo, lamentablemente, la gran mayoría de los medios de prensa, buscando verse "imparciales" con respecto a este caso, han creado todo un teléfono malogrado sobre este engorroso asunto (con o sin intención de confundir), tratando de "mostrar ambas versiones por igual" pero confundiendo esto con equipararlas forzosamente.

La página web "Pase Del Desprecio", que tiene todo nuestro respeto y cuya línea editorial nos gusta, publicó el día 28 de febrero un -en líneas generales- buen artículo sobre la evidencia presentada por Alianza Lima en la petición enviada a la F.P.F. para que reconozca en su web y libros oficiales la legitimidad de dicho título para el equipo victoriano, ratificando -valga la redundancia- lo que los documentos oficiales emitidos por esta y la Liga de Lima durante 1934 y 1935 señalaron de forma muy clara: Alianza Lima CAMPEÓN ABSOLUTO y Universitario CAMPEÓN DE PRIMEROS EQUIPOS.

Lamentablemente, por la presión ejercida por varios hinchas cremas en los comentarios, aunque estos apelaban a los mismos "argumentos" refutados hasta el cansancio por nosotros mucho antes de que este tema se volviera tan mediático, los administradores de esta popular web se vieron en la obligación de "equiparar la balanza" para no seguir siendo acusados de parcializarse con la postura aliancista. El día 6 de marzo publicaron un artículo tratando de mostrar también la -muy inconsistente y refutable- "postura" crema (aunque esta ni siquiera está definida, ya que cambia de versión constantemente). Pese a que entendemos su necesidad de mostrar una firme imparcialidad frente a sus lectores, lamentamos que tuvieran que hacerlo cayendo (voluntaria o involuntariamente) en casi las mismas tergiversaciones creadas por cierto ciber-pasquín crema al cual destrozamos en un debate realizado el año pasado (ver estos dos posts: 1 y 2).

Así que, señores de Pase Del Desprecio, nos dirigimos ahora hacia ustedes. Queremos aprovechar la oportunidad de poder debatir (¡por fin!) con una página web seria y objetiva (pese a su irreverente estilo), no solo para refutar estos argumentos para un público más amplio (contando al suyo y al que se ha unido al Blog Íntimo en los últimos meses), sino para mostrar también nueva evidencia a favor de la versión de Alianza Lima. Pasaremos a tocar punto por punto lo que ustedes señalan en ese artículo sobre la "postura" y las "pruebas" a favor de Universitario:

El partido extra fue por los -atención por favor- PRIMEROS EQUIPOS:

La fecha final del torneo enfrentó a los que para ese momento ya eran encendidos rivales: Alianza Lima y Universitario. Alianza ganó en primeros equipos y en reservas. Realizando la operación matemática que dictaban las bases del torneo, para definir al campeón absoluto Alianza tenía 21 puntos más 5.75 puntos conseguidos por su equipo de reserva y Universitario tenía 21 puntos más los 5.50 conseguidos por los reservistas cremas. Ello supuso que Alianza era el campeón absoluto al imponerse con 26.75 puntos sobre los 26.50 de la “U”.
Partiendo por la parte que subrayamos, lo que pasó en la última fecha no "supuso" que Alianza era campeón absoluto, sino que literalmente le dio el título según el boletín oficial Nº 161 emitido por la Liga Provincial de Football de Lima (y ustedes mismos lo mostraron en el primer artículo sobre la postura aliancista):


Y si quieren otra prueba más de un documento oficial señalando que Alianza es campeón absoluto (y que diferencia claramente al campeón absoluto del campeón de primeros equipos), tenemos el siguiente (de hecho, ustedes también lo tienen y también lo presentaron en su primer artículo):


Entonces, hasta ahí, vemos claro que no fue que las circunstancias "sugirieran" que el título era de Alianza, sino que se emitieron dos boletines oficiales que explícitamente señalaban que los íntimos eran CAMPEONES ABSOLUTOS DE PRIMERA DIVISIÓN. Luego dicen:

Sin embargo, Universitario presentó un reclamo oficial a los días de jugada la última fecha del torneo por considerar injusta la forma en que se había resuelto el mismo.

Es bastante risible que los dirigentes de Universitario consideraran "injusto" el desenlace del Torneo Absoluto de 1934 y presentaran un reclamo por este, por dos motivos: 1) Tan solo un año atrás, los aliancistas se impusieron sobre los cremas en la tabla acumulada también por fracciones de punto, medio punto, para ser más precisos. ¿Por qué los cremas no dijeron nada en ese momento? Fácil: Porque en aquella ocasión fueron ellos los que se vieron favorecidos por su reserva, ya que quedaron como campeones de dicho torneo por varios puntos de ventaja sobre Alianza, contrario a la figura que se dio en el año '34. Más bien en primeros equipos fue el cuadro blanquiazul el que superó cómodamente al equipo crema, por lo que ni si quiera los puntajes de reserva alcanzaron para despojar a los victorianos del título absoluto. Y 2) Porque ellos mismos habían presentado un proyecto de bases para el torneo de 1934 donde las reservas ya no sumarían puntos a la primera división; sin embargo, las autoridades de nuestro fútbol crearían un torneo tomando varias de estas "sugerencias" recién a partir del año 1935. Esto está comprobado y pueden conocerlo más a detalle leyendo estas dos publicaciones de La Hermandad Aliancista, el equipo de investigación del Club Alianza Lima (post 1, post 2).

Ellos tenían más presente que nadie cuáles eran las bases de ese torneo debido al seguimiento que tuvieron que hacerle al proyecto de bases que presentaron previo al inicio del campeonato de 1934. Por la experiencia del torneo anterior y por la vigencia de las mismas bases que tenía el torneo en cuestión, ellos SABÍAN que las reglas contemplaban que un equipo podía ser campeón por fracciones de punto obtenidas gracias a su reserva. Continuemos.

Rafael Quirós Salinas, ex Presidente de Universitario y jugador del equipo crema hasta 1935, en su libro “La U y su historia” lo recuerda así: 
“La reglamentación entonces vigente aparentemente coronaba al Alianza Lima como “Campeón de Clubes”, designación con la que la “U” no estaba conforme. Al considerarla absurda, presentó su protesta pues lo procedente, de acuerdo al espíritu del reglamento era que antes de sumarse los puntos ganados por las reservas, debía definirse el Campeonato de Primera División empatado en 21 puntos. Esta tesis fue planteada ante la Liga Provincial de Fútbol de Lima, la que, tras ser estudiada por su Comisión de Campeonatos, fue aprobada.”

Ocurre que Rafael Quirós no sustenta esta versión con NINGÚN DOCUMENTO OFICIAL. Ya aclaramos por qué es risible que Universitario considerara absurda dicha designación, pero además cabe resaltar que no tenía ninguna importancia el hecho de que los puntajes de las reservas se sumaran antes o después de que se declarase al campeón de PRIMEROS EQUIPOS, ya que esto no modificaba quién era el CAMPEÓN ABSOLUTO. Para demostrar esto, tenemos dos pruebas contundentes:

1) Los nueve boletines oficiales: Sí, son NUEVE los boletines oficiales, contando tanto los de la Liga de Lima como los de la F.P.F., los que específicamente señalan que el torneo que quedó empatado era el de los PRIMEROS EQUIPOS y que el partido extra a jugarse (cuya fecha sufrió varias postergaciones antes de definirse) era por dicho torneo. No hubo uno solo (¡ni uno solo!) que mencionara que el título por definirse era el absoluto, el cual ya había sido adjudicado a Alianza Lima a través de los boletines 161 y 169 de la Liga de Lima.

2) Los dos casos similares: El escenario del torneo de primera división de 1934, donde el campeón absoluto no fue el campeón de primeros equipos, se repitió en dos oportunidades. Las bases que tuvo el torneo de primera división entre 1931 y 1934 fueron las mismas que rigieron al torneo de la Intermedia (segunda división de la época). Pero, aunque para el año 1935 la primera categoría cambió el formato de su campeonato, la segunda mantuvo este de las bonificaciones de reservas por algunos años más. A continuación, les presentamos estos dos casos:
  • Segunda División de 1934: Esto fue emitido por la Liga de Lima en el Boletín 169 del torneo de 1934, ANTES DE JUGADO EL DESEMPATE DE PRIMEROS EQUIPOS, y corresponde al Torneo de Intermedia.

Vemos claramente cómo el Campeón de la División Intermedia (léase “Campeón Absoluto” de la Intermedia) es el club Sport Progreso, sin haber obtenido el campeonato de Primeros Equipos correspondiente al Club Sportivo Melgar. Se desprende que, a pesar de no haber quedado primero en la tabla de primeros equipos, es ayudado por su reserva y termina campeonando en la general.

  •  Segunda División de 1936: “La situación se presentó en el torneo inmediato inferior, la Primera División Unificada de las Ligas de Lima y Callao (equivalente a una Segunda División, que aún no existía como tal). En dicho torneo (...). El campeón fue Deportivo Municipal, con 35.50 puntos (28 de Primeros Equipos y 7.50 de Reservas); el subcampeón fue Sportivo Melgar de Barrios Altos, con 33.50 puntos (27 de Primeros Equipos y 6.50 de Reservas); y el ubicado en tercer lugar fue el Atlético Córdova del Rímac, con 33.25 puntos (28 de Primeros Equipos y 5.25 de Reservas).  Las bases indicaban que los dos primeros ubicados lograban el ascenso, y así fue: en 1937, Deportivo Municipal y Sportivo Melgar jugaron en la ya entonces denominada División de Honor, junto con Alianza, Universitario, Chalaco, Boys y otros grandes de la época. No obstante, como se puede observar en el párrafo anterior, el título de Primeros Equipos había quedado empatado entre Municipal y Atlético Córdova, ambos con 28 puntos. Y estos dos clubes disputaron un partido de desempate para definir ese título: lo ganó el Atlético Córdova por 2-1, pese a lo cual este último equipo (conocido como el de los 'Rojos de la calle La Cruz') no modificó en lo absoluto su posición en la tabla general y se quedó al margen del ascenso a pesar de ser ungido como campeón de Primeros Equipos de la Primera División Unificada de las Ligas de Lima y Callao (segunda categoría en importancia de la época, como está dicho). Así, queda claro que un partido de desempate en un torneo de Primeros Equipos no afectaba la tabla general en el formato que se empleaba en la época. De lo contrario, habría ascendido Atlético Córdova y no Sportivo Melgar, lo cual habría sido ciertamente injusto ya que tanto Córdova como Municipal habrían tenido la oportunidad de sumar un partido más que Melgar”. Extraído del portal web dechalaca.com. Esto corresponde a una investigación realizada por el historiador José Farje.

Entonces, queda muy claro que 1) El partido extra jugado el 7 de julio de 1935 definía al campeón de primeros equipos, y 2) que este partido extra, ni alteraba quién era el campeón absoluto ni sumaba puntos a la tabla. Sin embargo, si ahondamos en la versión que Rafael Quirós presenta en su libro, esta es aún más inconsistente por lo siguiente:


Así es. Quirós sacó de la manga esta insustentada tabla de posiciones en la que Universitario habría sumado 3 puntos más a partir de su victoria en ese partido extra. Esto es irracional por donde se le mire. No solo va contra las bases, no solo sería el único descabellado caso en toda la historia del fútbol peruano en el que un partido extra suma puntos a una tabla de posiciones con toda la antideportividad e injusticia que representaría; no, no solo eso, sino que tiene un error garrafal: ¿Recuerdan cómo se repartían los puntos en este formato de torneo?, era 3 puntos para el ganador, dos para cada equipo en caso de empate, uno para el que perdía el partido, y ninguno para el que no se presentaba. Entonces, si el torneo absoluto de 1934 terminó con Alianza Lima a la cabeza, con 26.75 puntos sobre 26.50 de la 'U', ¿por qué no se le suma un punto a Alianza por haberse presentado a ese último partido? ¿no debería tener el equipo victoriano 27.75 puntos?. Nos abstenemos de especular sobre el porqué de la tremenda imprecisión del libro del ingeniero Quirós, o mejor dicho, sobre si hubo alguna intención oculta detrás de su reseña sobre este título, pero parece que por lo menos tenemos suficientes pruebas en contra como para descartar por completo su versión.

La intención de Alianza y la 'U' sobre el partido extra


  • Universitario: Aunque no se pueda comprobar del todo, sí es posible que los cremas hayan tenido la absurda y sinvergüenza intención de, por considerar "injusto" un desenlace adverso por fracciones de punto, buscar que este torneo se declarase empatado. Sin embargo, como se ha podido demostrar, los NUEVE boletines son muy claros en señalar que el título a definirse en el partido extra era el de PRIMEROS EQUIPOS.
  • Alianza Lima:
En este punto, nobleza obliga, se debe dar la razón a los que afirman que no tiene sentido que Alianza busque poner en juego el campeonato que se supone que ya ganó. El problema es que no tiene sentido porque ello nunca sucedió. En este punto se ha sacado un documento de contexto y se le está dando una interpretación sesgada.
Los amigos de Pase Del Desprecio hacen bien en señalar el único error del informe de Dechalaca: decir que fue Alianza Lima quien buscó el partido de desempate, basándose en el boletín 655 de la F.P.F. e interpretar que, por eso, los blanquiazules debían saber que el partido era por los primeros equipos, ya que no tenía sentido arriesgar el galardón del título absoluto. Ciertamente, al equipo de Dechalaca se le escaparon algunos boletines alusivos a las varias postergaciones que sufrió el partido, es por eso que al leer lo dicho en el boletín 655, sin tener presentes los anteriores, entendieron mal las cosas. Sin embargo, aunque no por lo que ellos indicaron, sí fue cierto que Alianza tenía muy claro que el título a disputarse era solo el de los primeros equipos. La Hermandad Aliancista ha publicado una prueba mucho más contundente que la errada interpretación de Roberto Castro, esta consiste en una carta enviada por Alianza a la Liga de Lima, disculpándose por no poder disputar el partido en la fecha fijada anteriormente; además, pidiendo los premios económicos por haber ganado los títulos absolutos de 1931, 1932, 1933 y 1934. Es decir, por un lado habla del partido por los primeros equipos que está pendiente, y por el otro menciona que YA ES EL CAMPEÓN ABSOLUTO DE 1934. La carta la pueden leer aquí
El 7 de julio de 1935, en un partido que generó mucha expectativa en Lima, Universitario derrotó por 2 goles a 1 al equipo de Alianza Lima. Con ello se consagró como el equipo campeón del año 1934, sumando su segundo título luego del de 1929 y cortando una racha aliancista de tres años seguidos saliendo campeón.
Con una leída a lo escrito arriba, y con una releída a su propio primer artículo sobre el tema, llegarán fácilmente a la conclusión de que, según documentos oficiales, ese partido nunca definió al campeon absoluto del año. Luego, publican ustedes lo siguiente:

Existen publicaciones y periódicos que se refieren a Alianza como el campeón del año 1934.
Antes que nada, es importante resaltar dos cuestiones fundamentales. Lo primero es que la rigurosidad de la prensa en el país es y ha sido, cuanto menos, cuestionable. De hecho es cuestionable incluso dentro del esquema argumentativo del reclamo de Alianza. Lo segundo es que las publicaciones y periódicos a los que se hace referencia no son fuentes oficiales, se trata de información redactada por periodistas y no por las autoridades que tenían poder de decisión en el campeonato, y deben ser analizadas bajo esa luz.
Ahora bien, es cierto que algunos diarios dan como campeón a Alianza pero también hay diarios que dan como campeón a Universitario. Como muestra de ello, un solo diario tiene versiones que han sido usadas para respaldar la posición de uno y otro equipo.
Diario La Crónica da cuenta del triunfo crema en el partido definitorio (8 de julio de 1935)Diario La Crónica da cuenta del triunfo crema en el partido definitorio (8 de julio de 1935)

Sección de la misma portada del diario La Crónica que menciona al título de 1934 como el 2do campeonato de primera división luego del primero obtenido en 1929. Se habla del “ansiado título”. Este recorte es usado por algunos blogs para defender la posición a favor de Universitario.Sección de la misma portada del diario La Crónica que menciona al título de 1934 como el 2do campeonato de primera división luego del primero obtenido en 1929. Se habla del “ansiado título”. Este recorte es usado por algunos blogs para defender la posición a favor de Universitario.

Por eso hablábamos de lo sospechosamente parecidos que eran algunos "argumentos" de su artículo con los presentados por el ciber-pasquín crema. Lamentamos que hayan sido engañados por esta malévola manipulación de pruebas. Déjennos aclararles qué pasa con este recorte de La Crónica: El diario habla del título de PRIMEROS EQUIPOS. Lo que ustedes están presentando es la página 21 de la edición del 8 de julio de 1935, pero déjennos mostrarles lo que aparece en la página 20:

"La 'U' team campeón de Primeros equipos de Primera División"

Más allá de la pomposidad con la que el diario pueda haber hablado del título obtenido por la 'U', está clarísimo que se refería al de primeros equipos. Y, sobre todo por lo mencionado acerca de los casos similares que se dieron en la Intermedia, también está demostrado de sobra que este título no equivalía al absoluto.

Sobre la confusión de la prensa

Más allá de los recortes presentados aquí, ambas partes han presentado en otros foros recortes de prensa que avalan cada posición. ¿Qué hace que una publicación prevalezca sobre la otra? Nada. ¿Qué hace que las que dicen que Alianza tiene el título del 34 sean creíbles pero las que dicen que es de la “U” no lo sean (o viceversa)? Pues me temo que nada. ¿Qué nos dice que en algunos diarios se haga referencia a Alianza Lima como campeón de 1934 y en otros a Universitario como campeones del mismo año? Que en efecto existen versiones en la prensa que son contradictorias y, por lo tanto, este no es un medio idóneo para respaldar (mucho menos zanjar) un pedido tan delicado como el que estamos discutiendo.

Lo que ustedes tratan de hacer ver es que en la prensa de la época había una total incomprensión sobre quién era el campeón de 1934, presentando "algunos recortes que dan como campeón a Alianza, otros que dan como campeón a la 'U', y otros que hasta dicen que hubo dos campeones". Con esto se genera una impresión errada de cómo la prensa informaba acerca de este tema. Para empezar, es absolutamente falso que, por lo menos en años inmediatos a 1934, existiera algún diario que rotulara a la 'U' como campeón absoluto. La parte crema ha tratado de confundir con ese recorte del diario La Crónica en el que omiten lo dicho en la página anterior, pero en realidad el primer recorte de un diario mencionando a la 'U' como dueño de dicho título data del año 1956, es decir, de más de veinte años después de los acontecimientos. Si no nos creen, los invitamos a buscar en la biblioteca. Todos los diarios hasta 1956 que publican palmarés o mencionan al título del '34, dan como campeón del año a Alianza. Y sobre ese par de notas que hablan de lo pintoresco de "tener dos campeones", si las analizan bien verán que rotulan debidamente a cada equipo con el título que le corresponde: Alianza Lima campeón absoluto y Universitario campeón de primeros equipos (en caso de ganarlo, ya que uno de estos recortes es de antes del partido).



A lo mucho hubo un error de valoración sobre cada torneo, acerca de la diferencia del "peso" de los títulos absoluto y de primeros equipos, pero nada más. Lo que cada título valía ya quedó bien aclarado en los primeros puntos de este post. La prensa de la época tenía claro que el campeón absoluto de primera división del año 1934 era Alianza Lima. Fue en los cincuentas que comenzó el teléfono malogrado de los medios por razones desconocidas, pero basándonos en documentos y recortes de la época, indiscutiblemente los íntimos fueron los campeones, tanto para los medios como para las autoridades de nuestro fútbol.

Distorsión de las pruebas presentadas por Alianza

Si algo resulta claro hasta este momento, es que estamos hablando de una época en que la era amateur seguía pasando factura y había mucha desorganización. Los clubes posponían partidos más o menos a su antojo y las autoridades daban por cerrado temas que luego abrían nuevamente. En este contexto, pretender dar una lectura absolutista y rigurosa a (algunos) reportes de diarios en un tema que de por sí era polémico no es lo adecuado. Para poner en contexto la información que recoge la prensa, se trató de una resolución de campeonato sui generis, con cuestiones no contempladas en las bases, con idas y vueltas de la Liga, con postergación de partidos y con una solución final que se materializó más de medio año después de disputada la última fecha regular del torneo. En ese ambiente de incertidumbre sobre cómo se resolvería el reclamo, no tiene sentido apoyarse en diarios para saldar un asunto que de por sí contaba con versiones poco claras y contradictorias en la prensa.
1) Bueno, en el año 1956 Alianza y Universitario volvieron a jugar una final, a mitad de año, del torneo de la temporada anterior, y esto ocurrió cuando nuestro fútbol ya era profesional. La final también sufrió varias postergaciones por encontrarse ambos equipos de gira, tal cual como en 1934, así que por el tema del amateurismo no intenten menospreciar aquel campeonato en el que Alejandro Villanueva y 'Lolo' Fernández fueron figuras destacadas.

2) Alianza no basa su evidencia en lo que señalan algunos diarios de la época, sino en los NUEVE boletines de los entes oficiales encargados del torneo, la Liga de Lima y la F.P.F. que juntos señalan explícitamente que Alianza es el campeón absoluto y que el partido extra jugado en 1935 fue por el título de primeros equipos, el cual fue ganado por los cremas. Lo que la prensa de la época dijo al respecto es solo un apoyo más para el informe, y hemos demostrado que esta sí rotulaba al equipo blanquiazul como campeón absoluto.

3) Mostrando las mismísmas bases del torneo y viendo cómo se aplicaron estas en otros casos similares, hemos demostrado por qué Alianza es el campeón.

Aquí el argumento central es una lectura literal de lo que establecen los Boletines emitidos por la Liga y Federación (o al menos, la reproducción de algunos de ellos en los diarios de la época porque ese archivo histórico está incompleto). En realidad se trata de una lectura de lo que no está presente. El razonamiento es el siguiente: los Boletines no hacen referencia alguna al Campeón Absoluto, sólo se hace referencia al Torneo de Primeros Equipos. A menos que se hubiera dicho expresamente que el Campeón Absoluto se modificaba, éste se mantiene.

Repetimos: Observen los otros dos casos en los que el campeón de primeros equipos no fue el absoluto.

La decisión de aceptar el reclamo de Universitario y las posteriores resoluciones antes y después del partido definitorio no dicen en ningún momento que la condición de campeón absoluto de Alianza estaba en juego o que se hubiera perdido. 
Aquí el argumento central es una lectura literal de lo que establecen los Boletines emitidos por la Liga y Federación (o al menos, la reproducción de algunos de ellos en los diarios de la época porque ese archivo histórico está incompleto). En realidad se trata de una lectura de lo que no está presente. El razonamiento es el siguiente: los Boletines no hacen referencia alguna al Campeón Absoluto, sólo se hace referencia al Torneo de Primeros Equipos. A menos que se hubiera dicho expresamente que el Campeón Absoluto se modificaba, éste se mantiene. 
Consecuentemente, la prueba aquí es la inexistencia de algo. Mejor dicho, la inexistencia de algo en documentos incompletos. O, redondeando la idea, la inexistencia de algo en documentos incompletos de los cuales sólo existen reproducciones no oficiales. El argumento para defender el título es, entonces, lo que no está escrito en el papel. Se presume como válida una construcción lógica en la que los hechos están privados de sus respectivas consecuencias al no haber sido detalladas.

¿Por qué los boletines en los que se habla de la definición por los primeros equipos deberían mencionar al título absoluto? No hay motivo alguno y esa es una prueba más de que el absoluto ya estaba definido. La cronología de los boletines oficiales va así: Primero se declara campeón absoluto y de reservas a Alianza, mientras que el título de primeros equipos está desierto; luego la 'U' apela y se decreta que debe definirse el titulo de primeros equipos; después, se emiten un par de boletines más fijando nuevas fechas para el partido que era por los primeros equipos (y estos lo especifican); finalmente, cuando la 'U' gana el partido de definición es declarado campeón de primeros equipos. Cuando tomamos en cuenta cómo se dio en los otros casos (perdón, pero vamos a mencionar esos dos ejemplos hasta el hartazgo), sabemos que el que la 'U' fuera campeón de primeros equipos no tenía por qué afectar al título absoluto de Alianza. Bajo estas circunstancias sí tenemos el derecho de basarnos en la literalidad de los boletines. Si la 'U' quiere probar que fue campeón absoluto de dicho año, debe demostrar con documentos que las reglas se alteraron. Lo curioso es que, al menos uno de los dos casos de la segunda división (el más útil para entender el que tocamos ahora, por cierto) está en el informe de Dechalaca. Señores de Pase Del Desprecio, ¿es que no lo han leído completo?

Investigadores como Roberto Salinas y Rafael Quirós dan cuenta que ante el inicial desinterés mostrado por las autoridades al reclamo de Universitario, el tema fue planteado en el Congreso de la Confederación Sudamericana de Fútbol, en el que “los delegados de Argentina, Uruguay y Chile, opinaron que no debería otorgarse un título de Campeón por una diferencia tan estrecha como era el cuarto de punto y que lo más recomendable era declararlo empatado”.  No podrían haberse referido a una diferencia estrecha en el Torneo de Primeros Equipos, necesariamente tendrían que estar hablando del Torneo Absoluto. Y es este el contexto en que se acepta el reclamo de Universitario.

Más allá de que nuestro caserito Roberto Salinas (a quién nosotros hemos erigido un monumento por sus extraordinarias investigaciones - ver aquí) escribiera lo que ustedes citan, lo cierto es que no pasó de una opinión de los delegados de la Confederación, que seguramente influyó para que en el siguiente torneo sí se usaran otras bases (como ya estaba planeado), pero al menos según documentos oficiales no generaron un cambio de bases del campeonato aún vigente. Si volvemos a leer las bases y nos vamos a la parte en la que se dice qué debe ocurrir para que estas puedan modificarse sobre la marcha de un torneo, vemos que estos requisitos no se cumplieron, y no existe ninguna resolución mega-extraordinaria que mencionara modificaciones en el reglamento (cuando ya vimos que por reglamento Alianza es campeón absoluto). A Rafael Quirós ya lo hemos refutado de sobra y, lamentablemente, la "versión oficial" que la F.P.F. maneja sobre este título está basada en las impresentables investigaciones de Salinas, apoyada en publicaciones carentes de sustento como las del señor Rafael Quirós.


¿Se debería aceptar el pedido de Alianza?
La respuesta es un contundente no. El problema de raíz en la construcción aliancista es la falta de información. Más allá que una posición suene más coherente que otra (dependiendo de quién la analiza), lo cierto es que existen huecos en la narrativa, falta de documentación de los hechos y falta de exposición de motivos de las decisiones de la Liga y la Federación que generan los cuestionamientos y suposiciones a las que ha arribado Alianza.

Cuando tenemos la suficiente evidencia (que es mucho más que una posición medianamente coherente y sustentada) para demostrar que la "versión oficial" que maneja la FPF sobre el título del '34 es incorrecta, ¿debemos simplemente aceptar que otro equipo se adjudique un título legítimo nuestro?. Tras toda a información proporcionada, ¿de verdad creen que hay "falta de documentación de los hechos"?

Lamentablemente, Alianza no puede señalar un único hecho como la prueba fehaciente que demuestre que su pedido es correcto. La posición aliancista se basa en muchos pequeños indicios que sumados a especulaciones sobre lo que podrían haber tenido en mente las partes involucradas o las razones que presuntamente los motivaban, le dan un halo de plausibilidad al relato. Lamentablemente también, esto bajo ningún punto de vista es suficiente para validar una decisión tan drástica como despojar a un club de un título oficialmente reconocido y dárselo a otro.

Es exactamente al revés. El equipo reconocido como campeón según los documentos oficiales del torneo de 1934, reconocido así por la prensa de la época, es Alianza Lima, y a este equipo se le ha dejado de reconocer su título por una confusión histórica sumada a malas investigaciones de malos investigadores que crearon una versión oficial totalmente insustentada. Alianza lo ha comprobado en su informe. Es Universiario el equipo que basa la legtimidad de "su" título en una historia refutable por todos lados. En esta solicitud enviada a la Federación, el club victoriano pide que se contraste los documentos enviados en el informe con los de su archivo central. Mientras que Alianza presenta casi una decena de boletines oficiales que respaldan su postura, no existe ni uno solo conocido que le dé el título absoluto a los cremas.

La enjaretada "teoría conspiracionista"

Al respecto, es importante recordar que el argumento central que pretende explicar que el título le sea adjudicado a la “U” actualmente es que existió una “confusión histórica” que supuestamente se origina en la prensa y que luego, por error, se recoge como oficial. Más allá que esta teoría de conspiración presume una confabulación sin precedentes (y sin justificación alguna) contra uno de los equipos más populares del país -sin que se alzara una voz de protesta además-, presume también una parquedad y dejadez realmente difíciles de creer en los dirigentes de Alianza, que año tras año jamás dijeron nada sobre el título de 1934 otorgado a la “U” hasta mayo del 2013, luego de casi 79 años de ocurridos los hechos. ¿Es esta la explicación más razonable? No puedo evitar preguntarme si la verdadera “confusión histórica” surge de intentar reconstruir hechos que sucedieron hace 80 años con información incompleta, yendo en contra de lo reconocido oficialmente.

Han sido los hinchas de Universitario los que se han inventado una victimización que nosotros jamás hemos llevado a cabo. Hay una teoría que manejamos sobre cómo se originó la confusión histórica, y es la siguiente:

En 1955, Alianza y Universitario empatan en el primer lugar del torneo, por lo que deben jugar un partido extra para definir al campeón (este partido sería ganado por Alianza). Algún medio de prensa, buscando antecedentes de finales entre Alianza y Universitario, encontró que la inmediata anterior era la que se jugó el 7 de julio de 1935, ganada por la 'U', sin ahondar en lo engorroso de aquel torneo. Entonces, tras la final, a la hora de escribir los palmarés ponen a Universitario como campeón del '34. Es a partir de 1956 que varios mencionan a los cremas como campeones, sin faltar otros que dijeran que Alianza era el campeón. Es aquí donde comienza la confusión histórica generada en la prensa.

Por otro lado, sí hubo dejadez por parte de los dirigentes aliancistas, pero esta no se dio a lo largo de 80 años, sino a partir de los noventas, que es cuando la F.P.F. saca una serie de libros y publicaciones -con la llegada del internet, también a través de su web- mencionando a Universitario como campeón del '34, basándose en las impresentables investigaciones de Roberto Salinas. Armando Levau, en una entrevista a este blog declaró que, desde Alberto Masías, se acercó uno a uno a cada presidente aliancista que llegó (incluido Alarcón) para presentar un reclamo por estas irregularidades. Ninguno de estos (tomemos en cuenta la clase de dirigentes que fueron) vio el tema relevante y le dijeron a don Armando que "fuera él a presentar el reclamo". Recién el año pasado, tras recibir un informe sobre una investigación realizada por socios que reforzó aún más la de Leveau, la señora Susana Cuba fue la primera en aceptar tomar cartas en el asunto.

Para resumir la refutación al último párrafo citado: No acusamos ninguna confabulación de medios o dirigentes, sino que creemos que hubo una confusión histórica sobre los hechos reales, los cuales están debidamente sustentados en la evidencia presentada. Sí hubo una imperdonable dejadez por parte de sucesivas dirigencias de Alianza, pero ustedes sobredimensionan esta figura al decir que esto se dio a lo largo de los 79 años transcurridos antes de que el Club presentará la carta enviada a la F.P.F. en mayo del año pasado.

Viendo que no hay algún otro punto que señalar, damos por concluida nuestra respuesta. Amigos de Pase Del Desprecio, que quede claro que no dudamos de su buena fe, de su intención de mantener la siempre tan anhelada imparcialidad periodística frente a sus lectores, pero nos pareció que su artículo titulado "Universitario y el título de 1934" es un intento de forzar una equidad entre ambas posturas, cuando la de Alianza Lima es ganadora por demolición.

Esperamos una pronta respuesta de su parte, una opinión sobre todos los argumentos aquí expuestos. Apelamos a su ética para poder difundir una información correcta y completa. Porque esto va más allá del hinchaje, demostremos nuestro compromiso con la verdad.

domingo, 23 de marzo de 2014

Comercio cerrado

Alianza Lima 2 - Unión Comercio 0

Fue muy parecido al partido jugado frente a Garcilaso: tuvimos todo el protagonismo con la posesión de balón frente a un equipo que había llegado a Matute con la clara intención de resguardarse en su campo y no salir así toquen la puerta mil veces. Y frente a equipos así, a Alianza le cuesta demasiado generar peligro. Hoy fue una combinación de rival replegado más arquero rival en buen nivel y mala puntería de nuestros delanteros la que hizo que tarde tanto en llegar el primer gol. Por lo menos, ganamos. Aunque siempre Alianza Lima debe apuntar a su objetivo histórico: ganar jugando bien.

Desde el inicio ya se veía que Unión Comercio había llegado a Matute a especular antes que a proponer. Ya uno podía vislumbrar cómo se iba a desarrollar el partido: sin un habilitador nato, los delanteros iban a estar erráticos pues los volantes creativos no iban a poder pasar el cerrojo que el visitante quería imponer. Aún así, pudimos generar algunas oportunidades desde los primeros minutos: a los 9’ casi le sale un golazo a Guevgeozián cuando, al ver que no podía darle de otra forma, impactó con el taco un centro y casi cuelga a Ruiz, el arquero de Comercio que empezaba a convertirse en figura. El plantel de Alianza se iba volcando al ataque aunque con poco éxito, generalmente Khan y Ponce, volantes ofensivos en el partido de hoy, no lograban pasar a los contención de Comercio y dejaban al equipo al merced de un posible contragolpe que el rival podía iniciar aprovechando la rapidez de Meza Cuadra. Sin embargo, salvo un remate de lejos que complicó a Forsyth, no hubo mayores intentos por parte de Unión Comercio para adelantarse en el marcador. Alianza tuvo dos chances más en los primeros 45’: una que el armenio se encuentra la pelota en mitad del área y de espaldas al arco y patea, como todo delantero debe hacer, en primera. Ruiz estuvo nuevamente bien ubicado y le tapó el remate al grone. La segunda fue un intento de Ponce desde fuera del área que también pudo controlar Ruiz. Le faltaban ideas al equipo para la segunda mitad.

Teniendo en cuenta el nivel mostrado en el primer tiempo por el equipo, a nadie le sorprendió que entrara Cedrón para la segunda parte. Era entendible que no lo haya puesto de titular: salvo entrenamientos, no ha jugado a ritmo competitivo desde el clásico amistoso de verano. Pero para 45 minutos sí estaba y el juego sí pudo verse un poco más dinámico con su entrada. Por lo menos empezamos a llegar más y a generar más opciones de pelota parada, tanto tiros libres como córners, que podían ser aprovechados por la buena pegada de Trujillo y, en menor medida, de Ponce. Con la salida de Míguez, luego de ganarse su quinta amarilla en el torneo, por Landauri, el juego se dinamizó. Hubo un periodo de, aproximadamente, 10 minutos en los que Alianza generaba oportunidades reales, sin recurrir al pelotazo ya acostumbrado en la era Sanguinetti, que eran detenidas por un portero Ruiz que iba creciendo cada vez más. Una falta, al borde del área, de Iglesias sobre Guevgeozián se convirtió en expulsión para el hombre de Comercio y en oportunidad para Alianza. Todos esperábamos que, ya que no se lograba con la pelota en el piso, al menos la zurda de Trujillo nos salve el día. Y qué cerca que estuvo de lograrlo, el travesaño le dijo que no. A los pocos minutos entraba Gonzáles-Vigil por Guizasola y en la primera que tuvo casi la manda al fondo pero nuevamente Ruiz detuvo el disparo. Parecía que no entraba nada en el arco de Comercio ni teniendo superioridad numérica.


El Capitán grone marca su gol 21 con camiseta blanquiazul

Es en ese momento cuando Cedrón, en su debut oficial, influyó en el gol de Alianza. Si en el clásico de verano había sido entregando un señor servicio al Zorrito Aguirre para su gol, en este partido “Vican” provocó una falta en contra suya dentro del área por parte de Trauco, quien sería expulsado. Así como venía tapando Ruiz en el partido, todos pensamos un poco que por ahí que tapaba hasta el penal. Por suerte, no fue así. El especialista grone en penales, el Colo Ibáñez, se encargó de cobrar la falta e inaugurar el marcador. Era el uno a cero, el gol que tanto se había tardado en llegar. Ya con superioridad de dos hombres, el partido estaba controlado. Luego de un tiro libre al palo, Junior Ponce recibiría luego el balón de González-Vigil, avanzaría y mandaría un pase preciso para que Aguirre defina con el muslo, la mande adentro y desfogue la rabia contenida de poder marcar, por fin, en el Torneo del Inca. Esto fue ya en los minutos finales por lo que no habría ya tiempo para más acción y los tres puntos se quedaban en Matute.

Primer gol del "Zorrito" en el presente Torneo 

Seguimos invictos en el Torneo del Inca, lo cual no debería extrañarnos tanto pues, salvo en los minutos iniciales del segundo tiempo del partido ante Cristal, la defensa y los volantes de contención han tenido un buen desempeño cortando las jugadas de peligro de los rivales. El problema va más de la mitad para adelante. Nos cuesta demasiado generar peligro ante rivales que vienen a encerrarse y especular, cuando el rival es más abierto y quiere salir a jugar y proponer (por ejemplo, el clásico de verano o ante Cristal) Alianza se siente más cómodo y el partido, incluso, se vuelve más entretenido. Ante rivales que se han encerrado en Matute – como Garcilaso o Comercio – Alianza recurre al pelotazo excesivo. El ingreso de Cedrón dio nuevos aires a la ofensiva grone y es algo para reconocer. Pienso que, a diferencia de lo que puede opinar Sanguinetti en medios, sí puede que se esté dando una fusión de estilos de juego: uno que sea “a la uruguaya” – como la ha bautizado la prensa – y otra que es la “tradicional” aliancista, que es lo que se intenta con Ponce y Cedrón. Por ahora, la fórmula va dando resultados, pero existe la posibilidad – alta, a mi parecer – de que el equipo se vuelva predecible. Esperemos que haya variantes en caso suceda eso. Por ahora, nos sirve para estar segundos en nuestro grupo del Torneo.

La próxima fecha es la última de la primera rueda del Torneo del Inca y nos toca enfrentar a Inti Gas en Ayacucho, quienes están, al cierre de esta crónica, últimos en el grupo y con un partido menos por jugar. No podremos contar con Míguez – suspendido por acumulación de amarillas – por lo que probablemente Molina entre como titular. Asimismo, estaremos a la espera de ver si Cedrón arranca como titular y como se para el equipo con esta nueva formación, sin llegar a caer en una Cedrón-Dependencia. Con una mejora en el ataque ya podremos empezar a ver con mejores ojos a este Alianza, a quien, juegue en donde juegue, su pueblo lo estará siguiendo.

Nota 1: La hinchada aliancista no olvida del reclamo presentado a la Federación sobre el Campeonato de 1934. Ayer, el Comando desplegó una banderola haciendo alusión a nuestro legítimo Tetracampeonato de los años ’30. Ya se presentaron pruebas contundentes respecto a la legitimidad de dicho título y el Club y la hinchada estamos a la espera de un justo pronunciamiento al respecto.



¡ARRIBA ALIANZA!


Fotos: Club Alianza Lima, BarraBravaPhotos

lunes, 17 de marzo de 2014

Justa repartición

Sporting Cristal 2 - Alianza Lima 2

Tarde de domingo en el renovado Estadio Nacional. Un clásico moderno. Alianza Lima enfrentaba a un equipo que venía en gran nivel, arrasando con sus rivales en cualquier cancha. Sporting Cristal, quien siempre será duro en el verde, venía además con iniciativas de su dirigencia e hinchada para hacerse sentir como local en un feudo usualmente neutro. Nada de esto evitó que la afición blanquiazul haga la fiesta. El partido, intenso de principio a fin, pagó la (cara) entrada. Y esto fue lo que pasó.

LocALes toda la vida: El Comando Svr estuvo esta vez en la tribuna de oriente.
Primer tiempo: Alianza sorprende

Muchos pensamos que sería el equipo rimense el que proponga juego desde el arranque del partido, pero fue Alianza el que realizó esta labor. El conjunto dirigido por Sanguinetti, fiel a su estilo, empezó con mucha presión y le quitó al rival la posesión de la pelota, atacando en pocos toques. Esto tuvo sus méritos muy temprano cuando, tras un centro de Míguez, Gonzáles Vigil forzó una jugada en el área que permitió que el balón le quedara servido para su pierna izquierda. Su remate arrastrón fue directo al palo más lejano de Penny y el grito de gol fue inevitable. Alianza agarraba frío a Cristal y ya le ganaba 1 a 0.

Aulló el lobo: Gonzáles Vigil volvió con todo al gol ante Cristal. 
Reacción celeste: Forsyth fue figura

El gol blanquiazul condicionó y exigió un juego más agresivo por parte del rival, así lo hizo. Bajo este marco la figura de George Forsyth fue creciendo exponencialmente. Le remataron desde todos lados y todos los remates los sacó con agilidad. La defensa aliancista parecía no darse abasto para combatir los asedios de Ávila, Lobatón y compañía. Albarracín lucía lento y Míguez se tenía que multiplicar. Uno que otro contragolpe grone y el primer tiempo se había terminado.

Segundo tiempo: Cristal voltea 

Cinco minutos "fatales" del segundo tiempo, los primeros cinco, fueron suficientes para que Cristal capitalice su buen momento en el marcador. El gol del empate llegó a través de Lobatón, tras un remate colocado que apenas llegó a rozar 'G&F'. Posteriormente, una falta no cobrada a Míguez (más adelante haremos una lista de jugadas polémicas) facilitó un veloz ataque del cuadro bajopontino. Lobatón se la puso a Irven Ávila, quien definió perfecto ante la salida del portero victoriano. 2 a 1 y no se podía creer. Alianza debia reaccionar si no quería que el rival se haga dueño absoluto del partido y, en el peor de los casos, amplíe su ventaja. 

Señor cabezazo: Pablo Míguez anotó el empate definitivo en el Nacional, además fue su primer gol con Alianza.
Y llegó el gol del 'cotorra'

Sin dudas el jale más aceptado del presente año. Pablo Míguez se guardó su gol para este partido tan importante, y además el momento más importante del mismo. Un tiro libre de Luis Trujillo desde el sector izquierdo, dicho sea de paso, cada vez le pega mejor. Y el uruguayo estaba solo y debajo del arco. Su cabezazo casi le rompe las redes a Penny que sólo pudo mirar y luego renegar con su defensa. 2 a 2 y el partido seguía abierto. Más aún cuando, quince minutos después, Cristal quedó con diez hombres debido a la justa expulsión de Álvarez.

A partir de este momento la intensidad del ritmo impuesto por ambos conjuntos comenzaba a luchar contra su resistencia física. Era claro que ganaría el que hiciera el gol, pero esto nunca sucedió. Pitazo final y un empate que deja toda la sensación de haber sido justo a pesar de las polémicas.

Héroe y villano: Gambetta tomó protagonismo en el partido

Estas son las polémicas más saltantes que protagonizó Henry Gambetta y su equipo de árbitros en la tarde de ayer:

1.- Primer tiempo. Fuerte falta de Cazulo en perjucio de Kahn que, a juzgar por el reglamento, debió ser expulsión directa para el uruguayo. Sólo se ganó una amarilla.
2.- Primer tiempo. Falta de Cazulo contra Trujillo en pleno contragolpe aliancista. Debió ser la segunda amarilla y expulsión automática para el 'Piqui', pero Gambetta no se llevó la mano al bolsillo.
3.- Segundo tiempo. Falta clara de un rimense contra Pablo Míguez. Gambetta dejó seguir y la jugada terminó en el segundo gol de Sporting Cristal.
4.- Segundo tiempo. Gol de Cristal anulado por un supuesto fuera de juego. El fuera de juego no existió, el gol fue legítimo.

No cree en nadie: Errores de Henry Gambetta perjudicaron a ambos equipos.
 Hay algunas polémicas más, pero creo que muy rebuscadas. Por ejemplo, la mano de Gonzáles Vigil en el primer gol de Alianza. Fue una jugada donde no se vio intención de acomodar la pelota con el brazo (es más, al jugador se le pierde la pelota; si la hubiera acomodado con la mano al menos sabría dónde está). El gol fue válido más allá de la polémica muchas veces exagerada de las manos en el área. 

Como vemos, los errores arbitrales perjudicaron más veces a Alianza Lima durante el partido, pero el error más gravitante perjudicó a Sporting Cristal. ¿Compensación?, podría ser. El nivel arbitral en nuestro país es pésimo desde hace rato y estas cosas ya no sorprenden. Lo cierto es que, más allá de estos chascarros, el empate nos pareció justo. Ambos equipos nos regalaron, sin dudas, el mejor partido de nuestro campeonato en lo que va del año.

Tiene su jale: Víctor Cedrón ya está habilitado para jugar por Alianza Lima.
No obstante, Alianza sigue en deuda. Hay dinámica, presión, orden, pero aún no damos el siguiente paso: la elaboración en el ataque. Ahora que Cedrón está habilitado para jugar por nuestros colores, el panorama empieza a pintar mejor. Sin embargo, insistimos con lo que publicamos en la crónica anterior: ojo con las dependencias. No podemos recargar a un solo jugador (además muy joven) con todo el peso ofensivo del equipo. Veremos qué planteamiento realizará Sanguinetti para el próximo partido (ante Unión Comercio en Matute, el sábado a las 6:00 pm). Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Facebook oficial del Club Alianza Lima y Peru.com.

domingo, 9 de marzo de 2014

Gano pero no sonrío

Alianza Lima 1 - Real Garcilaso 0

Parte esencial de lo que diferencia al hincha aliancista del resto de hinchas, es ese gusto, fascinación o exigencia de ganar jugando bien. Convenciendo. Que haya goles, que haya oles, huachas, sombreros, buenos pases, buenas jugadas individuales y colectivas. El hincha quiere emocionarse no sólo con despliegue físico, sino también con inspiración, con técnica, con creatividad. Arte en el deporte. Existe, claro que sí, y en el Perú los contados ejemplos se vistieron alguna vez de blanquiazul. ¿Se ha perdido esa identidad del juego vistoso?, a juzgar por el tiempo que venimos viendo lo mismo, diría que sí, aunque el hincha nunca olvida lo que quiere ver. Y no sólo quiere ver score favorables, el hincha quiere ver algo de lo que nos caracterizó siempre en la cancha, aún en tiempos donde sólo se ven resultados. En Alianza la exigencia irá siempre más allá. Así, mientras otros seguirían celebrando hasta hoy esta victoria agónica, nosotros salimos del estadio poco más que inconformes. Preocupados. Así es, Alianza preocupa.

Los once del "vamos" con polos alusivos al aniversario de LDO.
Primer tiempo: muchas revoluciones

La consigna era no seguir regalando los primeros 45'; para evitarlo, Alianza entró con todo a la cancha (se notó el cambio de actitud). Trató de recuperar la pelota lo más rápido posible e imprimir velocidad a sus ataques, pero esto no hizo más que evidenciar la imprecisión que pulula en los últimos metros. Se intentó jugar por el medio, pero ni teníamos el pie necesario ni el rival lo permitía. La única forma de llegar al área cusqueña era mediante centros y pelotazos, fórmula que se ha venido repitiendo en estas cuatro fechas del Torneo Inca. Fórmula que sigue sin darnos buenos resultados en cuanto al funcionamiento.

Garcilaso reservado

La visita vino a hacer lo suyo, no hay nada que reclamarle. En dos días juegan Copa Libertadores y no podían arriesgar lo mejor que tenían. Los suplentes dieron la talla, al menos a nivel defensivo. La escasa creatividad del ataque blanquiazul los ayudó a mantener el cero. Landauri, Aguirre y Guevgeozián poco podían hacer. El que muchos pedían, Albarracín, apenas y se mostraba en función ofensiva. La defensa grone mantuvo la solidez, pero nuestro problema está arriba, evidentemente. De esa forma, si bien no "regalamos" el primer tiempo, porque la intención estuvo, el marcador reflejaba la incapacidad nuestra para generar ocasiones, y la capacidad de Garcilaso para mantenerse ordenado y recio ante nuestras arremetidas.

No la vio: Paulo Albarracín tuvo un partido discreto.
Segundo tiempo, aún peor

Pero la versión más apática de Alianza en lo que va del año se vio en el segundo período. Volvió a ser el 'Pelotazo FC' tan criticado del año pasado. Ya ni siquiera se buscaban desbordes. Cada balón que tomaban los defensas o volantes era lanzado para que los delanteros "se ganen los frejoles" (como diría Peredo). Pero la 'máquina celeste' estuvo atenta a cada jugada y su defensa estaba cada vez más fuerte. Esto produjo la impotencia de más de un victoriano, y el que cayó en desesperación fue el 'armenio' (que, fiel a su costumbre, las había peleado todas), al golpear directamente al portero visitante, ganándose la merecida expulsión. ¿Y Alianza?, cero a cero, con un hombre menos, se nos venía la noche.

Otra vez tú: la zurda de 'Talara' Trujillo, salvando partidos malos desde tiempos inmemoriales.
Zurda salvadora

Quiero empezar esta parte de la crónica con una pequeña reflexión: aún veo gente en las redes sociales que no quiere a Luis Trujillo (quizás, presumo, no le perdonan el haberse ido al Juan Aurich hace dos temporadas). A esas personas les preguntaría si tienen idea de cuántos partidos nos ha salvado este jugador en los últimos tiempos. Empezando desde el simple hecho que su pegada no la tiene nadie en el plantel actual. Más allá de revanchismos, pensemos en el equipo; sumemos, no restemos. Eso. Ya. Continúo. Sí pues, gol de 'talara', y para variar de tiro libre. Esta vez con cierta complicidad del arquero, es cierto, pero gol al fin y al cabo, y a celebrar, el gol, nada más que el gol, porque el partido fue un completo desastre. Era el minuto 77 y Garcilaso notó que tenía un hombre de más y un gol en contra. Salió a tratar de empatarlo, pero la defensa grone lo impidió. No se vio mucho más que esto. Pitazo final y Alianza había ganado un partido que se le complicó de principio a fin. Lo ganó bien porque fue el que propuso, el que más intentó, el que quiso ganar, pero más allá de eso, esta victoria no da para una sonrisa.

Momento de la acidez

A ver, por dónde empezamos. Quizás debamos contar cuántos partidos ha jugado Alianza desde que inició la era Sanguinetti y evaluar qué mejoras ha habido, no con respecto al año pasado (cualquier cosa podría ser mejor de lo que hizo Alianza el año pasado, la verdad, comparar a partir de ahí es poco confiable) sino con respecto a este mismo año. Es decir, ¿ha ido el equipo mejorando con Sanguinetti en su propia era?, permítanme dar un punto de vista:

La respuesta es no. Si bien es cierto en los primeros partidos de esta era se vio una dinámica diferente que, personalmente, me dio gusto notar, esa dinámica debía ir acompañada de capacidad creativa, capacidad de armado, cosa que no vemos en este equipo en la actualidad. Es normal que una cosa opaque a la otra, porque si aplaudimos que, por ejemplo, Míguez recupere una pelota, es porque pretendemos que esa pelota sea bien utilizada, que llegue a ser gol mediante una jugada elaborada. Pero no es así. Alianza es pura recuperación, puro despliegue físico. Eso nos impresionó al comienzo, pero ya no, porque esperamos el siguiente paso, y este no se da porque creo que no tenemos los protagonistas indicados. Sí, caemos en lo mismo, falta un '10', pero no sólo un '10', falta un equipo que acompañe bien a ese '10', y un sistema que lo sostenga.

¿Cedrón?, esperanzarse en un jugador que parece no tener claro su panorama es una moneda al aire (no olvidemos que hoy por hoy, sigue siendo jugador de Vallejo). Por otro lado, así solucionara su caso, confiarle sólo a un jugador toda la conducción del ataque es demasiada responsabildad (más aún considerando su juventud), y además originaría eso que tanto daño nos ha hecho en los últimos años: la dependencia. 

El 'armenio' Guevgeozián la luchó hasta ser expulsado.
El equipo es este. Somos los que somos. No hay más. O por lo menos así lo tenemos que ver. Hay recambio para cada puesto, pero no hay nadie para un puesto que sería solución a nuestro problema. Albarracín ya demostró que no es solución, y culpa suya no es. Allá quienes piensen que el 'cachetón' es Oliver Atom y que iba él solo a cambiarle la cara a nuestro ataque. ¿Qué hacer?, sencillo. Si queremos jugar a los centros, hay que centrar bien. No es posible que Guizasola, a sus años, centre tan mal la mayoría de las veces. Aguirre podría colaborar con esta misma función si lo que se quiere es que haya un referente de área esperando una buena bola. Está bien, la idea nos puede gustar o no, pero si es así como quiere jugar Sanguinetti mientras se le ocurre otra fórmula, que al menos los encargados de lanzar las pelotas al área empiecen a tener un mínimo de precisión. Y lo mismo para Trujillo, que aunque anoche nos salvó (otra vez) con su buena zurda, tuvo un partido discreto cuando tuvo que desbordar y centrar. 

Otra cosa. Parece que Costa no encuentra un sitio en la cancha donde se sienta cómodo. Y ya van cuatro fechas. Me preocupa él tanto como el equipo, porque el DT uruguayo parece confiar mucho en sus capacidades aún no del todo vistas por la hinchada. Algunas pinceladas ya nos mostró. Habrá que seguir viéndolo, ¿no?

Ya pe' profe: Sanguinetti aún no convence, pero los números lo respaldan.
Los números del 'profe'

Aún con todas las críticas que le podemos acuñar, los números de Alianza con Sanguinetti distan mucho de ser malos. En cuatro partidos oficiales, dos victorias y dos empates (uno de ellos en condición de visita), un total de 8 puntos de 12 posibles, y un tercer lugar en la tabla, sólo por debajo de Juan Aurich y Sporting Cristal, equipos que están en un nivel de juego superlativo. Estas estadísticas deberían ser el respaldo del equipo mientras se encuentra una nueva alternativa de juego que maquille las falencias señaladas anteriormente. Pero no deberían ser vistas como una prueba de que al equipo le va bien. De ninguna manera.

Entradas de espanto

Pasó factura, una vez más, lo caras que estuvieron las entradas. Pasó factura cuando se enfocaban las tribunas y se vislumbraban vacíos que no deberían existir en Matute. No soy quién para darle lecciones de marketing a la señora Susana Cuba, pero creo que si bajara un poco el precio de los boletos iría más gente y así ganaríamos más todos. Digo no más...

Próxima fecha

Nos enfrentamos al equipo peruano que, sin dudas, mejor está jugando en la actualidad: Sporting Cristal. ¿Es novedad enfrentarse a un Cristal que está jugando mejor?, claro que no. Tampoco sería novedad que salgamos airosos del nacional el próximo domingo a las 3:30 pm, ni deberíamos sorprendernos si Cristal ratifica su gran momento derrotándonos. Este partido probará mucho lo que desea el grupo y qué tan astuto puede ser Sanguinetti para contrarrestar las variantes del SC. Ahí estaremos.

¡ARRIBA ALIANZA!

El dato 1: Para los que fueron temprano a Matute, la reserva pagó la entrada. Diez pepas le encajaron al rival del turno, en lo que se ha convertido en la goleada más amplia (por no decir "escandalosa") que se ha dado desde que se iniciaron los torneos de promoción y reserva. Bien por los chiquillos del "chiquillo" Duarte.

El dato 2: Hablando de los primeros equipos, con la victoria de ayer se cierra una estadística perfecta en enfrentamientos contra Real Garcilaso en el feudo de Matute: Cinco partidos, cinco victorias blanquiazules sobre los celestes. A nivel de números, esto es paternidad.

El dato 3: El partido ante Sporting Cristal en el Estadio Nacional será sin tribuna sur por un tema administrativo (que tiene que ver mucho con el próximo concierto en Lima de la banda Metallica). El Comando se ubicaría en oriente, pero hay una volada de que una facción aliancista podría ir a norte a tratar de ganar espacio sobre el Extremo Celeste. Mucho cuidado muchachos. De violencia ya tuvimos suficiente.

Fotos: Peru.com